Los ocho bailarines cubanos desertores actuarán en Miami

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 10 junio 2014.- Una cosa es hablar en abstracto de que Estados Unidos es la tierra de las oportunidades y otra la vertiginosa realidad que se impone: los ocho bailarines cubanos que desertaron de las filas del Ballet Nacional de Cuba [BNC] durante una gira por Puerto Rico el pasado fin de semana, bailarán el próximo domingo día 15 en una gala que ya estaba programada previamente en un teatro de la ciudad de Miami con el Cuban Classical Ballet of Miami [CCBM], compañía que dirige el también cubano Pedro Pablo Peña y que tradicionalmente ha acogido a los artistas cubanos que han dado el salto a la libertad; se trata de un homenaje a los Ballets Rusos de Diaghilev que la compañía pone en escena por segunda vez con estrenos novedosos. Ya hoy algunos de los bailarines tomaron su clase diaria de ballet en la sede del CCBM y se integrarán en esas obras de repertorio.

“Esa tradición de ayuda se mantiene y lo seguiremos haciendo mientras Cuba no sea realmente libre y mientras los bailarines escapen por los medios que sean”, ha declarado hoy telefónicamente a este diario Pedro Pablo Peña, que no ha dudado en recibirlos en la casa del ballet hispano de Miami, una institución instalada en la parte antigua de esa ciudad del Estado de La Florida y que tiene por sede principal uno de los pocos edificios neoclásicos importantes de la zona, al que llaman La Casa Blanca del Ballet por su línea y columnata, de estilo georgiano y parecida, a menor escala, a la de Washington. Es allí donde mañana miércoles tendrá lugar una rueda de prensa conjunta de los bailarines que ya han llegado a Miami y de la dirección de la compañía. Del total de ocho artistas, siete están ya en Florida y una en Puerto Rico.

Los ocho miembros del Ballet Nacional de Cuba [BNC] abandonaron la gira que la compañía titular cubana está realizando en Puerto Rico antes de la última actuación en Santurce, acogiéndose al asilo político que pueden obtener inmediatamente los ciudadanos cubanos al pisar suelo norteamericano por la llamada Ley de Ajuste Cubano. El BNC estaba realizando su última función en esa isla del Caribe, acompañados de su directora Alicia Alonso (se representaba una coreografía suya dentro de la obra La Magia de la Danza), cuando los organizadores del viaje verificaron la falta de hasta ocho integrantes jóvenes de la plantilla, algunos de cuyos nombres han trascendido: Mónica Gómez, Ignacio Galíndez, Jorge Oscar Sánchez y Rayseel Cruz, que han sido los primeros en llegar a La Florida. Una fuente de la disidencia cubana de Miami elevaba a 11 las deserciones, extremo aún no confirmado a día de hoy y que el propio Peña dejaba en el aire y argumentaba que es una decisión privada el momento de salir a la luz.

Están ya en Miami los bailarines Ariel Soto, Yaima Méndez y Lisette Santander. Aún está en San Juan de Puerto Rico pendiente de viajar a La Florida la bailarina Ginet Fernández.

Esta fuga masiva es la más numerosa en años, y recuerda la de los 10 bailarines de París en 1966, cuando una decena de artistas del ballet cubano se quedó en Francia mientras la compañía bailaba Giselle con Alonso al frente. El pasado 7 de junio coincidiendo con la jornada de fuga, moría en Berlín el coreógrafo Ricardo Núñez (La Habana, 1945), uno de los últimos supervivientes de aquella gesta de 1966, una noticia que en su momento le dio la vuelta al mundo y que diezmó seriamente la plantilla habanera, al encontrarse entre ellos primeros bailarines y figuras destacadas, alertando sobre las medidas represivas del régimen de Castro y la instauración de las UMAP, verdaderos campos de trabajos forzados.

El promedio de edad de los bailarines que han desertado en Puerto Rico ronda los 24 años, y algunos de ellos, era la primera vez que lograban salir de Cuba. Rayseel Cruz es el que primero que hizo declaraciones en Puerto Rico y después en Miami, ha expresado con contundencia que de lo único que se arrepentía es de no haber tomado antes esa trascendental decisión. Al parecer, entre estos artistas se encuentran algunos de los redactores de la carta que en 2013 y de manera anónima hicieron llegar a Alicia Alonso con quejas por la larga gira que habían hecho por España, donde se vertían acusaciones de nepotismo, abuso de poder y otras irregularidades y discriminaciones dentro de la compañía cubana.

Al llegar a Puerto Rico, los responsables de la gira retiraron los pasaportes a todos los artistas cubanos, algo que según otras fuentes consultadas, está expresamente prohibido por el Ministerio de Cultura cubano en acuerdo a las nuevas leyes de inmigración que están en vigor en la isla. Los bailarines, para recuperar sus documentos de viaje, recurrieron al ardid de pedirlos para cobrar unas supuestas transferencias hechas por familiares desde Miami para comprar vituallas que llevar a Cuba, algo que sí es habitual. Una vez recuperaron los pasaportes, los ocho bailarines abandonaron la gira y se presentaron ante las autoridades puertorriqueñas, ya asesorados por organizaciones cubanas del exilio que estaban al tanto de la deserción y que los han ayudado a llegar a Miami.

La lista de artistas de ballet cubanos que han abandonado la isla desde los 10 de 1966 abarca más de un centenar, entre ellos importantes figuras de su tiempo como Jorge Esquivel (partenaire de Alicia Alonso), y las primeras bailarinas Rosario Suárez, Hayna Gutiérrez y Dagmar Moradillo, entre otros.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir