Espacio Publicitario

Cultura

domingo, 24 de septiembre de 2017

El maestro celebra 40 años de vida artística

Obras de Estopiñan: Un tributo perenne a la feminidad

(Junny Sánchez/Jennifer Infante. /)

Obras de Estopiñan: Un tributo perenne a la feminidad

Silmari rivas rubin

El maestro Adolfo Estopiñan nos abrió las puertas de su  estudio, del lugar sublime de su inspiración, donde lo acompaña Maite Villalobos, su esposa desde hace 20 años y fiel asistente, donde ambos crean y guardan sus glorias, sueños, anhelos y proyectos.  

Ya son cuarenta años de vida artística los que suma Estopiñan, sus esculturas de gran formato, con mucho volumen, lisas y brillantes son un perenne tributo a la femineidad. Su obra más reciente incorporada al patrimonio de la cuidad de Valencia, en la avenida Andrés Eloy Blanco, sector La Viña, es “Equilibrio”, en resina poliéster y de verde esperanza, representa la armonía entre el cuerpo y el espíritu. 

 

Esta obra fue nombrada Patrimonio Cultural y es del escultor Adolfo Estopiñan Hernández  Periodista Silmari Rivas

 

Estopiñan tiene prevista una exposición individual para celebrar sus cuatro decenios de labor artística. En su taller esculpía a Giuseppe Verdi, a  Miranda, a unos personajes del béisbol nacional y hasta a unos “guarimberos”,  para luego proceder con la técnica de vaciado. En bronce trabaja muy poco ahora por lo costoso que resulta este metal. 

También le daba el acabado final a “Fusión en conflicto”, con un poco más de tres metros de altura, compuesta por dos cuerpos (hombre y mujer), opuestos pero juntos. 

 

Obras de Estopiñan Tributo perenne a la feminidad

 

-La mayoría de sus obras tiene que ver con la femineidad

-Sí, casi todo lo trabajo con la mujer. Bueno, gracias a Dios tuve una madre bella, querida, que me llenó de buenos consejos. Sí, era muy religiosa y hacedora, creadora de cosas, tocaba guitara y tocaba bandolina, violín y piano (…) Ella se llamaba Josefina Hernández de Estopiñán.

 

Una de sus primeras esculturas y también una de las más reconocidas es “Alma mater”, que está en el Rectorado de la Universidad de Carabobo (UC), luego de presentarla y obtener  una clasificación con esta pieza de tres metros en el Salón Arturo Michelena de 1983. Antes, en 1980, ya la había tallado en madera.

 

Obras de Estopiñan Tributo perenne a la feminidad

 

Sus anhelos

Varias piezas de su autoría se hallan exhibidas en otros sectores de la ciudad, como  “Éxtasis”, en el concesionario de vehículos de la avenida Cuatricentenario; y  “La Caribeña”, en la avenida Carabobo de La Viña, frente el centro clínico; no obstante, como valenciano, anhela que una de sus esculturas forme parte de la colección del Museo al Aire Libre Andrés Pérez Mujica de El Viñedo.  

Asimismo, fue invitado a formar parte de Naguanagua Ciudad Museo, para lo cual presentó una obra homenaje a la danza, pero no se ha concreto su incorporación a este programa cultural. Es que, Estopiñan es un convencido de que “el arte hay que sacarlo a la calle”, porque -sostiene- a la gente común le cuesta mucho abrir la puerta de una galería.

 De allí que, para él fue “una experiencia increíble” exponer varias esculturas suyas en algunas estaciones del Metro de Valencia. 

Teatro y fotografìa

Estopiñan arrancó su carrera con el teatro y luego impartió clases de este género, trabajó la Fundación de Audiofonología Carabobo, con la que montó una obra de mimo con 10 niños sordo-mudos; también hizo fotografía. Estudió artes en Londres, donde creó el grupo “Tercer Mundo”, junto a un amigo que vivía en Caracas y se presentaban en las plazas, colegios y otros espacios de esa ciudad; antes pasó por la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena, aquí en Valencia.  “Allá me llevaron las ganas de salir y conocer el mundo, me fui primero por Suramérica y después decidí ver cómo estaba el arte por Europa, por allá por los años 69-70”. 

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo