¿Sabía usted que el músico Aldemaro Romero fue el primer locutor infantil venezolano?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Vicente Gramcko
Vicente Gramcko

FARANDULAZO

Notitarde.- Carabobo tiene múltiples historias dignas de ser conocidas. En ellas, personajes de gran valía son sus protagonistas. Una de estas es la que vamos a referir en nuestra columna de hoy, en torno a quien fue el primer locutor infantil venezolano: El músico Aldemaro Romero.

EL MÚSICO ALDEMARO

Aldemaro Romero nació en Valencia el 12 de marzo de 1928. Vivió en el cruce de la actual avenida Cedeño con la avenida Anzoátegui, en pleno centro de la capital carabobeña, exactamente donde se encuentra hoy el parque “Carlos Sanda”. Su muerte se produjo en Caracas, 15 de septiembre de 2007, por causas naturales.

Fue un músico precoz, ya que aprendió a tocar el piano desde muy pequeño. Recibió las primeras lecciones de su padre, el músico Rafael Romero, quien fue director de la Banda de Valencia, una vez retirado Sebastián Díaz Peña (compositor del Himno de Carabobo); y, posteriormente, de la Banda de Yaracuy.

Se cuenta que compuso su primera canción teniendo tan solo once años de edad. Fue en 1939, cuando don Rafael Romero captó una melodía que el niño tarareaba, le dio forma y la escribió en papel pentagramado, para utilizarla como parte del repertorio de la Banda de Yaracuy.

Aunque su padre lo inscribió en una escuela técnica, siendo ya adolescente,  Aldemaro decidió tocar en clubes caraqueños, donde se codeó con músicos de trayectoria, que fueron influyendo en su personalidad musical. Este destacado artista valenciano aprendió de manera autodidacta y recibiendo clases de grandes profesionales, como Luis Alfonso Larrain y el compositor Moisés Moleiro.

En poco tiempo, Larrain – quien era el director de orquesta más reconocido en Caracas – le confió una triple responsabilidad: ser pianista, arreglista y subdirector de su banda. Con estas funciones, se vio involucrado en la vida musical venezolana, al competir con las agrupaciones más populares del momento, entre ellas la Billo´s Caracas Boy´s. De ahí, salió para dirigir la orquesta de Rafa Galindo y Víctor Pérez, los dos cantantes de Billo, quienes se separaron del dominicano Luis María Frómeta para tener su propia organización.

De allí en adelante, su historia es sumamente conocida. Viajó a Nueva York para grabar con la RCA sus famosos discos “Dinner in Caracas”, de donde se proyectó para partir a México, Puerto Rico, Colombia, Perú, Brasil, Argentina, España, Francia, Grecia, Suiza, Suecia, Italia, Rusia, Egipto y Japón. En la década del setenta, compuso su ritmo Onda Nueva y dirigió los festivales que impulsaron el nuevo estilo.

Durante sus últimos años, se dedicó a la música culta, creando y dirigiendo la Orquesta Filarmónica de Caracas; y escribiendo piezas para el área clásica. Ganó festivales internacionales y recibió numerosas distinciones, fuera y dentro del país.

EL LOCUTOR INFANTIL

Esta faceta, bastante desconocida, se vivió en Valencia. Trascurría la segunda mitad de la década del treinta del siglo XX, cuando el niño Aldemaro y su hermana Rosalía (también menor de edad) solían asistir a La Voz de Carabobo, para cantar en el programa “La Hora Infantil”, que animaba y dirigía el locutor Miguel Eduardo Vásquez Romero.

Este animador, que era primo de Aldemaro, tuvo una extensa actividad radial, pues después de hacer una larga temporada en La Voz de Carabobo, la primera emisora radial del interior del país, fue locutor fundador de Radio Maracay; y, posteriormente, le tocó ser fundador de Radio “810”.

Se dice que el niño Aldemaro comenzó a hablar durante una de las transmisiones, lo que sirvió para demostrar sus dotes de animador, a pesar de su corta edad. Por ser, precisamente, “La Hora Infantil”, se le permitió moderar parte del espacio, con lo que se convirtió en el primer locutor infantil venezolano.

Wikipedia –al reseñar la hazaña – señala que Aldemaro hasta hacía cuñas publicitarias. Seguramente, le sirvió mucho esta experiencia en los ochenta a la hora de hacer sus programas de radio y televisión, junto a Graterolacho.

De Aldemaro, se recuerda también su célebre columna “Farándula carabobeña”, que escribía para este rotativo y que aparecía los días domingos.

HASTA AQUÍ POR HOY. Cualquier comentario pueden escribirlo al correo [email protected].

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.