Medidas no garantizan mejoras en la calidad de vida de los venezolanos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las políticas económicas del Gobierno han hecho más vulnerables a los venezolanos, quienes cada día dependen más de los establecimientos del sistema público de alimentos y medicinas para poder adquirir los productos.

En la calle muchos ciudadanos cuentan con dinero, pero no consiguen con regularidad los artículos que requieren en los locales privados. Esta situación lamentablemente se mantendrá durante 2015, porque los anuncios realizados hace algunos días por el primer mandatario nacional no permitirán en la primera de cambio un repunte en la producción.

Así lo señalaron Pablo Polo, director del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo y Darwin Alvarado, jefe del departamento de Microeconomía Aplicada y profesor de la cátedra de Finanzas, de la Escuela de Economía de la misma casa de estudios superiores, quienes fueron los  invitados al Desayuno en la Redacción.

Por este rotativo estuvieron presentes los editores: Humberto Torres, Francisco Briceño y Alecia Rodríguez Del Valle, la periodista Karlenys Vielma, el reportero Gráfico Jorge Cera y quien subscribe el siguiente trabajo, Marlene Castellanos.

Durante el encuentro ambos especialistas aseguraron que en los anuncios en materia económica realizados por el presidente Nicolás Maduro, se dejaron vacíos sobre cómo funcionará el sistema cambiario y de qué forma se reactivará el aparato productivo.

El economista Pablo Polo destacó que aunque se dijo que hay un dólar a 6,30 para alimentos y salud, no se determinó el porcentaje total de divisas que estará a este precio.

“En su intervención, el mandatario aseguró que en el 2014, se entregaron por Cencoex el 95% de los dólares que salieron al mercado. Eso es falso, porque fue solo el 60%, mientras que a través del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad I) se asignó 30 por ciento y por medio del Sicad II entre ocho y diez por ciento”.

El precio del dólar oficial, según Polo, es artificial y debió ser eliminado porque ése no es el monto real de la moneda extranjera. “El Gobierno no lo hace porque le ocasionará un costo político en un año electoral, además es falso que con la divisa a 6,30 se proteja al pueblo. Eso es solo discurso, lo que pasa es que el Ejecutivo Nacional calcula el aumento del 15% que entrará en vigencia en febrero, utilizando este valor para decirle al pueblo que el incremento es bueno. La realidad es que con esta cantidad solo se puede comprar un café grande, yo quisiera saber ¿quién en este país puede vivir con un dólar a este monto?”, puntualizó.

Asimismo, señaló que si en la unificación del Sicad se mantiene la estructura de subasta, no funcionará como una tasa alternativa, porque existe la experiencia del modelo anterior, en la cual no todos los participantes podían entrar, lo que significa que el grueso de las importaciones no podrá hacerse por allí. Sobre este mercado tampoco se aclaró cuál será el piso con el que se arrancará o si se establecerá una banda.

En la tercera tasa anunciada, que es el mercado de bolsa, tampoco hubo mención sobre de dónde saldrá la oferta de divisa para atender el mercado, porque hasta ahora se sabe que no hay suficiente moneda extranjera para cubrir la demanda.

 

– ¿El Gobierno Nacional está garantizando los productos?

– No, porque las personas deberían tener el derecho de poder adquirir los rubros en cualquier establecimiento, pero en estos momentos el que quiera comprar leche debe esperar a que el Gobierno la provea y si surgen problemas para la distribución se afecta a todos los venezolanos, afirma Polo.

“Si en la nación se produjera, las personas no tendrían que esperar a decisiones del Ejecutivo, lo que pasa es que en este momento no se está fabricando nada”.

“Esta situación ha hecho que se presenten algunos actos violentos en los establecimientos que expenden productos, donde los ciudadanos se alteran ante la dificultad existente para acceder a los bienes y servicios. El deterioro de la calidad de vida de los venezolanos lamentablemente continuará”.

Por su parte, Darwin Alvarado, jefe del departamento de Microeconomía Aplicada de la Universidad de Carabobo, agregó que “los anuncios no corrigen las distorsiones existentes en el país, sino que las agudiza, porque el Gobierno no ha entendido que tener múltiples tipos de cambio no es sano. Si fuera así, por qué en otras naciones vecinas no aplican este modelo”.

“Este sistema lo que ha contribuido es a generar mayor escasez en todas las áreas y mantener las colas en los establecimientos, pues cuando inició la escasez de productos hace tres años era solo leche y café, en la actualidad son todos los rubros”.

Alvarado dijo que el Gobierno está dando un tratamiento para un paciente con hipertensión a una nación enferma de fiebre y esto ha hecho que los ciudadanos vivan en una “economía de guerra”, donde hay mucha moneda nacional en la calle y pocos bienes que comprar.

Asimismo, desestimó que la situación en los sectores más desprotegidos se corregirá con aumentar las becas a los estudiantes y las pensiones a los abuelitos. “Estoy de acuerdo que debe existir una orientación social del Gobierno para atender a los sectores críticos, el problema es ¿dónde están las fuentes de financiamiento para esos programas? Porque lo que se da a los beneficiados no alcanza ni para comprar las medicinas”

La población necesita saber qué pasó con la producción de las empresas públicas de alimentos que cubren cerca del 50 por ciento del mercado, porque cada vez son menos los rubros que se consiguen en los anaqueles con la marca “Hecho en socialismo”.

“Hay un estudio realizado por Reuters sobre el Fondo Nacional para el Desarrollo Endógeno  (Fonde) donde se menciona que a este organismo se le inyectaron  110 mil millones de dólares, cantidad equivalente a dos años de ingresos petroleros del país y cuando se hizo el inventario de las obras realizadas por esa cantidad de dinero, los investigadores, que eran una periodista venezolana y uno extranjero, comprobaron que muchas de ellas no pasaron de la primera piedra, mientras que otras eran infraestructuras tubulares que posiblemente iban ser un galpón, lo que significa que se botó una gran cantidad de dinero que nadie sabe dónde está”.

 

– ¿Con estos anuncios se estimula la producción nacional?

Alvarado respondió que las medidas no apuntan a la solución del problema en el país y tampoco estimulan el crecimiento en la producción nacional, que es lo que le está haciendo falta a Venezuela.

“Muchos podrán decir que nosotros los economistas siempre estamos viendo todo catastrófico y la prueba está en que el país no se muere, pero ahí está Haití, Zimbabue, cuyas poblaciones viven en condiciones precarias, desafortunadamente pareciera que es allí a donde nos quieren llevar nuestros gobernantes”, puntualizó.

El economista Pablo Polo recordó que la situación de Venezuela es frágil y no genera confianza para la inversión externa ni interna.

“Las empresas extranjeras que vengan al país querrán recibir una moneda dura, pero en este momento el bolívar no lo es, lo que significa que no se puede esperar que acudan inversionistas a satisfacer el mercado interno y los pocos que se arriesguen no solventarán el problema de desabastecimiento”.

“La razón de la paralización de la industria en Venezuela es que no hay dólares preferenciales y los empresarios no pueden trabajar con una divisa diferente a la oficial, porque sería insostenible mantener en el tiempo una compañía trabajando a pérdidas”, agregó Polo.

El Gobierno, según Polo, ha creado un piso político en función de medidas de reparto, eso está  bien, pero el punto es que se le ha olvidado reimpulsar el aparato productivo y en vez de hacerlo se ha dedicado a colocar zancadillas para luego quejarse de que no hay artículos.

“Estamos en vías de entrar a un escenario más dramático en cuanto a la situación de la escasez, porque se está trancando el juego del mercado, si se llega a este extremo es más rentable para un empresario bajar la santamaría que continuar funcionando y allí no valdrá la amenaza del Gobierno que industria que cierre será expropiada, porque cuando lo haga, se enfrentará a la misma realidad que está viviendo el sector privado”.

Aparte de esto, a los empresarios en este país no se les permite obtener la materia prima y se les coloca una maraña de contribuciones fiscales y parafiscales. A Empresas Polar le han hecho este año 28 fiscalizaciones en solo 20 días, cada inspección significa tiempo y dinero que la compañía tiene que invertir cuando debería dedicar su esfuerzo a ser más productiva, según explican.

 

– ¿Se está aplicando la guerra económica?

Polo desestimó esta tesis del Gobierno y dijo que a los empresarios lo que les interesa es vender sus productos, la escasez en el país no es artificial, existe porque no hay suficientes artículos.

“Si se permitiera la libre oferta y demanda,  esto  acabaría con el desabastecimiento y con los buhoneros que venden los rubros tres veces por encima de su valor, pues de mantenerse este tipo de política en Venezuela será más rentable ser  bachaquero que trabajador”.

El economista reiteró que es falso que una persona monte una compañía solo para hacerle la guerra al Gobierno, “eso no existe”.

Por su parte, Darwin Alvarado agregó que el Gobierno no está tomando en cuenta la inflación del país y cómo ésta afecta al consumidor, que a finales del año pasado compraba un kilo de carne en 200 bolívares y hoy le cuesta entre Bs. 400 y 500, igualmente sucede con el pollo y otros rubros, todo esto está haciendo que a los ciudadanos no les alcance el dinero que ganan para comer.

 

– ¿Dónde está el dinero 

del petróleo?

Alvarado comentó que la repuesta la tiene el Gobierno, quien  recibió en 2014, por concepto petrolero, cerca de 70 mil millones de dólares, cuando el precio del barril estaba a $ 80. En este momento hay una caída y si se mantiene a $ 40 recibirá cerca de $ 33 mil millones, con una producción de dos millones 300 mil barriles.

¿Qué significa esto? Que el país obtendrá  menos de lo presupuestado, porque para 2015 el Ejecutivo se planificó en base a un barril en 60 dólares que representa cerca de $ 50 mil millones, lo que quiere decir que habrá 17 mil millones menos.

La situación dura no se está viviendo en este primer trimestre porque aún se está recibiendo el pago con el precio del crudo al monto de los últimos meses de 2014, cuando el barril estaba en 80 dólares, el escenario se observará  luego del primer semestre, que es cuando se conocerá cuál será la verdadera situación de Venezuela.

“Desafortunadamente no hay muy buenas noticias que compartir, porque al que le toca ser un buen padre de familia no ha tomando las decisiones adecuadas y lo que está haciendo es llevar al país a una situación más difícil de la que ya se vive”.

El economista Pablo Polo destacó que según un gráfico realizado por Ecoanalítica sobre las reservas internacionales de los países que integran la Opep a diciembre de 2014: Venezuela estaba ubicado en el último lugar con 23 mil millones de dólares.

“Cuando se ven estas cifras, uno piensa que hubo algo muy malo en el manejo del ingreso petrolero, si se compara con otras naciones como Angola que tiene $ 28 mil millones, que es la que está más cerca y Los Emiratos Árabes Unidos $ 848 mil millones”.

– ¿En qué ayudará el aumento de la gasolina?

– El incremento del combustible solo resuelve el problema de flujo de caja de Pdvsa, es falso que se vaya a solucionar el déficit fiscal del país, porque la situación económica que vive Venezuela no es generada porque tiene el precio de la gasolina barata, indicó Polo.

“El Gobierno saca este tema para ver la reacción de la población. Ahora bien, es absurdo pensar que al subir este producto no se afecte el pasaje, porque este último aumenta tres veces durante el año cada vez que se ajusta el precio del aceite, los repuestos y los cauchos”.

“La verdad es que  el Ejecutivo no quiere tomar las acciones que necesita el país para esperar que Dios provea, porque sabe que si lo hace tendrá que quitarles a las personas una serie de beneficios y esto no le conviene en un año electoral. Parece que están jugando a planear el 2015, para pasar los comicios y después dejar estrellar el avión”.

Darwin Alvarado agregó que mantener el precio de la gasolina como está le sale caro al Gobierno, por lo que consideró que igual debe hacerse el ajuste.

 

– ¿Cómo mejoramos 

la economía?

Ambos economistas coincidieron en señalar que el primer paso es modificar la Ley Orgánica del Trabajo, especialmente la inamovilidad laboral, además debe mejorarse la estructura fiscal, de manera que no se convierta en una lastra para el sector privado.

También debe aplicarse una política monetaria responsable y para ello debe devolvérsele la autonomía al Banco Central de Venezuela, institución que se ha convertido en la caja chica del Gobierno. 

Igualmente tiene que garantizarle a las empresas seguridad jurídica y obtención de divisas. El Estado debe responder con la materia prima nacional y cancelar las deudas pendientes a los empresarios.

 

– ¿Qué debe hacer la población?

El economista Alvarado comentó que pese a que el Gobierno ha llamado a la población a evitar el consumismo, lamentablemente al venezolano lo único que le queda es comprar comida no perecedera, porque el bolívar cada vez vale menos y para el segundo semestre de este año con lo que tengan guardado no comprarán lo mismo que ahora. Además, les recomendó que participen en las subastas.  

Por su parte el economista Polo dijo a la población que debe desconfiar de quien no se hace responsable de sus actos, “sencillamente un presidente se elige es para buscar soluciones y no para dar excusas y buscar culpables”.
 

Ventana

Antes se hacía cola solo para el cine

Al recordar cómo fue su niñez, los economistas Pablo Polo y Darwin Alvarado imaginan cada uno de sus días junto a sus familias, momentos en los que reviven la imagen de una Venezuela donde mayormente las colas se hacían solo para ir al cine y no para comprar alimentos en los supermercados, situación que ocurre constantemente en la actualidad.

 El director del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo, Pablo Polo, quien tiene 19 años como docente y es padre de un pequeño de 3 años, recordó que cuando era niño sus seres queridos le daban un fuerte -una moneda de Bs. 5-, lo cual era básicamente el tener en sus manos “todo lo que podía desear en la bodega que estaba ubicada en la esquina de mi casa”; esto demostraba que en ese momento el valor de la moneda Nacional era mayor.

También revivió un momento muy marcado cuando era pequeño, las veces cuando se dirigía junto a su madre al periférico, lugar donde no tardaban muchos minutos, porque compraban y luego salían cargando las bolsas del mercado en sus manos, por lo que afirmó no recordar haber hecho una cola para entrar a un supermercado para adquirir alimentos.

Otra situación que llegó a su memoria, fue cuando era adolescente y comenzó a laborar a la edad de 15 años, donde se desempeñaba como ayudante en una tienda, llegando a ganar a diario Bs. 50, “con ellos podía ir al cine seis veces y todavía me quedaban 2 bolívares, eso era si no iba un lunes popular”.

Mientras que Darwin Alvarado, jefe de la cátedra Finanzas y Proyectos de la Escuela de Economía también de la UC, quien es padre de dos jóvenes; al pensar cuando era niño lo primero que llegó a su mente fue el no haber hecho una cola para comprar comida, solo para ir al cine, o algunas colas para ser atendidos en las consultas del Seguro Social.

 Tampoco recuerda durante su niñez que en su casa existiese alguna alacena o gabinetes donde guardar comida, porque su abuela todos los días iba a un abasto o a una bodega a comprar los alimentos o productos que necesitaba para cocinar a diario.

Ambos profesionales de la economía apuestan a un país donde las personas vivan del trabajo y no  de la salida de alguna oportunidad única, para que no se acostumbren a ese tipo de situaciones, para vivir de manera normal en una sociedad que se apegue a principios, a valores, al trabajo como principal motor del sustento del individuo y que se pierda la importancia de la economía financiera del papel y de los títulos de valores. 

Karlenys Vielma Miranda

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir