Mujer y revolución. una mirada histórica (Segunda parte)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Como decíamos en el cierre de la primera parte de nuestro artículo, dadas las contradicciones de las revoluciones liberales, cuyas grandes conquistas no consideraron de manera igualitaria los derechos para la mujer, se inició un movimiento denominado feminismo. A juicio de Nash y Tavera (1995: 58) “El feminismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por las mujeres para conseguir sus derechos.”

Los primeros movimientos feministas estuvieron dirigidos por mujeres de procedencia burguesa y a pesar de que sus planteamientos eran interclasistas, sus ideas no lograron penetrar ampliamente en los ambientes obreros. Flora Tristán (1803-1844) “una mujer sola contra el mundo” (cf. Sánchez, 1992), hija de un criollo peruano y una francesa, es considerada la gran pionera del feminismo socialista. En su obra Unión Obrera (1977), publicada originalmente en 1843, dedica un capítulo a la situación de las mujeres. En su texto plantea lo siguiente: A vosotros, obreros que sois las víctimas de la desigualdad de hecho y de la injusticia, a vosotros os toca establecer al fin sobre la tierra el reino de la justicia y de la igualdad absoluta entre la mujer y el hombre. Dad un gran ejemplo al mundo (…) y mientras reclamáis la justicia para vosotros, demostrad que sois justos, equitativos; proclamad, vosotros, los hombres fuertes, los hombres de brazos desnudos, que reconocéis a la mujer como a vuestra igual, y que, a este título, le reconocéis un derecho igual a los beneficios de la unión universal de los obreros y obreras. (p. 125).

En el mundo de los hombres, fueron Karl Marx (1818-1883), Friedrich Engels (1820-1895) y August Bebel (1840-1913) los que establecieron las bases del pensamiento socialista sobre la “cuestión de la mujer”. Engels (2004), en su libro “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”, publicado originalmente en 1884, hacía equivalente la dominación de clase con la dominación de la mujer por el hombre. Sin embargo, para él como para Marx, la emancipación de la mujer sólo se haría realidad tras una revolución socialista que liquidara el capitalismo. En consecuencia, la lucha de las mujeres debía subordinarse, o como mucho ir unida, a la lucha de clases, ya que, de hecho, no había diferencia alguna de objetivos. Para Marx y Engels, la igualdad política entre los sexos era una condición necesaria para la plena emancipación de la sociedad. Además, los fundadores del socialismo científico entendían que la base fundamental de la emancipación femenina era su independencia económica frente al hombre. Sin embargo, tal como planteaba Bebel (1980:117) “no se crea que todos los socialistas sean emancipadores de la mujer; los hay para quienes la mujer emancipada es tan antipática como el socialismo para los capitalistas”. A pesar de que los socialistas utópicos fueron los primeros en abordar el tema de la mujer, existen numerosos testimonios del dilema que se les presentaba a las mujeres socialistas. Aunque suscribían la tesis de que la emancipación de las mujeres era imposible en el capitalismo -explotación laboral, desempleo crónico, doble jornada, etc.- eran conscientes de que para sus camaradas y para la dirección del partido la “cuestión femenina” no era precisamente prioritaria. Más bien se la consideraba una mera cuestión de superestructura, que se solucionaría automáticamente con la socialización de los medios de producción, y, en el peor de los casos, “una desviación peligrosa hacia el feminismo”. Esto no impidió que las mujeres socialistas se organizaran dentro de sus propios partidos; se reunieran para discutir sus problemas específicos y crearan, a pesar de que la ley les prohibía afiliarse a partidos, organizaciones femeninas. 

En nuestra tercera y última parte de este trabajo estaremos recreando, entre otros aspectos, el  liderazgo de Clara Zetkin (1857-1933), considerada la fundadora del movimiento socialista femenino, y el silenciado papel de Francisco de Miranda (1750-1816) en esto de la mujer y revolución.

 

Twitter: @dalia_correa

Blog: http://daliacorreaguia.blogspot.com

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir