Jhon Williams: El Polizón que naufragó en Puerto Cabello (2080295)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Puerto Cabello, enero 6 (Luis Ceballos).- Hace unos 16 a?os que las calles de Puerto Cabello conocen sus pies perdidos. Un Negro de vocablo extra?o y una apariencia cavernaria, que se va agudizando a medida que crece la ciudad. Acostumbr? a toda una generaci?n de porte?os al misterio de su presencia. Pero, ?Qui?n es ?l y c?mo ha sobrevivido todo este tiempo?.

El mar siempre trae cosas: aproximadamente en 1996 lleg? como poliz?n en un barco que, debido a las reformas institucionales dentro del puerto, no ha sido posible precisar.

Legislaciones internacionales obligan a los capitanes de barcos, a que abandonen a polizones en el primer puerto en que atraquen, as?, desde ese a?o, recuerda Fernando Flores, habitante del municipio, se empez? a ver deambular por el centro de la ciudad a este joven de camisa hawallana y bermudas que ostentaba una cabeza repleta de drett’s, que evocaban al m?tico Bob Marley, y de lenguaje que puede ser vinculado con el ingl?s del Caribe, espec?ficamente de Trinidad y Tobago.

Trabaj? en reformas que se hicieron en lo que es hoy una red de supermercados en la Alcantarilla y en la construcci?n de las panader?as del viejo terminal de pasajeros Juan Jos? Flores. All? bat?a mezcla (cemento), seg?n nos cuenta la se?ora Nelida Colina, una de las buenas samaritanas que le han brindado una mano.

Pocas personas que dominen el ingles se han atrevido a conversar con ?l, sin embargo, varios lo han hecho, y desde su propia voz le conocemos nombre: Jhon Willians.

En parte por su despreocupada actitud, apariencia, el gusto por la m?sica Reggae, y sus caminatas, Jhon willians se ha ganado muchos apodos a lo largo de todo este tiempo, Chakasulu, Coca-cola, Trinity, El Caminante, Bob, y, con estos apodos, se ha convertido en una celebridad del internet. En la p?gina Youtube ha tenido 5.878 visitas y comentarios halagadores, en videos donde baila y canta en los puestos donde venden Cd quemados, oficio con el que se gana la simpat?a de los presentes para obtener “propinas”. En Septiembre la red social Facebook se sacudi? entre sus miembros del litoral, ante el rumor de que este personaje hab?a sido arrollado por una gandola.

Jhon willians padece un cuadro de esquizofrenia con episodios de fuertes soliloquios, en que asusta hasta a los m?s fornidos transe?ntes. Pero es consciente de su presencia, y nunca ha ocurrido un episodio de violencia en que se le vincule. Su mente ha venido en franco deterioro desde su llegada y quiz? sea la causa de no haber aprendido el espa?ol. Tiene h?bitos que retan a la misma muerte: camina descalzo un tramo de unos cuatro kil?metros sobre el separador vial de la Autopista Sorpresa -Muelles al menos tres veces por d?a, incluso por el canal r?pido. No lleva vestido m?s que un ro?do jeans, similar a un guayuco, un palo de madera y nadie le ha visto dormir a una d?cada y media de vivir en la calle. Sobre su salud, existe una an?cdota con un ex alcalde de la ciudad cordial, el Dr Sabatino, donde ?ste al verlo en el terminal confes? que ?l llevando una vida saludable, no contaba con el vigor de este muchacho.

Habitualmente era visto en los espacios del viejo Terminal pero con las recientes reformas se han echado abajo los lugares donde Jhon sol?a sentarse a pasar la tarde y a conversar consigo. Ha migrado hacia la zona del Centro, la calle Juan Jos? Flores y el Marina Center. Sin dudas no es un “indigente” habitual, asombrosamente tiene una dignidad muy bien sostenida, no acepta nada gratis si no lo pide, no consume drogas ni licor, solamente cigarrillos y refrescos negros.

Al inocente lo protege Dios

El secreto de la supervivencia de Jhon est? en la bondad caracter?stica del porte?o: en todas las panader?as del centro le despachan sin reparo, aun cuando el pago que realiza es simb?lico. En la luncher?a el Vesubio lo atienden con el respeto que se le debe a un cliente, y hasta con cierto cari?o. Siempre paga con un billete de dos Bol?vares un refresco negro y una torta o un cigarrillo al detal. Siempre paga lo que pide en los comercios.

Tambi?n gusta del arroz que le regalan vendedores de playa blanca y se ha negado a usar toda ropa que siempre le ofrecen.

Por su car?cter apacible, no tiene problemas con la fuerza p?blica, aun cuando algunos de sus actos representan un riesgo de accidente vial, Este hombre ha recibido del puerto al que lleg?, el respeto y la libertad para sobrellevar el naufragio, como modo de vida.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir