Las Piezas faltantes del Dron

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los hechos ocurridos en la Av. Bolívar en Caracas son lamentables, porque nunca la violencia  dejara ningún saldo positivo. Y si no lo creen, miren en retrospectiva lo que trajo hasta aquí, aquel lamentable episodio de un fallido golpe de estado en contra un Presidente electo constitucionalmente como lo era Carlos Andrés Pérez.

Para nadie es un secreto que  las  contradicciones internas del régimen están aflorando y por lo cual estarían en la búsqueda de unos  chivos expiatorios que desvíe la mirada de las fisuras insalvables en el más alto gobierno. Hemos señalado que el gobierno ha reiniciado una cacería de brujas contra sectores disidentes. Ahorita mismo los encontró en Julio Borges y Juan Requesens, este último secuestrado por la policía política.

Los datos faltantes en lo dicho sobre el “supuesto”  atentado son elocuentes. Maduro afirmó en cadena nacional que las paradas militares, desde hace años, no son anunciadas por motivos de seguridad, ¿Entonces cómo es que  7 meses antes los supuestos complotados alquilaron una oficina desde donde hicieron despegar el dron? Aquí hay piezas que faltan. Los investigadores deben preguntarse: ¿Qué clase de contacto tienen los complotados para saber lugar y hora del desfile con tanta anticipación?

Luego, de la cadena donde se expondrían “las pruebas del magnicidio en grado de frustración”, da como resultado más dudas que antes. Mucho más cuando se intenta culpar y se apresa a un diputado saltándose todos los procedimientos constitucionales para ello. ¿Por qué la desesperación de “construir un culpable” sin  una investigación seria?

Un artefacto explota y la fuerza armada huye despavorida, el Alto Mando mira incrédulo la explosión sin ni siquiera pestañar, la seguridad cubre a Maduro y deja desprotegida a Cilia, y para usted de contar.

La Deutsche Welle, la televisora alemana, hizo un trabajo periodístico sumamente objetivo donde incluso se podía ver los ilógicos giros discursivos de Maduro, primero “denunciando” a Trump de intentar matarlo y luego pidiéndole “colaboración” para capturar a los terroristas.

El último tras pies del régimen en este asunto se pudo ver en la legítima Asamblea Nacional. Para el momento del debate relativo a injusto encarcelamiento de Requesens, asistieron más de 20 representaciones diplomáticas acreditadas en Venezuela al hemiciclo. Le tocara  un trabajo duro al canciller de la dictadura, ponerse a redactar 20 notas de protesta simultáneas.

Estamos seguros esta  novela no ha terminado. Quizá veremos más inocentes presos, más vergüenza en nuestra Fuerza Armada Nacional, menos escrúpulos en la policía política y más rechazo popular a un gobierno contrario a la voluntad general. A la mayoría de los venezolanos no nos cuadra todo este asunto del “supuesto intento de magnicidio”, muchos cabos sueltos que no son comprensibles para la opinión pública.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.