“Los venezolanos no merecen vivir para recibir limosnas”

Luis Alejandro Ratti propone eliminar las ayudas monetarias, el CLAP y las misiones serían transformadas

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Foto: Luis Alejandro Ratti

Janet Yucra M.

El ex candidato presidencial por iniciativa propia, Luis Alejandro Ratti, considera que los venezolanos no tienen por qué recibir dádivas del Gobierno, cuando el trabajo y las políticas económicas acertadas podrían generar ciudadanos productivos que con su trabajo puedan aportar al país y progresar.

De allí que Ratti cree que “los venezolanos no merecen vivir para recibir limosnas”, en referencia directa a las ayudas económicas que el gobierno ha comenzado a otorgar en los meses recientes.

Cabe recordar que la semana pasada, Ratti decidió declinar sus aspiraciones a ocupar la primera magistratura a favor del candidato Henri Falcón, a quien considera como : “un hombre que cree en la unidad de este país”.

El ex abanderado dijo que trabajaría a favor de Falcón e hizo varias propuestas para un eventual gobierno del candidato por Avanzada Progresista (AP) y otros partidos  de oposición.

Ratti considera que es necesario que el nuevo gobierno elimine  las ayudas económicas, el carnet de la patria y las cajas o bolsas de los Comités Locales de Producción  (CLAP ), mientras que las misiones Barrio Adentro y Robinson,  por mencionar algunas,  deben ser transformadas, porque “existieron en otras épocas, solo que con otros nombres y lo peor de todo es que han sido politizadas. Eso debe cambiar”, afirmó.

“La principal propuesta de esta elección histórica para el país es sacar al peor gobierno de la historia de Venezuela y también darle una lección a la peor oposición que jamás hemos tenido. Con estas elecciones o dejamos que Venezuela se destruya por completo o la gran mayoría de los venezolanos que no quiere a este gobierno y se cansó de los dirigentes de la oposición, salimos a votar por un país diferente”, afirmó.

 

Soy un hombre que cree  en los valores de la familia

Janet Yucra M.

Luis Alejandro Ratti tiene 39 años. Nació el 16 de octubre de 1978, en el Hospital Central de Maracay estado Aragua. Es casado y tiene tres hijos. “Soy hijo, hermano, padre, esposo, soy un hombre que cree netamente en los valores de la familia”, explicó. De allí que gran parte de sus propuestas para un eventual nuevo gobierno, han sido pensadas para el rescate de la base de la sociedad, porque piensa que la mayoría de los problemas se inician por fallas en lo familiar.  “No importa el estrato social, pobres o ricos, los problemas familiares son simulares y son el origen de conflictos posteriores. Por ello hay que rescatar la figura de la primera dama y que esta institución se dedique a promover los valores familiares,  institucionalizar las escuelas para padres, para que aprendan como manejar situaciones que se dan en la vida familiar y que tienen solución”, afirmó.

Desde muy joven le gustaron los deportes, el fútbol, beisbol y softbol, principalmente. Militó en las filas del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Ratti es empresario en el área comercial de la rama de la papelería,  materiales de oficina y escolar.

Es especialista en Mercadeo y estudió en el Iutepal. Relató que no pudo seguir estudiando, por razones económicas. “Hice de todo en la vida, trabajé desde muy joven y junto a mi esposa comenzamos a trabajar con la papelería para oficinas  y empresas. Ofrecíamos nuestros servicios y poco a poco hasta que lo gramos tener una tienda. Actualmente tenemos tres tiendas y una distribuidora al mayor”, dijo.

Sobre las razones que le llevaron a lanzarse a la arena

política, dijo que luego de militar en el MAS y ser parte activa de la juventud de ese partido, se alejó por completo de la política.

No obstante, cuando ocurrieron los sucesos de El Junquito, con la muerte de Oscar Pérez, “comencé a preocuparme, no le dije nada a mi esposa y me puse a pensar. Hasta que un día por las redes sociales dije: si Lorenzo Mendoza no se lanza, me lanzo yo”, relató. A pocos días de los comicios del 20 de mayo,  tomó la decisión de declinar a favor de Henri Falcón, cumpliendo con su palabra de trabajar en pro de la unidad.

A su juicio, si Falcón resultase electo, debería “convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, para la refundación de la Nación.  Se debe llamar a un referendo consultivo para que la gente sea la que decida. Se debería incprorar a todos los sectores políticos,  sociales y económicos del país,  con la finalidad de asumir el control. De esta manera la Constituyente de ahora que tiene una sola tendencia, debe cesar en sus funciones para poder tomar el control de los poderes. Las personas que vayan al frente de los poderes del Estado deben hacerlo por meritocracia. Creo que es hora de acabar con la politización y los cargos en los poderes por tendencias políticas,  porque eso es lo que ha destruido al país. La nueva ANC garantizaría la gobernabildad, porque se van a incorporar a todos los sectores.   Y los que tienen que ver si corren o se encaraman son los del oficialismo, que son una realidad que existe”, aclaró.

 

 -¿Y desde el punto se vista económico qué propone? 

La primera medida que tomaría una vez elegido es la liberación del control de cambio. Ese control lo que ocasionó fue la fuga de recursos y de divisas, no controló nada.  Debemos liberar el dólar para garantizar que nuestra moneda se fortalezca, porque la dolarización es un error y un populismo barato que le están ofreciendo a los venezolanos.

Gracias a Dios la gente es inteligente y no quiere la dolarización, quiere una moneda fuerte que se equipare con el dólar que es distinto. Lo que se quiere es que haya políticas económicas que garanticen que los salarios y los ingresos alcancen para vivir bien  y no para sobrevivir.

Este anuncio iría acompañado con un  decreto para devolverle las tierras y empresas expropiadas a sus legítimos dueños. Debemos apoyarlos con recursos, porque les estaríamos devolviendo tierras y empresas destruidas.

Por otra parte, aprobaríamos estímulos para cualquier empresa que quiera invertir en Venezuela y les daríamos dos años de gracia.

Además debemos restituir las relaciones económicas internacionales, porque  no podemos romper relaciones con todos los países del mundo. Debemos trabajar con los Estados Unidos de la mano en todos los proyectos que necesitemos para levantar este país.  Debemos trabajar con los países de la Unión Europea y naciones latinoamericanas exitosas como Brasil o Perú que no se manejan con la dolarización, sino que su moneda está equiparada con el dólar.

– ¿Con un nuevo Gobierno, en cuánto tiempo cree que se podría superar la crisis del país?

– Estoy convencido de que vamos a tener una transición de por lo menos tres años y en los primeros seis meses se debe garantizar una estabilidad económica a Venezuela, con un  proceso para desinflar la economía.

– ¿Qué se debe hacer para atacar la hiperinflación y contrarrestar los efectos de medidas gubernamentales como el reciente aumento salarial. Estas medidas son una solución? 

– Soy empresario y con este anuncio, si un cartón de huevos, por ejemplo, cuesta ahorita entre 700 mil y 1 millón de bolívares, van a tener que multiplicarlo por tres, porque cuando me aumentan 100 por ciento los gastos,  yo no puedo aumentar en esa proporción, sino alrededor de tres veces más para enfrentar el incremento, porque  no solo aumenta el salario sino toda la cadena. La gente sabe eso y por ello este es el único país cuyos habitantes sufren cuando anuncian aumentos salariales.

– Pero si  en el país no hay producción ¿cómo es que la misma va a aumentar, si hay un cambio de rumbo en el Gobierno?

– Como no producimos nada, se deben retomar las relaciones comerciales con otros países,  para  garantizar insumos y materia prima. Eso, unido a la devolución  de tierras y empresas expropiadas, junto con los estímulos que ya mencioné.

– ¿Y cómo se soluciona el desabastecimiento?

– Por orgullo e ideología mal entendida hay venezolanos muriendo de hambre y comiendo de la basura.  Así como hay venezolanos muriendo en los hospitales por falta de insumos y medicamentos. Necesitamos traer los barcos con la ayuda humanitaria.

Cero dádivas del Gobierno

– ¿Qué piensa de los programas sociales  que se han institucionalizado?

– La mayoría de los programas sociales siempre han existido. Les cambiaron  los nombres y los convirtieron en misiones. El que conoce la verdad sabe que las misiones Robinson o Barrio Adentro realmente no funcionan. La calidad de la educación  pública debe ser reforzada para llevarla a niveles galácticos con  pensum de estudios de países desarrollados y sueldos y salarios dignos. Los mismo aplicaría para la salud. Gran parte se los CDI y los módulos de Barrio Adentro no funcionan o lo hacen a medias y ya existían con otros nombres. Pero se politizaron.

– ¿Se deben mantener los bonos en bolívares, el carnet de la patria y los  CLAP? 

– No. Deben ser eliminados. Los venezolanos no merecen vivir recibiendo limosnas. La propuesta es que desde el principio la educación tiene que ser de excelencia,  con la ayuda de las nuevas tecnologías.

Las misiones educativas deben ser transformadas por completo y la universidad pública fortalecida.

Sobre las misiones de salud lo que se debe hacer es fortalecer el sistema que siempre ha existido y a los médicos y demás personal del sector hay que darle una remuneración acorde.

El carnet de la patria es una manipulación burda y por eso se tiene que eliminar. Los venezolanos no pueden depender de migajas y de limosnas, porque eso es una maldición.  No se hace nada con regalar dinero que no alcanzan para  nada, se está reforzando la vagancia, porque se ha vuelto un estilo de vida esperar los bonos y no trabajar. Creo necesario que se hagan las transformaciones para que los venezolanos con su trabajo puedan comer,  vestirse, educarse, distraerse, tener acceso a la salud, pasear, tener vacaciones y hasta ahorrar.

La entrega de viviendas de interés social siempre existió,  pero ahora, como todo, se corrompió y politizó, e manera que ese programa también sería reformado.

La verdadera oposición

– Al principio de la entrevista ud. dijo que su principal propuesta es salir del Gobierno, pero también de la oposición.  ¿Qué opina usted  del Frente Amplio, de la MUD? 

– Para mí hay una sola oposición, conformada por todos los venezolanos que no queremos seguir con este gobierno . Esa oposición ha existido siempre y tenemos unos dirigentes que asumieron el rol de oposición y crearon la Coordinadora Democrática, primero. De allí para acá son más o menos los mismos personajes, después nació la Mesa de la Unidad Democrática y recientemente  el Frente Amplio que es la MUD más otros sectores. Pero ellos son todo menos una Unidad. María Corina Machado anda por un lado y Antonio Ledezma por el otro, Julio Borges,  por el otro, Capriles,  Manuel Rosales por otro, la sociedad civil por su cuenta y la resistencia igualmente.

La sociedad civil, la resistencia y la base de esos partidos son para mi la verdadera oposición . El problema está en los líderes que critican al gobierno y lo quieren sacar, pero no definen cómo y acuden a factores como la intervención extranjera  y las protestas violentas como las del año pasado que causaron muertes, destrozos y ruina a los comercios, sin ningún resultado.  Estas personas no se han dado cuenta que ya no los quieren, porque defraudaron a la gente.

Tuvieron  las oportunidades democráticas para sacar al gobierno, como que la Asamblea Nacional pudo convocar a una Constituyente y no lo hizo.  Desde el 2005 la oposición ha tomado una serie de malas decisiones que los tienen en esta posición en  la que nadie cree en ellos.

Se sentaron a negociar con el gobierno y ¿qué salió de allí?  El gobierno ganó tiempo y la oposición se quedó tranquilita. La gente se cansó de eso. Luego decidieron no participar en la ANC por ilegítima y al participar en las elecciones a gobernadores y alcaldías, convocadas por la ANC  , además de recibir una paliza, igual terminaron reconociendo a esa ANC, con el simple hecho de inscribirse.  Tantos mensajes contradictorios han terminado por minar su credibilidad y ahora al no participar en las presidenciales se han quedado sin fuerza y sin capital político.

Sobre la descentralización, Ratti asegura que el nuevo gobierno tiene que devolver todas las potestades que  fueron “arrebatadas a gobernaciones y alcaldías.  El Gobierno hay que descentralizarlo, porque no puede ser que el asfaltado de una avenida en una comunidad o el problema del agua y la electricidad dependan de la administración central. No solo se trata de bajar los recursos, sino de delegar la toma de decisiones que solo le competen a las regiones”.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.