Espacio Publicitario

Columnistas del día

miércoles, 04 de octubre de 2017

Ágora

Lección catalana para Venezuela

(Charito Rojas/)

Lección catalana para Venezuela

Charito Rojas

“El voto es el instrumento más poderoso jamás concebido por el hombre para derribar la injusticia y destruir las terribles paredes que encarcelan a hombres por ser diferentes de otros hombres.” Lyndon B. Johnson (1908-1973), trigésimo sexto Presidente de Estados Unidos, asumió el cargo tras el magnicidio de John F. Kennedy en 1963.

Maduro está indignado porque el gobierno de España con su odiado Mariano Rajoy al frente, no permite la secesión que pretende una de sus regiones, Cataluña y ha obstruido la realización de un referendo inconstitucional.  El partido de gobierno catalán es acusado de utilizar recursos públicos en la promoción de una agenda separatista que en las últimas elecciones regionales demostró ser minoría. 

Cataluña goza de gran autonomía, ha desarrollado un sistema financiero, industrial y turístico que da un alto nivel de vida a sus habitantes. Produce el 20 % de los ingresos de España pero reclama manejarlos sin aportar al presupuesto centralizado en Madrid. El gobierno catalán ha promovido una segregación entre catalanes y españoles, comenzando por la imposición de su idioma como única lengua regional, descartando el español. El desprecio a todo lo español parte, según analistas hispanos, de una política de corrupción del partido gobernante, que quiere quitarse de encima el monitoreo y contraloría del gobierno central, más que de alguna razón histórica ya que Cataluña nunca ha sido un país independiente.

Después de que los separatistas perdieran escaños y ayuntamientos en las últimas elecciones regionales, la Generalitat encabezada por su líder Carles Puigdemont, decidió a realizar un referendo que fue declarado ilegal por el tribunal constitucional, por lo cual lo convirtió en una “consulta” sin monitoreo del órgano comicial central, en la cual votaron más de dos millones de catalanes. Eso dio fuerza para dar el siguiente paso: un referendo separatista. De nuevo, el gobierno español lo declaró inconstitucional y prohibió su realización. 

 

Contraviniendo la constitución el gobierno catalán realizó el 1° de octubre un referendo, que fue reprimido por las fuerzas públicas españolas. Unos cuantos empujones y manotazos, pujas en los centros electorales y la manipulación mediática acostumbrada por grupos de izquierda, convirtieron al gobierno español en el malo de la partida.

“¿Quién es el dictador? ¿Rajoy con lo más vulgar, una represión inclemente de sangre y garrote contra  un pueblo noble o yo que permití un plebiscito ilegal, inconstitucional y le di todas las garantías?”, exclamó un indignado Maduro (olvidando los crímenes contra los derechos humanos del cual es reo su gobierno), convirtiéndose así en el único mandatario que se ha cuadrado con los secesionistas catalanes, apoyados por supuesto por el partido Podemos, cuyos dirigentes Iglesias y Monedero han recibido generosas coimas del gobierno chavo-madurista.

En España un referendo secesionista debe contar con aprobación del parlamento, previa reforma de la constitución. Pero para quienes piensan que la autodeterminación de los pueblos debe prevalecer, es importante informarles que ésta debe ser mayoritaria. Y los separatistas no son mayoría en Cataluña. Realizaron un referendo inconstitucional que no puede tener efectos legales, sin contar con el padrón electoral, sin cumplir las seguridades del voto, sin procedimientos y observación que garantizaran resultados confiables. Por las redes rodaron videos de personas que demostraban que podían votar varias veces. 

Pero la clave está aquí: el registro electoral de Cataluña es de 5.5 millones. Según el gobierno, votaron 2.2 millones, el 42 % y con votos de dudosa veracidad. Aunque Piegdemont proclamó el triunfo del Sí, realmente ganó la abstención. Perdió el gobierno catalán con un proceso que ningún país democrático aceptará, que la Unión Europea no aceptará, que España, como ya lo dijo el Rey Felipe claramente, no acepta  ni aceptará.

¿Por qué si la mayoría de los catalanes no está de acuerdo con la secesión de España, no salieron a votar? Los sondeos de opinión de los medios señalan diversas razones: que no votaron porque era un proceso ilegítimo que no iban a convalidar con su voto; que no votaron por temor a represalias de los separatistas porque el clima electoral se tornó violento; que no consideraron que su voto sería importante porque de todas maneras, con un proceso no monitoreado, el gobierno catalán diría que ganó; que se abstuvieron porque no le dieron importancia al voto, porque prefirieron dejar que otros resolvieran el asunto, porque están en desacuerdo con el gobierno español y también con el catalán. El asunto es que la abstención hace que el separatista gobierno catalán, con una minoría demostrada, se imponga a los ciudadanos. 

¿Les suena esta historia? Pues a mí también. Veo a los catalanes abstencionistas, o indiferentes, o molestos, que no votaron por razones personales y dejaron de demostrar que los antisecesión son mayoría, perdiendo así una partida ganada y poniendo en riesgo la prosperidad y estabilidad de Cataluña y la suya también. Y por analogía, veo a muchos venezolanos comportarse igual. Después de librar intensas batallas (pero con tiros y bombas, no con pescozones como en Cataluña), de marchar, de sufrir cárcel, de ver la muerte de muchachos luchando por la libertad, de perder tanta calidad de vida, de sufrir la partida de los hijos y los amigos, de pasar trabajo buscando alimentos y medicinas, ahora deciden no votar en las elecciones a gobernador. Las excusas: “no voy a legitimar a la ANC”, “no voy a elecciones con ese CNE”, “la MUD nos traicionó”, “están negociando a nuestras espaldas”, “ yo no vote el 16 de julio por elecciones regionales”, “ se olvidaron de los muertos”, “para qué elegir un gobernador que le van a quitar todo mando”. 

Pues les digo: la ANC esta deslegitimada ya por más de 50 países y organizaciones que no la reconocen, difícilmente su voto la legitimará. El CNE es el mismo que tuvo que proclamar la victoria aplastante de la oposición en la AN; la MUD no es ni será perfecta pero es lo que tenemos y con ella hemos ganado y perdido, ayudémosla pues seremos nosotros al final los triunfadores. Por todos nuestros héroes asesinados, no vamos a dejar de luchar en cualquiera de los escenarios que se presenten. Si desconocen a gobernadores electos, será un plomazo más en las alas del régimen, no en las nuestras, que volaremos cada vez más alto buscando la libertad, con la fuerza de esa mayoría que estamos obligados a demostrar en todos los frentes. 

El voto es mi arma, es mi voz, es mi deseo traducido en orden a los gobernantes. Y lo ejerzo por encima de todas las exquisiteces filosóficas que siembren abstención. Mil veces prefiero pecar por acción que por omisión. Que nuestros hijos jamás digan que dejamos de luchar por su futuro y por su país. Si yo voto, tú votas, el país entero vota, el régimen pierde. Elige.

Charitorojas2010@hotmail.com

@charitorojasp

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo