La liberación de Garbiñe Muguruza

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Melbourne, 20 enero 2015.- En agosto se despidió del US Open con lágrimas inundando sus ojos y una angustia que la aplastaba, pero cinco meses después, la española Garbiñe Muguruza es otra, una nueva tenista "sin mochilas" y dispuesta a confirmar que sus éxitos no fueron casualidad. 

"Me quité un peso de encima, una mochila que llevaba por mucho tiempo", dijo hoy Muguruza tras imponerse a la neozelandesa Marina Erakovic por 7-5 y 6-0 para avanzar a la segunda ronda en el Abierto de tenis de Australia. 

Con la metáfora de la "mochila", Muguruza se refiere a su largamente meditada decisión de representar a España o a Venezuela, los dos países que dan forma a su familia. A fines de 2014 optó por España, el país en el que vivió prácticamente toda su vida, más allá de haber nacido en Caracas. Definirse la liberó. 

"Esto se tiene que acabar", dijo hoy que se prometió a sí misma entonces. El no decidirse le costó inesperadas derrotas en las primeras rondas de Wimbledon y el US Open, todo un contraste con un inicio de año que incluyó la conquista en Hobart de su primer título y una sonada victoria sobre Serena Williams, número uno del mundo, en Roland Garros. 

Muguruza llegó arrastrándose a la recta final del año, presionada por demostrar que era una buena jugadora y desgarrada por tener que decidirse entre España y Venezuela, entre el cálido Caribe y el frío Cantábrico de su País Vasco. 

Eso ya pasó, y los venezolanos parecen no haberse ofendido. 

"Yo he notado una buena respuesta. Siempre hay alguno que no reacciona bien, pero no hubo nada malo. Me siguen apoyando muchísimo, siempre en la grada hay alguna bandera venezolana. Me gritan, me apoyan…". 

Así, el futuro es por fin sin límites para la española de 21 años, que terminó 2014 como número 20 del ranking y busca superar esa posición este temporada. 

"Este año es un poco distinto, porque ahora ya no soy la sorpresa al ganar, para la gente no soy novedad. Espera que gane". 

Por eso hoy, en un día húmedo, ventoso y algo caluroso en Melbourne Park, Muguruza estaba nerviosa. No quería caer en el debut por tercer Grand Slam consecutivo. Tan nerviosa estaba, que pronto se vio 4-1 abajo ante la número 75 del mundo. 

"Me dije que no iba a seguir jugando mal todo el tiempo, que en algún momento del partido eso iba a cambiar". 

Y cambió. Por eso el jueves se medirá en segunda ronda a la veterana eslovaca Daniela Hantuchova, ex "top ten" y vencedora hoy a sus 31 años de la china Saisai Zheng por 6-4 y 6-4. 

Con un tobillo torcido que debe cuidar, Muguruza se entusiasma ante su inminente estreno en el equipo español de Copa Fed. 

"Me hace ilusión jugar, ver el ambiente que hay. Y si estamos Carla (Suárez) y yo, más Tita (Torró), más Lara (Arruabarrena), tenemos un buen equipo. Yo creo que puedo aportar bastante". 

Mientras ese momento llega, hay algo que sigue sin funcionar en Muguruza, que logró que en la guía de la WTA se escriba este año correctamente su nombre, pero que no pudo aún disuadir a adidas, uno de sus patrocinadores. 

"Garbine is all in", reza el slogan en su camiseta negra. Y a Garbiñe le falta la "ñ". 

"íSe lo he dicho!", salta Muguruza como un resorte. Y la sonrisa se adueña de su rostro: "Me dicen que no tienen la 'ñ' en la computadora. Cuando gane un partido más verás…". 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir