Las cuatro fuerzas principales

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En las últimas semanas he   visto por televisión y leído por la prensa,  el recibimiento respetuoso  que  ha hecho el presidente Nicolás Maduro a representantes de los diversos sectores de la sociedad venezolana para la conformación de la Conferencia Nacional por la Paz en busca de alternativas para la construcción de una agenda de paz mediante el diálogo sincero, sin medias tintas, y plantear soluciones viables a la compleja situación por la que atraviesa el país,  especialmente en lo político y económico.

 Me sentí gratamente sorprendido por la presencia de empresarios del sector público y privado, algunos gobernadores, diputados y alcaldes de la oposición,  representantes de la Iglesia Católica y de otros sectores que hacen vida en este país, periodistas como Vladimir Villegas, miembros del gabinete gubernamental. Mi reconocimiento al gobernador de Lara, Henri Falcón, que se incorporó a este debate de ideas. Esperamos que el gobernador de Miranda, Capriles Radonski,  también se incorpore, al igual que otros dirigentes de la MUD por el bien de Venezuela.  

Ése es el deber ser. En diversas oportunidades he planteado en este espacio la necesidad de trabajar unidos por el país, sin distingo de ningún tipo. Aquí cabemos todos, chavistas y opositores al gobierno. Doy gracias a Dios por este paso tan importante para nuestra querida patria, hoy adolorida por el derramamiento de la sangre de sus hijos e hijas y la violencia desenfrenada. Los venezolanos siempre hemos demostrado que somos inteligentes y que estamos a la altura de las circunstancias para superar las dificultades.

 El 1 de marzo de 2014 en la página 19 de Economía y Finanzas de Notitarde, leí con emoción la reseña escrita por la  Lcda. Elizabeth Ostos, sobre el recibimiento del presidente Nicolás Maduro de Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, la industria pionera de bebidas y alimentos en Venezuela. En su intervención, Mendoza propuso crear  la Comisión de la Verdad de la Economía para revisar sin tapujos la situación económica del país, planteamiento que fue aceptado por el mandatario nacional y ya se está trabajando en las doce líneas presentadas por  el joven empresario. 

Qué  bueno es que  por fin se escuche a la empresa privada, que tiene un papel fundamental en el progreso del país… Eso sí, cada quien  trabajando en lo que le corresponde hacer, como dice el refrán: zapatero a su zapato.  En  la batalla por una mejor Venezuela debe prevalecer, sin que ello signifique  renunciar a los principios e ideales, la unidad del sector privado con el gobierno de turno,  trabajando  pecho a pecho,  ante cualquier reto que se nos presente en la economía venezolana. Para mí, las cuatro  fuerzas principales, Gobierno, empresarios privados, las Fuerzas Armadas Bolivarianas y la banca pública y privada, deben trabajar de manera mancomunada  para garantizarle al pueblo una mejor calidad de vida y pueda desarrollar su potencial.
En Venezuela, en las últimas seis décadas,  se ha fortalecido el talento humano  y hemos contado con  empresarios como  Don Eugenio Mendoza, y ahora con el grupo empresarial de Polar, liderado por Lorenzo Mendoza, así como también con la migración de italianos, portugueses, españoles e inclusive rusos, de donde surgieron, por ejemplo, empresarios de la industria de la construcción, como la empresa Linchesky, presidida por el Ing. Linchesky que hizo el segundo edificio en Valencia, ubicado en la Avenida Bolívar cruce con Guzmán Blanco, cruzando por la Díaz Moreno. El primer edificio de la capital carabobeña, El Sol, ubicado en la calle Páez cruce con Urdaneta, a una cuadra de la Plaza Bolívar, fue construido por el Ing. Ennio Guglielmetti, uno de los grandes constructores de esa época. En ese edificio se mezcló el arte europeo con el venezolano.

Más tarde, se mezclaron los genios de la construcción y otras industrias más del quehacer venezolano, se criollizaron, se creó una unión para engrandecer a nuestro país. Estos genios hoy son la tercera o la cuarta generación que tienen el toque de adobo que necesitaba la manila (mano de obra) del mundo entero. La construcción es el motor de la economía y generadora de empleo para más del 80%  de los venezolanos. Y hablo de la construcción, ya que por mi experiencia sé cómo se bate el cobre, y por el amor que le tengo a este sector al que he dedicado mi vida. Reconozco que no soy  modesto, es más, detesto la modestia como lo decía mi gran amigo Eleazar Pinto Vaquero ex presidente de la CTV y del Banco de Trabajadores de Venezuela (BTV).

Como venezolano espero el mayor de los éxitos a la Comisión Política, a la Comisión de la Verdad, y a la Comisión  de la Verdad de la Economía de la Conferencia de la Paz, porque su éxito será el de todos los  que vivimos en esta patria. El Señor ilumine a este país. Hasta el próximo lunes. ¡Dios los bendiga a todos y todas!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir