La Voz de Usía

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Ya la temporada taurina del año 2016 ha  finalizado, aunque está en la medianía de su totalidad.

 Ya las ferias que marcan los dos primeros meses de la venidera añada están en sus preparativos, La Feria internacional de San Cristóbal, conocida con la abreviatura de FISS y la que se celebra en los días de la fiesta carnestolendas, en Mérida, que conocemos como La Ferial del Sol. 

Los carteles ya fueron dados a conocer a los medios comunicativos como a la afición taurina del país, no dejando de proyectarlos a toda esa comunidad que se organiza. Solo en su celebración, o aquellos que adoptan medidas en la obtención de emolumentos económicos que ayudan en la consecución de la diaria dieta que a sus hogares deben llevar.

Esos carteles, que sin un análisis previo, concienzudo analizado, cuando son criticados con una facilidad, quizás consistente en llenar caracteres conformantes de palabras o de hacerse escuchar tratándose de proyectar dentro del mundo taurino de forma absurda, no llevan bienestar a la fiesta. 

Fácil es decir los carteles están flojos o no son aptos para la categoría de tal feria o de la plaza, si así lo consideran formen empresas taurinas, individualmente o en sociedad, conformando carteles que consideren extraordinarios y satisfactorios para cualquier feria del país, eso sí, sobretodo, en estos tiempos que impera la complejidad para organizar un espectáculo taurino y no con el facilismo que otrora estuvo presente, recordando un muestra, quien lo vivió, que en unos seis escasos días era fácil de adquirir un encierro el que en ese tiempo hacían presencia en los corrales de la plaza, de la que empresario alguno poseía el otorgamiento, no solo los de nuestro país, al igual el proveniente de uno vecino como lejano de nuestras  fronteras.

Las dificultades de una empresa taurina para la presentación de un espectáculo mayor fueron acrecentadas en este año, las conocemos, si un parámetro se quiere establecer  pregúntenle a quienes llevan las estadísticas de cuantos se efectuaron este año, llegarían a veinte, superarían los festivales de aficionados prácticos  realizados. 

De las tradicionales ferias taurinas del país, Caracas, Valencia y San Felipe, no se vio un pitón en sus lizas. Maracaibo una y de casualidad, la empresa salió con las tablas en la cabeza. Maracay, fue una misión imposible. Solo San Cristóbal, Mérida y Tovar se pudo asistir con precaria tranquilidad. La fiesta hay que ayudarla, pero no con críticas. 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir