Macondo, la estrella de la Feria del Libro de Bogotá

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Bogotá, 29 de abril 2015.- Desde hace días los periódicos colombianos ofertan a toda página un viaje para dos personas a Macondo, con estancia de cuatro días, boleto de ida y vuelta y “city tour'' con mariposas amarillas incluidos. 

 
Se trata de un anuncio de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (filBO), que ha recurrido al humor para promocionar su estand más visitado desde la presente edición, que abrió el 21 de abril: el país creado por Gabriel García Márquez en “Cien años de soledad''. 
 
Por primera vez en la historia de la filBO el invitado de honor es un lugar que sólo existe en la imaginación de los lectores, y es la forma elegida para homenajear al Nobel colombiano a un año de su muerte. 
 
Un enorme mapa de Macondo es lo primero que se encuentran los miles de visitantes que pasan a diario por el pabellón. Los curadores de la exposición han dibujado un territorio que, en un comienzo, “era tan solo una aldea de 20 casas de barro y cañabrava, construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas'', como describe la famosa novela, y que limita con La Mancha, el Lejano Oriente, Comala y la Sierra de Santa Marta. 
 
En el centro del pabellón se ha construido un palenque, como el que hay en los pueblos de la costa para celebrar peleas de gallos donde se recuerda al escritor con charlas sobre su relación con la poesía, el cine, el vallenato o el papel de la mujer en “Cien años de soledad''. 
 
El recorrido completo abarca todos los sentidos, incluyendo el gusto y el olfato. Así, mientras alguien va leyendo en voz alta un capítulo de “Cien años de soledad'', dos cocineros preparan platos inspirados en el libro de Gabo. El jueves fue “Hielo dorado de hojas de coca'', el viernes “sopa de camarón y verdolaga'' y el sábado “escabeche de conejo''. 
 
En la instalación se reproducen también algunos de los objetos mágicos que los gitanos llevaron a Macondo: el imán, el catalejo, la lupa… “Gabo y a Macondo resumen y reflejan cómo somos los colombianos'', explica María Galvis, una maestra de 40 años que visita la exposición junto a su hijo. 
 
La idea de reproducir un país imaginario ha gustado tanto que México estudia repetir la experiencia con la Comala de Juan Rulfo en la próxima FIL de Guadalajara. 
 
En “Macondo'' hay recuerdos tan vivos como Guillermo Dávila, conocido como “El mago'', un viejo amigo de García Márquez con quien éste creó en 1951 en Cartagena el periódico “más breve y pequeño del mundo'', según sus dos fundadores. El Comprimido, como se llamaba, sólo duró seis días. 
 
“El Mago'' recuerda a Gabo como un “genio loco'' que sólo quería pasárselo bien con el periodismo. Antes de entrar en el palenque para hablar sobre aquellos días, muestra a The Associated Press una vieja carpeta llena de recortes amarillentos de aquel periódico y algunas de las columnas de opinión que la competencia le dedicó al surrealista proyecto. 
 
“El periódico El Comprimido se ha ganado la simpatía de Cartagena. Una publicación, liliputiense, magníficamente impresa, en las manos experimentadísimas de Gabriel García Márquez, viejo lobo de estos afanes del linotipo'', se lee en una de ellas. García Márquez tenía sólo 24 años. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir