Jugar a morir enmascara problemas familiares sin resolver

No solo el riesgo a morir está involucrado, hay que echar una mirada o lo oculto: Alcoholismo, problemas de conducta y falta de orientación.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.- Jugar a morir asfixiando a un compañero de clases es una “oscura tendencia” que enmascara problemas familiares que sufren los adolescentes.

Hoy los padres enfrentan con el caso del Juego de la Muerte un caso muy complejo.

Jugar a morir - Notitarde
Viviana Gibelli trató el tema durante el programa de radio / Foto: Getty Images

No solo el riesgo a morir está involucrado, hay que echar una mirada o lo oculto: Alcoholismo, problemas de conducta y falta de orientación.

Oscar Misle, educador, orientador, terapeuta y escritor, en dupla con Viviana Gibelli, quien es comunicadora social con un grado como Médico Cirujano de la UCV, trabajaron hoy el tema del Juego de la Muerte en el marco del programa radial “Lo Mejor de Todo” que se transmite por Onda La Súper Estación 107.9FM en Caracas y 100.9FM en Valencia.

Jugar a morir tiene una serie de datos que deben observarse.

El psicólogo Oscar Misle generó un mapa de la situación que en este material resumimos.

Jugar a morir y cómo examinar el juego

“En el juego está el que se deja someter y el que somete (violento). Todo por un momento de placer. Genera una adrenalina como un deporte extremo”.

La voz activa es parte de lo expresado por Misle quien es cofundador de de la organización venezolana Cecodap.

Acotó además que no todo adolescente participa.

“Hay un perfil: jóvenes entre  9 – 17 años quienes son retadores, no tienen límites, no hay acompañamiento de padres, rebeldes, consumidores de alcohol, problemas familiares”.

Foto: Getty Images

Hay poco nivel de conciencia. Saben que es como las drogas, pero lo ven como lúdico, dice el terapeuta.

“’La violencia es diversión’, morir y revivir. La psicopatía presente se va haciendo habitual”.

Misle, quien es un orientador escolar de mucha experiencia, dijo además que jugar a morir “es un hecho violento (delito) que tiene consecuencia penal para adolescentes a partir de los 14 años”.

“El problema está en el que lo juega solo, porque no hay quien lo proteja”, señala preocupado el educador.

De acuerdo con la doctora Viviana Gibelli, la práctica “es un juego peligroso, no es bulling”.

Para ella “es inconcebible que los padres lo justifiquen con que los adolescentes son así y esa es la ‘edad’”.

La escuela y los juegos riesgosos

Para los expertos, es necesario que se hagan muchas cuidadosas revisiones.

La pregunta es si los colegios están al tanto que esto pasa y al parecer si, precisó el licenciado Misle.

“Además hay otros juegos que son peligrosos: ‘Dale por el pecho’, ‘Golpe en el estómago’. Varones y niñas lo juegan”.

Los profesionales de la salud, Misle y Gibelli lanzan al aires los siguientes preguntas que la familia debe hacerse:

¿Por qué la violencia en estos adolescentes genera placer?

¿Qué está pasando con la oportunidad de obtener placer de forma sana?

Y ambos coinciden que “hay que ver el contexto país (violencia). Tenemos el caldo de cultivo perfecto”.

Lo que preocupa más que el mismo hecho son los comentarios con los que han calificado a los adolescentes en las redes sociales los propios padres. Que dicen: ¡cuando llegue a casa lo ahorco yo, lo mato yo!, etc, apuntó Misle.

Implicaciones en la salud: Datos alarmantes

Luisa Del Moral, quien es neuróloga, presidenta de la Sociedad de Neurología de Venezuela, participó en el programa.

La especialista apuntó sobre los grandes peligros que involucra jugar a morir.

Resaltó las implicaciones psicológicas, como la “violencia sin control” que se apodera de los niños.

Luego están las consecuencias perjudiciales al organismo.

“El juego produce una asfixia mecánica rápida que hace que exista una disminución del flujo sanguíneo cerebral”.

El Juego de la Muerte “obstruye las arterias carótidas y disminuye la sangre que va a estructuras cerebrales”.

La zona del hipotálamo se ve seriamente comprometida.

Esto puede producir consecuencias neurológicas transitorias o perdurables:

  • Trastorno aprendizaje.
  • Alteración de memoria, carácter.
  • Crisis convulsivas generalizadas por hipoxia cerebral (pueden quedar de manera permanente).
  • Síndrome convulsivo secundario, que es un trauma craneoencefálico.

Todo depende del tiempo que dure la hipoxia para ver la complejidad del cuadro clínico.

Cada paciente responde distinto por la susceptibilidad individual, asegura la neuróloga.

No está determinado que cause placer este tipo de asfixia, ya que los pacientes presentan amnesia anterógrada.

La sensación es más de sadomasoquismo tanto en el que lo hace como los que participan como observadores.

Como padres el llamado es a ser súper cuidadoso, poner límites, conservación y prevención. Prescribió la doctora Luisa Del Moral.

Oscar Misle por su parte también recomendó que se debe hablar abiertamente del tema con los hijos.

“Hay que ver el video junto, en familia, si es necesario y reflexionar, no tener prejuicios y poder orientar”.

“No ser contradictorios. Revisión interna permanente”.

“Hay que evaluar el puente familia – colegio para ver cómo se está manejando el tema y las consecuencias”.

También te puede interesar: Juego de la muerte tendría a San Diego como un epicentro

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.