Monedero eludió su labor exclusiva en la Complutense al cobrar de Venezuela

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, 25 enero 2015.- El número dos de Podemos, Juan Carlos Monedero, solicitó el pasado 18 de diciembre ante la Junta de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid pasar de la dedicación exclusiva, que tiene estipulada actualmente en su contrato como profesor de Ciencias Política, a la dedicación plena. Y lo hizo con unos cuantos años de retraso, porque ha estado cobrando por actividades que nada tienen que ver con sus responsabilidades docentes, pese a que su relación con la Complutense se lo prohibe expresamente.

El Rectorado le podría abrir un expediente informativo para aclarar las irregularidades en las que habría incurrido Monedero. La sombra del escándalo protagonizado no hace mucho por su compañero de filas Íñigo Errejón en la Universidad de Málaga planea ahora sobre el ideólogo de Podemos, cuando aún no se ha cumplido un año desde que el movimiento «anti casta» formalizara su inscripción como partido político.

La solicitud de dedicación plena ha sido cursada ante la Junta de Gobierno, pero la última palabra la tiene ahora el rector de la Complutense, José Carrillo, y su equipo. Las fuentes consultadas por ABC subrayan que si Monedero ha venido incumpliendo la incompatibilidad, el hecho de que ahora quiera renunciar a la dedicación exclusiva no le libraría de un expediente informativo con posteriores consecuencias. Por ejemplo, debería abonar a la Universidad un diez por ciento del dinero recibido por actividades ajenas a la docencia. Así que, por lo pronto, más de 40.000 euros procedentes de lo que se embolsó por su asesoramiento al régimen chavista y aliados.

Actividades remuneradas

El caso parece tan claro, que no debería influir que dentro de tres meses se celebran elecciones y los contrincantes en esta carrera hacia el Rectorado hayan denunciado que Carrillo se ha echado en brazos de Podemos, tal y como informó ABC. Monedero ha elogiado la «buena gestión» de Carrillo. El rector, por su parte, propuso nombrar a Pablo Iglesias profesor honorífico de la UCM «por su éxito electoral» que le llevó a lograr escaño en el Parlamento Europeo.

Pero con independencia de la decisión del rector, lo cierto es que el ideólogo de Podemos, el partido que nació para combatir «la casta» y la corrupción, ha estado realizando en los últimos años actividades remuneradas, que nada tienen que ver con su responsabilidad como docente. Algo absolutamente incompatible. Y no se habla aquí de conferencias que pueda impartir, o artículos que haya publicado en medios de comunicación, relacionados con la Universidad. Esta misma semana se conocía que Juan Carlos Monedero cobró 425.150 euros en 2013 a través de su empresa «Caja de Resistencia Motiva 2», creada expresamente para facturar ese dinero. Al cierre de aquel año, la sociedad no tenía empleados, pero sí esa elevada cantidad como cifra de negocio, de los que 57.000 euros fueron destinados a aprovisionamiento y 2.000 a otros gastos, con un beneficio de 365.442 euros, que quedaban en 295.025 euros después de impuestos, según las cuentas del número dos de Podemos.

Monedero reconoció que había recibido este dinero por prestar asesoramiento para la creación de una moneda única bolivariana, que sería común en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, cuatro países de régimen caudillista. «En los últimos años he estado trabajando con Bolivia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua en un proyecto que tiene que ver con una moneda común para Latinoamérica. A esos países les interesó mi colaboración, porque yo trabajé en el BCE en hacer evaluaciones del impacto de la introducción del euro en España». Es una colaboración que se llevó a cabo durante más de dos años. Juan Carlos Monedero es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense desde 1992.

¿Por qué ahora»

Ante el escándalo, la secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescansa, planteó, en defensa de Monedero, si acaso «es un delito tener una empresa en España; nosotros creemos que no». Pero sí parece escandaloso que un profesor de Universidad con dedicación exclusiva facture dinero por actividades que nada tienen que ver con la docencia, según las normas por las que se rige la Universidad Complutense de Madrid.

Y muy consciente de ello debe ser el propio Monedero, porque tras el escándalo protagonizado por su compañero de filas, Íñigo Errejón, intenta regularizar su situación. Aunque, tarde y parece que mal. Tarde porque desde el mismo momento en que contrae el compromiso de dedicación exclusiva, automáticamente tiene prohihida desempeñar otro trabajo remunerado. No hay plazo alguno. Y mal porque, en principio, la dedicación plena tampoco le permitiría llevar a cabo servicios profesionales como el de asesosar al régimen chavista, con semejante remuneración. Habría que comprobar si por las tertulias o espacios televisivos en los que aparece con cierta asiduidad cobra cantidad alguna.

Sí el considera que era compatible realizar actividades remuneradas con su trabajo como profesor, ¿por qué se apresura ahora a renunciar a la dedicación exclusiva?

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir