Los mayores duermen menos al perder un tipo de neuronas

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 20 agosto 2014.- La pérdida de neuronas en el grupo intermedio lateral del cerebro es la causa de los trastornos del sueño asociados a la edad, según acaban de descubrir investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Toronto/Sunnybrook. Lo publican en Brain.Con el hallazgo se explica el porqué del fenómeno, y, con ello, se ofrece una posibilidad futura de tratamiento.

El trabajo no busca solo resolver la pérdida de calidad de vida asociada al insomnio. Como explica James Jackson Putnam, profesor de Neurología de la Facultad de Medicina de Harvard, “la pérdida de sueño y su fragmentación se asocian a una serie de problemas de salud, incluyendo trastornos del conocimiento, mayor presión sanguínea —con las consecuentes enfermedades vasculares—, y una mayor tendencia a desarrollar una diabetes tipo 2”. “Ahora parece que la pérdida de esas neuronas puede contribuir a varias de estas dolencias en personas de edad”. Los estudios indican que, de media, una persona de unos 70 años duerme una hora menos que una de 20.

El trabajo es la culminación de una serie de estudios que empezaron en 1996 con ratas. Entonces se localizó que en una zona cerebral llamada área preóptica ventrolateral se encontraba el interruptor del sueño. “Nuestros experimentos en animales demostraron que la pérdida de esas neuronas producía un grave insomnio”, ha explicado Clifford Saper, primer autor del trabajo. Las ratas que lo sufrían “dormían la mitad que los animales normales, y su sueño estaba muy fragmentado”, ha añadido.

Esa fue la primera parte del trabajo. Pero hasta llegar a la conclusión en humanos hubo que solucionar varios obstáculos. Primero, identificar la zona equivalente del cerebro de los humanos. Y, segundo, llegar a medir la destrucción cerebral con el insomnio.

Para ello, los investigadores contaron con dos ayudas: el Proyecto Rush sobre Memoria y Envejecimiento y el descubrimiento de un neurotransmisor, la galanina, que se relaciona con la actividad de esa zona cerebral. El Proyecto Rush es un trabajo con más de mil personas a las que se ha seguido desde los 65 años. En verdad se planteó para estudiar la aparición de las demencias, pero este objetivo tampoco está muy alejado: las personas con alzhéimer también tienen importantes problemas para dormir.

Para medir la calidad de su sueño, a un grupo se le proporcionó una especie de reloj —un actígrafo— que registra la actividad de los voluntarios, también cuando están dormidos. Su correlación con la galanina dio los resultados del trabajo: quienes tenían más de 6.000 neuronas pasaban hasta un 50% más de su sueño tranquilos. Los que tenían menos de 3.000 neuronas, dormían un 40% peor.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir