Miami, la capital del "exilio" latinoamericano

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 1 noviembre 2014.- Simone de Souza es una brasileña de clase media-alta que llegó a vivir a Miami hace cinco años junto con su familia.

Huía de la crisis económica de su natal São Paulo y tenía la esperanza de volver si Aécio Neves ganaba las recientes elecciones presidenciales.

Su decepción fue muy grande al ver que la presidenta Dilma Rousseff fue reelegida.

“Somos una colonia grande de brasileños en Miami que estamos cansados de la crisis, de la corrupción y sobre todo de la alianza de Dilma con Venezuela, Cuba, Bolivia. Por ahora Miami seguirá siendo nuestro hogar”, le dijo Simone a EL TIEMPO tras saberse el resultado de las elecciones presidenciales en su país de origen.

El pensamiento de Simone concuerda con muchos otros latinoamericanos que han llegado a Miami huyendo de los gobiernos de izquierda de sus países.

Aunque unos con más motivaciones que otros, tienen algo en común: su animadversión por todo lo que suene a izquierda o socialismo del siglo XXI.

Para Eduardo Gamarra, profesor de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Internacional de la Florida, en Miami se tiende a ver el triunfo de Dilma como una victoria de la izquierda, que consolida el socialismo y la visión antinorteamericana en algunos países de la región y, según él, excepto en Venezuela la realidad es muy distinta.

“En Brasil no hay socialismo del Siglo XXI, poco ha cambiado la política económica de Fernando Henrique Cardoso en los gobiernos de Lula y de Dilma, por eso veo que es un error comparar a Brasil con Venezuela, donde todas las reglas de juego sí cambiaron”, sostiene el catedrático.

Sin embargo, la percepción de Simone es diferente, pues ella sostiene que desde que subió la izquierda al poder en su país, todo se ha venido abajo y teme que allí se termine viviendo en el futuro como en Venezuela.

“El caso venezolano y de Cuba es tan patético y lo vives tan de cerca cuando resides en Miami. Son muchos los amigos de distintas nacionalidades que, cuando nos reunimos, siempre sale a flote el tema político y nuestra animadversión por todo lo que huela a izquierda”, dice esta brasileña de 40 años, que trabaja en una oficina de abogados.

Miami, la beneficiada

Según Gamarra, ha sido Miami la gran favorecida con este flujo de latinoamericanos que han llegado huyendo de las izquierdas de sus países.

“Miami es la afortunada beneficiaria de una colección de desaciertos políticos de EE. UU. en Latinoamérica”, dice el profesor.

“Lo hemos visto con los cubanos, los centroamericanos, los peruanos, los argentinos y los venezolanos. No hay que olvidar la forma en que Estados Unidos trató al presidente Hugo Chávez y su comportamiento ante el golpe que quiso derrocarlo, lo que ayudó a crear un mensaje antiamericano muy fuerte”, añade.

Para Gamarra, Miami es una ciudad pujante, gracias a los inmigrantes latinoamericanos, algo que él mismo ve en la universidad en la que enseña.

Sin embargo, al preguntársele si se podría empezar a hablar de un exilio brasileño en la ciudad, contestó:

“La Universidad Internacional de la Florida es la que más estudiantes hispanos tiene en todo el país y en mi clase de Política Latinoamericana tengo alumnos de todos los países de la región. Es un barómetro muy importante para mí de lo que sucede allí. Si en los próximos semestres veo un aumento considerable en el número de brasileños inscritos, creeré que podría hablarse de un exilio más en Miami”.

Importancia política del exilio

La primera generación del ‘exilio’ más grande en Miami, el cubano, se volcó casi toda hacia las filas republicanas en la década de los sesenta tras el fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos para derrocar al naciente régimen de Fidel Castro en Cuba.

En las más recientes elecciones presidenciales en la historia de Estados Unidos, el voto del electorado latinoamericano nacionalizado ha resultado crucial, pero ese peso se vio más reflejado en la del año 2000, cuando el republicano George W. Bush y el demócrata Albert Gore se disputaron voto a voto el Estado, en la contienda más reñida en la historia del país norteamericano.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir