Mónica Seles, un talento perdido, llega hoy a sus 45 años (+Video)

Pero, su cuerpo no resistió. La inactividad, el estrés y problemas psicológicos, tras el ataque, y el BED, hicieron que la joven de 20 años aumentara 15 kilos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Monica Seles es una extenista serbia estadounidense que llegó a ocupar el número 1 del ranking WTA, actualmente miembro del Salón de la Fama del Tenis Internacional. En su carrera logró nueve títulos de Grand Slams, ocho de ellos antes de cumplir los 20 años.

Un caso único para el tenis mundial

Monica Seles es un caso único para el tenis mundial, la serbia es casi tan recordada por su tenis agresivo y potente como por el atentado que sufrió cuando tenía apenas 19 años y era la número uno del mundo.

Apenas, Mónica tenía 19 años y había arrasado con siete de los últimos nuevos Grand Slams hasta que el 30 de abril de 1993 todo iba a cambiar.

Seles estaba jugando un cuarto de final contra la búlgara Magdalena Maleeva ante seis mil espectadores en el torneo de Hamburgo. Seles había ganado el primer set por 6-4 y el duelo entraba en la fase decisiva en el 4-3 de la segunda manga a favor de la yugoslava.

La cámara de TV mostraba una placa con números del partido cuando se escuchó el grito de Seles. Günter Parche, un tornero desempleado de la ex Alemania comunista, de 38 años, había corrido hacia la cancha para asestarle en la espalda la punta de un cuchillo de cocina de 23 centímetros.

Una obsesión marcó a la extenista

Monica Seles no volvió a ser la misma tras el ataque/Foto: Archivo

Mónica no volvió a ser la misma después del 30 de abril de 1993. A pesar de que su herida en la espalda cicatrizó en dos semanas, ella se alejó del circuito por dos años.

Pero, su cuerpo no resistió. La inactividad, el estrés y problemas psicológicos, tras el ataque, hicieron que la joven de 20 años aumentara 15 kilos. Además, la muerte de su padre en 1998 de cáncer de próstata, la hundió más: “Me sentía sola, y sólo me dedicaba a comer”. Había contraído un trastorno alimenticio: El BED, similar a  la bulimia, se caracteriza por tener episodios de ansiedad y voracidad con la comida, la diferencia es que tras darse un atracón, la persona no se provoca el vómito, ni acude a laxantes. “Comer de esa manera era mi mecanismo de defensa. Utilizaba la comida para curar mi estrés”, se lamentaba.

Finalmente en 2009, un año después de su retiro, confesó lo que había padecido tiempo atrás en un libro que llamó: “Getting a Grip: On My Body, My Mind, My Self”. En él, detalló que pudo superar aquel trastorno a partir de un momento decisivo.

“Un amigo me había pedido que sea la dama de honor en su boda. Yo quería ser glamorosa. Sólo me quería sentir, ya sabes, una chica hermosa y todas esas cosas. Para ello tuve que recurrir a innumerables ajustes porque mi peso no era el mismo debido a mis atracones. Llegó un punto en que dije: ‘Hay más en la vida que esto. Necesito ayuda’.

Tras esa reflexión acudió a un médico que la atendió y le dio una estricta dieta, ya que el trastorno compulsivo por atracones, no se oficializó como una enfermedad hasta el 2013, cuando se convirtió en el trastorno alimenticio de mayor incidencia en Estados Unidos, por encima de la bulimia y la anorexia.

“Llore mucho, ahora no volvería a mis viejos hábitos”, reconoció Seles, quien viaja por el mundo con su libro bajo el brazo, intentando concienciar y ayudar a las mujeres que están pasando por lo mismo que pasó ella.

Casada con el empresario Tom Golisano, 32 años mayor, Seles forma parte del Salón de la Fama del tenis, recinto sagrado del deporte, en el que entró en 2009, siendo considerada una de las mejores jugadoras de todos los tiempos.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.