?En qué manos caímos, señores!

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Veo con gran preocupación la forma irresponsable como el primer mandatario, al llegar al país luego de su infructuosa gira, en su afán de buscar un culpable por el desabastecimiento que padece el país, sale a echarle la culpa a los fabricantes y distribuidores, cuando la verdad es que el modelo implantado por el socialismo del siglo XXI en materia económica, es el responsable único y directo del co-principal problema que padece Venezuela, junto a la inseguridad. 

El propósito de acabar con la producción nacional y establecer como política pública una economía de puertos, donde el Estado venezolano sea el que tenga el monopolio de la importación y manejo del política alimentaria y productiva de la nación, para logar alcanzar un país de sometidos y dependientes de la dadiva del Estado gracias a la renta petrolera, es la razón de que hoy Venezuela padezca esta triste realidad del desabastecimiento en todos los órdenes, que es el pan nuestro que vivimos todos los días cuando salimos en busca de medicamentos, repuestos, vehículos, alimentos, etc, etc, etc, y siempre nos encontramos con la desagradable frase de “NO HAY”. Este modelo sin duda se agotó.

Es importante destacar que el modelo económico socialista ha generado una perversa conducta que hace irreversible la recuperación de la confianza en el abastecimiento de los mercados. La población no cree en las declaraciones del gobierno y se sobreabastece, el sobreabastecimiento es adverso a la posibilidad de lograr una sana distribución de los bienes y servicios, es peor  que el acaparamiento, la gente compra más de lo que requiere y lo hace porque siente como si se le hubiese sembrado, de que en poco tiempo los productos regulados desaparecerán del mercado. Aunado a ello surge producto del desempleo de las clases más precarias, “el Bachaquero”. El comerciante en presencia de las autoridades del gobierno al llegar el producto regulado, lo vende de inmediato (a quienes están en la cola para solo comprar esos productos) para así evitarse que le juzguen por acaparador o que le saqueen el negocio. Lo perverso es que dichos productos regulados se venden en tal cantidad por persona que hace imposible que la población en general se surta de ellos y se genera así un proceso de buhonería que hace que el producto llegue a los sectores populares más caro que lo que en realidad cuesta, creando este sostén de vida que genera un comercio informal. Sera esto lo que busca crear el gobierno al igual como en Cuba, un mercado negro en todos los tipo de productos.

A pesar de todo esto que atenta contra una economía estable y saludable por lo demás, lo más grave aún es que el Gobierno Nacional tampoco quiere reconocer que el modelo fracaso, el propio Nicolás Maduro ha declarado que profundizará el modelo del socialismo del siglo XXI para salir de la crisis como único camino salida. ¡En qué manos caímos señores! Dios nos agarre confesados.

 

[email protected]

@miguelparrag

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir