No puede haber más elecciones donde un candidato compita contra todo el Estado

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En el mes de abril, la Asamblea Nacional instaló el Comité de Postulaciones para designar tres rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), cuyos períodos están vencidos. En este proceso se espera que se designen los reemplazos de la presidenta actual, Tibisay Lucena, de Vicente Díaz y Sandra Oblitas.

A la fecha, este comité ha realizado varias reuniones, en las cuales siguen ausentes los diputados de la oposición que participarán en ella. Para conocer sobre el  futuro de esta designación, así como la posibilidad de que el CNE se prepare para una Constituyente y para decidir si es constitucional o no pedir la renuncia al presidente Nicolás Maduro, Notitarde conversó telefónicamente con el rector Vicente Díaz, quien comentó a las periodistas Mariela Vázquez y Leidy Briceño su posición al respecto, para este Desayuno en la Redacción.

-¿Cómo cree usted que se definirán las tres vacantes?

– Bueno yo esperaría que se cumpliera con la Constitución y con la ley, eso lo quiere cualquier persona apegada a la democracia y creyente de la institucionalidad de este país. Allí está plenamente establecido que eso es una potestad y competencia exclusiva de la Asamblea Nacional. El Parlamento debe hacerlo de acuerdo con lo establecido en la ley y es reunir dos tercios de los votos que se necesitan para designar a estas autoridades. El problema de fondo allí es que ninguna fracción política tiene ese número de votos (110), entonces tienen que hacer lo que aparentemente es un pecado en este país,  que es parlamentar y discutir hasta llegar a un acuerdo. Ojalá fuera por unanimidad; si eso se da, el país puede estar muy tranquilo de esas designaciones porque se logró una terna de alta calificación en la cual todo el mundo confía por su independencia. Ahora, si no es por unanimidad tampoco es pecado, el problema sería que no se lograra y entonces se cree una situación contraria a la ley.

-¿Cómo ve usted que estas tres vacantes del CNE la designe el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sabiendo que ya hay un precedente, el de la elección de Jorge Rodríguez?

– Eso sería lamentable porque el TSJ que no tiene ni arte ni parte en esto, no tiene entre sus competencias y facultades que se aboque a esto, simplemente para cubrir lo que sí es su facultad, cubrir una omisión legislativa. Eso significa que los diputados de la AN fueron incapaces de cumplir con su responsabilidad, pues fueron incapaces de entender que este país no le pertenece a nadie, a ninguna fracción política.

-¿Qué opina de la sentencia del TSJ que señala que ustedes deben permanecer en su cargo hasta que  se designen nuevas autoridades?
– Esa sentencia debió haber salido hace más de un año. Nosotros hemos permanecido en nuestras funciones porque no hay quién nos remplace. No tenemos suplentes y no podemos dejar de ocupar nuestros cargos porque dejaríamos en estado de indefensión a los ciudadanos que tienen derechos políticos activos. Por ejemplo, aquí se hacen elecciones sindicales y gremiales constantemente; aquí se lleva el Registro Civil. Estos cargos no se pueden quedar sin ocupantes. Exista o no exista sentencia de TSJ, eso es una realidad.

-¿No era necesaria esa acción?

– No, para nada, es que de hecho, si esa sentencia hubiera sido necesaria para que eso fuese una realidad quiere decir que este año que hemos actuado como rectores (teniendo el período vencido), lo hemos hecho ilegalmente. Eso  significaría que las elecciones regionales no pudieron haberse hecho. La sentencia  del TSJ primero llega tarde y segundo, si existe no ocurre nada.

-¿Qué precedente deja la acción contra los ex alcaldes Enzo Scarano, de San Diego; y Daniel Ceballos, de San Cristóbal?

– Eso es grave porque se sustituye lo que establece la Constitución y la ley. Si un ciudadano de a pie piensa que un alcalde o gobernador no está haciendo una buena gestión debe esperar por lo menos la mitad del período. Tú no puedes evaluar una gestión en días, semanas, sino que tienes que esperar que haya un tiempo para que una persona que asuma un cargo pueda desarrollar su programa de gobierno. Entonces,  a estas personas que acaban de asumir un cargo, pues apenas tenían semanas, llegó el TSJ y les dijo que no estaban cumpliendo con su gestión, le tiró un amparo, les da un chance para cumplir con su gestión y ocho días después les dice que no cumplieron y las destituyen. Eso es un precedente dramático terrible, la cosa más antidemocrática que pueda haber y cercena el derecho a los ciudadanos a elegir y revocar. Ahora son unos cuantos magistrados que se abrogan el derecho de decidir si alguien está cumpliendo o no su gestión. Es una espada de Damocles sobre la cabeza de cualquier funcionario de elección popular, incluyendo el Presidente de la República.

-¿Esto no es un atentado contra la confianza y el voto?

– Bueno el CNE cumplió con su deber, hizo las elecciones y los proclamó. El problema es el TSJ, y quien tiene que preocuparse por esto es el Estado venezolano en su conjunto, porque el problema es que se afecta la calidad de la democracia venezolana y eso redunda en un alejamiento de la gente de la institucionalidad.

– Usted dice que no es anticonstitucional pedir la renuncia del presidente Maduro, pero la máxima autoridad de la AN, Diosdado Cabello, dice que sí. ¿Cuáles son sus argumentos?

– Es un derecho de cada ciudadano opinar y pedir lo que le dé la gana sin que eso tenga consecuencias. No hay ley que lo prohíba. ¿Cuál es el pecado de eso? ¿Cuál es la violación a la Constitución? Eso es parte del control social que deben hacer los ciudadanos por el poder. Ahora, no es vinculante.  Ése es un derecho, ahora que el Presidente le haga caso o el funcionario, es otra cosa. A mí, el fallecido presidente Hugo Chávez me pidió la renuncia en cadena nacional dos veces, ése era su derecho y el mío es decirle que yo decido con mi gestión. Pero jamás asumí eso como un intento de golpe de Estado del Ejecutivo al Poder Electoral. Hay que tener mucho cuidado con las sensibilidades sobre este punto, porque esto puede derivar en un Gobierno autoritario, en el cual no se puede criticar el poder.
– ¿Qué opinión le merece la solicitud de algunos factores de la oposición de solicitar una constituyente?

– Los mecanismos para sustituir cualquier Gobierno por la vía constitucional son los que están en la Constitución, donde se establece o el vencimiento del período o el referendo revocatorio. No hay ninguna otra posibilidad. Ahora, si quienes están promoviendo esa idea, asumen que el modelo de la organización de la sociedad venezolana en lo político que está en la Constitución está agotado y se requiere una modificación a fondo, entonces en ese caso tienen derecho de pedirla. Ahora, que lo pidan no quiere decir que eso se tenga que activar, ellos introducen una solicitud que se considerará y se someterá a los procedimientos encaminados a viabilizarla, eso significa que tiene que cumplir con una recolección de firmas, de acuerdo a unos procedimientos que el CNE establecería y luego un referendo para determinar si efectivamente la mayor parte de los venezolanos está de acuerdo con activar ese proceso, luego vendría otra elección para elegir a los constituyentistas y finalmente otro para determinar si lo hecho por ellos se corresponde con el deseo de la mayoría de los venezolanos. 

-¿Está el CNE preparado para una constituyente?

– El CNE está preparado para cualquier contingencia, precisamente, una de las cosas que ha logrado en este tiempo es desarrollar y adecuar sus procedimientos logísticos y técnicos de manera que estén listos para cualquier contingencia.

-Ante el temor de los ciudadanos de que al recolectar firmas para activar la constituyente surja otra lista Tascón ¿Qué opina usted?

-Esa lista mal llamada Tascón fue una persecución política sin precedente. Sin embargo, yo creo que este país ha venido superando eso al punto que por ejemplo los sectores de la oposición convocaron a unas  primarias abiertas donde participaban todos los venezolanos que quisieran, en la cual ellos seleccionaron a un candidato, quien fue Henrique Capriles Radonski. Creo que ése es un tema que probablemente esté superado, sin negar que hay mucha gente que depende de la administración pública y tal vez tenga temor, y espero que no sea así. Lo que sí es importante es que más nunca se repita.

-Es cierto lo que han dicho voceros del Psuv, que de llamarse a una constituyente o referendo revocatorio, cuando correspondan, las personas deberán tomarse una foto ¿Eso está en alguna norma?

– Lo que diga la gente del Psuv, de Primero Justicia (PJ) o de Acción Democrática (AD) sobre lo que debe hacer el CNE, eso es simplemente su opinión. El organismo establecerá en su momento los parámetros con que se va a recabar la información que se requiera, debe haber es un registro de las personas,  pues hay que evitar que se suplanten identidades.
 
-¿En el CNE, no existe ninguna normativa entonces?

– No, no hay. En Venezuela lo que se ha realizado es una constituyente en el año 99 y lo que hay es la experiencia y los antecedentes de esa convocatoria. 

-¿Qué balance tiene de las últimas contiendas electorales en cuanto a las normas?

– El marco normativo venezolano en lo electoral tiene que ser revisado a profundidad y también la interpretación que se le hace dentro de la autoridad electoral a la propia norma. No puede seguir habiendo elecciones en las cuales un candidato compite contra el Estado completo. Ésa es una profunda debilidad, yo he dicho que son antidemocráticas por eso. La carta del ex ministro (Jorge) Giordani es reveladora porque dice lo que todo el país sabe y que yo he denunciado reiteradamente, que es el Estado completo el que  compite.

-A esa desigualdad el único que le puede poner un 'parao' es el CNE, ¿existe disposición para evitar que se usen los recursos del Estado en las campañas electorales?

– Allí tenemos una diferencia porque no es solo el CNE el llamado a evitar esto, aquí estamos hablando también de la actuación de la Contraloría General de la República, que es la responsable por velar por la buena administración de los recursos públicos, el TSJ que tiene que velar el cumplimiento de la Constitución y por supuesto la autoridad electoral que no escapa de esto, pues somos los primeros responsables, pero no los únicos. 

-Usted solicitó que al fallecido presidente Hugo Chávez le abrieran 18 expedientes por violar la normativa ¿En la última campaña del jefe de Estado, solicitó alguna investigación?

– No, yo solicité investigación contra actuaciones que tuvo el comando de campaña del presidente Maduro y también de Capriles.

-¿Al final hay algún resultado?

– No, ninguno. Yo denuncié por ejemplo que el presidente Maduro  había tomado una acción de institucionalizar el ventajismo porque estableció que el día que Chávez hace su última alocución, el 8 de diciembre y lo designa a él como su sucesor, ese mismo día un año después fue declarado por decreto Día de la Lealtad a Chávez. Aquí  no puede haber lealtad a ninguna persona, aquí la lealtad es la nación.

-Usted ha dicho que el proceso del CNE es uno de los mejores, pero han surgido críticas luego de las elecciones en Colombia donde es manual y fueron más rápidos para dar los resultados ¿Eso se puede optimizar?

-Las personas que dicen eso simplemente no saben lo que están diciendo, no conocen los sistemas electorales. En Colombia dan resultados, no lo oficial, allí agarran los resultados de las mesas y telefónicamente una persona llama al organismo central para informar lo que tienen de manera informal. El CNE podría hacer eso y publicar en tiempo real en la web, como van los resultados que van llegando, pero se ha decidido no hacerlo porque el sistema de nosotros es tan rápido y damos resultados oficiales, además aquí hay un ambiente tan polarizado que esto es altamente peligroso.

-¿Este año, que no es electoral, se han puesto al día con algunos temas pendientes?

– En los procesos electorales que hemos tenido hemos podido captar buena parte de las huellas que faltaban y estamos en el proceso de depuración. Además, estamos trabajando en el proceso de actualización del registro electoral, se está en el proceso de avance de la digitalización de todo el Registro Civil de Venezuela.

-¿Qué más le faltaría al CNE para ponerse al día?

– El CNE siempre está en un proceso de actualización en todo, inclusive revisando la reestructuración que se hizo de la institución hace dos años y medio, estamos evaluándola para ver si se ha adaptado a lo propuesto.

-¿Para este año van ayudar en las elecciones de delegados del  Psuv?

– Al igual que los partidos de oposición nos han pedido que les demos apoyo en su proceso interno. Ése es un mandato que nos da la Constitución y lo hacemos con gusto, porque creemos que mientras más democrático sean los partidos y más consultas internas hagan, salen fortalecidos el partido y la nación.

Ventana

"No tengo aspiraciones políticas"

A partir del 27 de abril de 2006, para el sociólogo Vicente Díaz comenzó su nueva etapa como rector principal del Consejo Nacional Electoral (CNE). 

Este compromiso con el país fue por siete años según lo estable la Constitución, sin embargo, por desacuerdos en la Asamblea Nacional, el período se le ha extendido un año y cuarenta y cuatro días.

"Unas buenas vacaciones" es lo primero que se le viene a la mente al preguntarle cuáles son sus planes al salir de Poder Electoral, después de haber participado en la organización de por lo menos 14 procesos electorales a nivel nacional, sin incluir los comicios sindicales.

También le gustaría recuperar su peso, ya que la responsabilidad le hizo aumentar la talla. "Espero bajar unos kilos de más, porque uno come muy mal en el CNE", se ríe.

Lo que dejó muy claro es que no tiene aspiraciones políticas de ningún tipo.

 "Jamás verán a Vicente Díaz compitiendo por un cargo de elección popular de ninguna naturaleza, porque no es mi vocación".

Reconoce que es un hombre de naturaleza política, "porque si no, no estuviera metido en este zaperoco y pienso seguir actuando políticamente, pero en mi calidad de consultor, asesor y  opinador, no haciendo gestión pública". Díaz no descarta la posibilidad de ser asesor político, aunque no está seguro si algún dirigente solicite su servicio, lo que sí resaltó es que cualquier actividad que desarrolle, será para contribuir con el país.

El Rector comentó que durante su paso por el Poder Electoral aprendió mucho sobre la materia y sobre todo a valorar a los funcionarios que día tras día dan lo mejor por la institución.

"Cuando entré al CNE me imaginaba que eran un poco de personas que estaban con una opción política y solamente trabajaban para eso. Me encontré con una enorme cantidad de funcionarios del CNE que están abocados a este país, con una mística tremenda,  que están dispuestos a sacrificar su tiempo y familia por cumplir con sus responsabilidades por eso los respeto y los admiro". No se puede ocultar que cada quien tiene sus preferencias políticas, pero Díaz agregó que construyó una relación con sus colegas rectoras y rectores de mucha cordialidad y respeto. También se vivió "polémica y mucha intensidad, pero siempre manteniendo por encima una comprensión cabal de todos nosotros".

Otros que ganaron su respeto y admiración fueron los dirigentes políticos, porque "son personas que tienen una capacidad enorme de sacrificio, quienes están sometidos a críticas rigurosas de personas que ni siquiera salen de sus casas". Para Díaz hay muchas cosas que no se lograron cambiar en el transcurso de estos siete años y que quedan pendientes para la nueva directiva. Para él lo más importante es lograr un ecosistema electoral y acabar de manera definitiva con el profundo desequilibrado que existe; "para lograr que la ruta electoral esté despejada de cualquier incertidumbre, ya que es la única forma de llevar en paz a un país". Para finalizar, el rector también opinó sobre el Mundial de Fútbol. "Mi corazón está con todos los latinoamericanos, Alemania tiene todos los méritos para ser mundial, pero yo prefiero a Brasil y a Colombia".

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir