Mensaje de Navidad

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Hoy nos volveremos a reunir con familia, con amigos y conocidos  para celebrar el acontecimiento de la Navidad. Sin embargo, aunque Cristo nazca mil veces en Belén, de nada sirve si no nace en nuestro corazón también. La Navidad es un acontecimiento que debe realizarse en cada uno de nosotros. Es necesaria la Navidad del corazón. 

El Cristo nos mostró el camino del corazón o sea el camino del amor y nos legó sus enseñanzas para alcanzar la sabiduría divina para que podamos quitarnos  pesadísimos fardos de nuestros hombros. Mostró a los hombres, que aún tienen en su corazón una chispa de amor hacia la humanidad, un camino seguro para salvarse tal como ya lo hiciera Noé en la época del diluvio. Nos ofrendó el conocimiento exacto del hombre y de Dios, de las cosas del hombre y de las cosas de Dios; el puente tendido en el abismo para que salgamos de él. Ésta es la luz que se les da a los hombres, éste es el maná que nos cae del cielo.

Existe el Cristo histórico, existe el Cristo en sustancia, y existe el Cristo líquido. Son tres modos de expresión del Hijo, el Cristo-Cósmico, que vino al mundo para redimirnos mediante el fuego. La sustancia crística inunda todos los espacios infinitos y está sujeta al sístole y diástole de todos los Soles del infinito. La sustancia crística es el mediador entre el espíritu puro universal, el reino del Padre y el mundo de la materia.

“Dios, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otros tiempos a los padres por los profetas”, hace más de 2.015 años nos habló -y nos habla aún- por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual asimismo hizo el Universo. “Hecho tanto más excelente que los ángeles, cuanto alcanzó por herencia más excelente nombre que ellos”. Cristo es el resplandor de la gloria del Padre, que sustenta todas las cosas con el poder maravilloso de su verbo. 

En el amanecer de la vida, el Espíritu de Dios se movía sobre el haz de las aguas. En esas aguas primordiales de la vida sólo existían los átomos seminales de este Universo. Dentro de esos átomos está el germen de toda vida. El fuego bendito del Logos fecundó esos átomos seminales, para que de allí surgiera este Universo maravilloso, lleno de plantas, hombres y dioses. 

Debemos sentirnos  inmensamente dichosos al poder reunirnos  para celebrar la fiesta cósmica de Navidad. Los pinos de Navidad están llenos de gloria, y los coros de ángeles piden paz a los hombres de buena voluntad. Hoy celebramos el banquete del Cordero Pascual en el ara de Pedro. Hoy nos congratulamos y regocijamos todos en el templo familiar, para celebrar el acontecimiento más grandioso de la historia mundial.

Que la paz, la armonía, la tolerancia, la dicha y la fortuna hagan pleno, hoy y todos los días, el corazón de todos nosotros.

(*) Director C.U.A.M. sede Puerto Cabello

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir