Los juegos del hambre

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

"Socialismo y muerte no es un lema, es una realidad". Frase del rap "Viva Cuba Libre" del grupo  Los Aldeanos.

El odio se siembra en los ciudadanos cuando se les obliga a aceptar un estilo de gobierno, un sistema sociopolítico que no comparten. Y se les obliga utilizando las amas más aberrantes para un ser humano: el chantaje del hambre, la supresión de la libertad, la agresión contra sus derechos.

Venezuela ha llegado a un punto de no retorno, tanto para un gobierno que se comporta descaradamente como una dictadura militar autoritaria como para una ciudadanía que lucha por cambiar una vida sin ninguna calidad en un país carente de garantías. 

El grave error del gobierno es compartido por organizaciones de naciones, por sesudos analistas y por congéneres autoritarios: creer que esto se trata de una conspiración de la oposición para derrocar a un presidente cuando en realidad es una protesta social de un pueblo harto de abusos. 

Solo hay que ver las reacciones hacia los políticos que quieren ejercer vocerías o intervenir en la organización de las protestas: inmediatamente son frenados (y a veces hasta de mala manera) dejándoles muy en claro que la protesta, sobre todo la estudiantil, no es un movimiento político. La anarquía de alguna manera se ha dispuesto en torno al liderazgo juvenil, que comete errores de estrategia, que no acepta consejos de quienes tienen experiencia en lides políticas, pero que lo subsanan con la pasión y el apoyo de un entorno que entiende que esta lucha necesita de esa fogosidad y arrojo.

Nadie puede creer a un gobierno que es el segundo comprador de armas en el continente después de Estados Unidos, que está enfrentando a una oposición violenta y armada, que es culpable de los muertos y heridos de estas jornadas de protesta. Los teléfonos inteligentes que todo lo graban y difunden, desmontan la mentira oficial. 

El lenguaje agresivo, las acusaciones sin pruebas ni fundamento, las contramarchas, reuniones con unidades de batalla, mítines encendidos donde se rompen relaciones, se ordenan encarcelamientos y se utiliza un lenguaje bárbaro en contra de ciudadanos venezolanos que luchan sin armas por lo que quieren, ha sido el cuchillo en la garganta del régimen. Ante los ojos del mundo civilizado y democrático quedan pocas dudas de la especie de la cual están hechos estos gobernantes que acusan de traidora a María Corina Machado porque va a la OEA a denunciarlos, pero que reciben órdenes, personal y entrenamiento del comunismo cubano, que tiene gran experiencia en como doblegar por las malas a un pueblo.

Después del desfile de impúdicos militares que violando la Constitución nacional se declaran miembros del chavismo y defensores de un grupo político, queda poco por ver. La represión, las torturas, los allanamientos y detenciones sin órdenes, el descaro de pintarle al país una paloma de la paz, pone en la picota sus conferencias pacíficas. 

Nadie se sienta con su verdugo y desde el primer día, la comisión de la verdad de la Asamblea Nacional nace con el estigma de la persecución con el intento de allanamiento de la inmunidad parlamentaria de MC Machado, quien fue la diputada nominal más votada en las elecciones de 2010 y Diosdado Cabello,  uno que tuvieron que meter en lista porque de lo contrario no salía electo, no es quién para decirle as los electores de Machado que ella ya no va a estar en el congreso porque a él le dan puntadas de caspa cada vez que la escucha hablar de libertad y democracia. 

Es incalificable un gobierno que en tan difícil posición de represores de la ciudadanía se lanza a encarcelar a Leopoldo López y a enjuiciar a María Corina Machado. La masa no está para bollos, pero el gobierno sigue sin entenderlo. Confía demasiado en sus tanques, sus armas y en la milicia servil.  Quieren rendir al pueblo por hambre, castigándolo suprimiendo servicios básicos como electricidad, gas o agua; amenazándolo con represalias en sus derechos ciudadanos a acceder a beneficios sociales. 

Los estudiantes y la sociedad civil  le están dando una lección de dignidad  al régimen. Algo que parece no   entiende. Habla de paz pero siguen       golpeando cuerpos y corazones. Mal asunto éste cuando quienes gobiernan  se desconectan del país, tratando de  minimizarlo ("son cuatro gatos",                "apenas algunos municipios"), cuando el malestar está en el interior de todos los venezolanos que padecen las mismas  necesidades. Quince años de fracaso     nada les ha enseñado y aún en situación terminal insisten en la misma inútil   medicina: si no gobiernan para todos  los venezolanos, si no escuchan a todos los venezolanos, si no enmiendan el camino del comunismo que la mayoría rechaza, mal acabarán.

El diálogo es una pantalla que pronto demostrará su inutilidad, la paz jamás se obtendrá sin justicia para todos. Al régimen lo está tumbando su sordera, su vileza, su incapacidad. Ya no hay recursos para comprar voluntades. Estos son los últimos estertores de quienes dividieron con odio y no supieron respetar a un pueblo. Va a costar sangre, sudor y lágrimas, pero  Paz sin Libertad, no va. 

AQUÍ ENTRE NOS

* Las heridas son profundas en Carabobo: un gobernador que defiende a colectivos que todos han visto disparar contra población civil y encima, culpa a "francotiradores de la derecha" sin tener pruebas, ni detenidos ni siquiera una investigación seria; un alcalde de Valencia cuya actuación puede ser muy institucional pero los valencianos lo acusan de contrario a la protesta y hasta de "vendido" al gobierno; otro alcalde, el de San Diego, seriamente amenazado por un procedimiento que no tiene precedentes, como es el enjuiciamiento publico con riesgo de cárcel por parte de la Sala Constitucional del TSJ, acusado de no acatar la orden de remover barricadas en su municipio. En Carabobo se han registrado cinco lamentables muertes, hay heridos y torturados; allanamientos y detenciones sin orden judicial, militarización de zonas, tanquetas en urbanizaciones. El dolor y la intensidad de la lucha se debaten en medio de un desabastecimiento extremo. 

*Este es el clima en el cual el Vicepresidente Arreaza y el Ministro Rodríguez Torres vinieron a Carabobo a instalar su conferencia "de paz", que no contó ni mucho menos con asistencias fundamentales. El temor hacia la reacción de Valencia, donde la tensión se respira, se tradujo en la cobardía de reunirse lejos del epicentro, en el aeropuerto Bartolomé Salom de Puerto Cabello, fuertemente custodiado, para garantizar que no habría manifestaciones ni participantes no deseados.

* Los únicos que han visto algún resultado al diálogo son los empresarios, porque evidentemente al gobierno le hace falta destrancar el juego y sacar vapor a la olla de presión de la economía nacional. El ministro de Comercio, Dante Rivas, anunció avances como rebaja de 30% en las tarifas de Bolipuertos, cálculo de estos servicios al cambio de Bs. 6,30, exoneración del pago por almacenamiento, líneas de financiamiento, que los exportadores retengan para sus gastos 60% de las divisas obtenidas y que puedan venderlas a cambio de Sicad II. Sin embargo, los empresarios se quejan de la lentitud en que los acuerdos se traduzcan en realidad y han señalado que lo fundamental es que les liquiden las divisas que les adeudan, se revise la Ley de Precios Justos y flexibilice la aplicación de la Ley Orgánica del Trabajo que pone trabas a la productividad. 

*La lucha de los venezolanos en el exterior es conmovedora. Doquiera que hay una reunión de organismo o mandatarios, allí están ellos con su himno y su bandera, gritando el "SOS Venezuela". El pasado fin de semana, la noche de más de cien ciudades se iluminó con los gigantescos SOS de luces y velas que promovió la ONG Un Mundo sin Mordaza. Los exiliados, estudiantes y residentes en el exterior se han encargado de rodar videos con estremecedoras imágenes de la tragedia de la democracia venezolana para que las vean en todo el planeta. Esta labor ha sensibilizado positivamente la percepción de la lucha de los estudiantes y la sociedad civil venezolana. 

*Gabriela Montero, la exitosa pianista venezolana se unió al director barquisimetano Carlos    Izcaray para dar un concierto en Berlín, al que     llamaron "Por la libertad en Venezuela". Montero ha hablado en todos los escenarios de la represión, muertes y torturas en su país e Izcaray de la         agresión contra la democracia. Así lograron   reunir 70 músicos venezolanos y latinoamericanos que en medio de gorras tricolor y banderas, tocaron un programa que alternaba a Evencio Castellanos     y Antonio Estévez con  Beethoven. Otra forma  de decirle al mundo que los venezolanos merecen   libertad. 

Hasta el próximo miércoles

[email protected]
Twitter:@charitorojas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir