Legalmente en Panamá

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desde Panamá, el periodista Andrés Schmucke, escribe en el diario El Universal, como columnista sobreviviente, que se encuentra bien, lo han tratado de manera gentil, ha conocido a paisanos arraigados en el istmo y se va acostumbrando a vivir en su obligado destino, sin olvidar que aquí están los suyos: 

"Ahora una serie de certezas un poco más negativas: No sé cuándo volveré a ver a mi mamá, mi hermana y a mi familia, no sé si podré ver nuevamente a mis abuelos (hace unos días mi abuelo me mandó un mensaje diciéndome que me quería y tuve que ir al baño de mi trabajo a llorar), esas son las series de certezas que tiene quien se va. Es divertido vivir en un país donde existe la real posibilidad de independizarse, vivir solo, comprar un carro (aunque mi sueño es comprar una bicicleta). Es divertido vivir en un país donde no se va el agua y la luz a cada rato, donde existe la posibilidad de ahorrar y… comenzar a pensar en formar una familia. Ese tipo de placeres sencillos son los que están haciendo mi adaptación a Panamá menos traumática. También tengo que tomar en cuenta que los panameños me han tratado muy bien y que siempre tengo el Skype al alcance de la mano. A veces me siento egoísta por tener esa oportunidad, pero en realidad solo tuve suerte."

Andrés, además de periodista es comediante y escritor. Su libro "me enamoré de una chavista" es un gran  reportaje sobre  las carencias y vivezas de este régimen  descubiertas por él a través de una investigación que realizó en las instancias gubernamentales, tratando de encontrar a esa rojita perdida en la trama de los tantos y tantos ministerios que ha montado la revolución.

¿Una muerte planificada?
El asesinato del diputado Serra, como todos los crímenes  que en esta época se cometen con alevosía nos ha trastornado. Según  las informaciones del ministro Rodríguez Torres fue asesinado junto a su pareja María Herrera, en su vivienda, ubicada entre las esquinas de Santa Isabel a Nazareno en La Pastora. Los cadáveres fueron encontrados en dos sitios diferentes. No les dispararon, usaron cuchillos. Semanas antes, habían asesinado a una de sus escoltas y la propia madre de la víctima declaró a la prensa que el culpable, no dijo "presunto", era un miembro de la Asamblea Nacional. El hecho ocurrió más allá de las diez de la noche, mientras en otro barrio, Wisney Mary Quintana sufría herida de gravedad en la cabeza cuando se trasladaba en una unidad de transporte colectivo en la zona de Betagama en Mariches. Crimen de poca monta. Ministro de Justicia aseguró que lo de Serra fue un hecho planificado, intencional, organizado y ejecutado en un tiempo de 15 a 20 minutos. Quizá obra de sicarios y santeros, diría yo.

La muerte ronda
En el mes de septiembre, fueron ingresados, solo en Caracas los cadáveres de 425 personas, víctimas de una violencia que deja una estela de deudos desesperados y solos, sin ver del todo la cara de la justicia, porque no pertenecen a las altas esferas oficiales y en muchas ocasiones sus casos se archivan y los asesinos andan sueltos cometiendo infamias y dando un mentís a las declaraciones del Ministro de Justicia y de la Paz, quien afirma que la violencia está de baja y las armas se han cambiado por becas. Mi columna de hoy es un reporte policial, porque es necesario destacar la forma diferente con la cual el oficialismo trata los casos criminales  que diariamente ocurren en Caracas, olvidando la violencia desatada en la frontera con Colombia y las continuas batallas fratricidas que ocurren en Zulia. Dos casos especiales y recientes, pasaron por debajo de la mesa  y llenaron pocos espacios en la prensa nacional. Uno fue el  asesinato del párroco de La Guaira y otro la muerte trágica y espantosa de una niña de 5 años, habitante de la Torre de David que no fue trasladada en su momento a las viviendas que se tenían dispuestas para borrar del mapa esa atrocidad de encerrar a miles de familias en un edificio impropio. A la niña le cayó de un piso alto un tubo de metal en su cabeza y fue llevada de urgencia al Hospital J.M. de los Ríos, en donde  fue atendida sin que pudieran salvarle la vida. Como represalia, los colectivos ingresaron al Hospital, armados, y quisieron vengarse de los médicos que habían atendido a la pequeña, cometiendo abusos dentro de una institución que carece de insumos para tratar a sus pacientes.

El premio Justo
Un equipo de jóvenes periodistas se alzó con el Premio García Márquez en su apartado de investigación con un trabajo de equipo sobre los hechos del 12 F. Contra viento y marea lograron brincar las barreras de la censura que ya empezaban a colocarse  en Últimas  Noticias y salieron adelante con su brillante trabajo de textos, videos y fotografías para llegar a la verdad, sobre las muertes de un estudiante  y un policía político. Ellos renunciaron a sus trabajos respectivos y siguen en la onda de no ceder ante presiones. Para ellos, mi respeto y mi admiración, porque es un orgullo sentir que están ahí sin doblar la rodilla. A César Batiz y a Liseth Tamoa, Laura, Albinson y demás colegas, mi amor y mi gratitud porque no nos dejan solos. Los necesitamos ahora y siempre.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir