Ocuparse de la vida real (2381298)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Según la FAO, la inflación venezolana en alimentos durante 2014 sextuplicó el promedio latinoamericano y caribeño, quintuplicó la de Brasil, Colombia o México, cuadruplicó la de Bolivia. Bolivia es hermano del ALBA, Brasil y Colombia compañeros de UNASUR. No sé, podríamos aprovechar una de esas reuniones para preguntarles cómo hacen. Porque, mire, la canasta alimentaria llegó en febrero a Bs.F 19.858,07, que son tres salarios mínimos y medio. 8,3% más que en enero y 122,1% más que hace un año. Que es mucho, como quiera que saquemos la cuenta.

El año pasado se vino abajo la producción de café, papa y girasol, éste último materia prima del aceite que suscita búsquedas y colas en los mercados,  es que hay aceite me dijeron cuando pregunté por qué el gentío frente a un comercio en estos días. Y en lo que va de año ha caído la producción de arroz en cuarenta por ciento. Si producimos menos hay escasez, si hay escasez los precios suben. Es una lógica implacable y no hay vigilancia funcionarial, vecinal o partidista que la pare. Y menos discurso. No se conoce de semillas que hayan prendido, ni plantas que hayan crecido con discursos. Ni siquiera en los cultivos organopónicos aquellos de Parque Central. ¿Se acuerdan? Y, de paso, ¿Qué se hicieron? Tampoco hay noticia de precio que baje a punta de retórica.

Lo que no se produce, se importa. Y este gobierno estimuló las importaciones cercando y enervando la producción nacional y manteniendo un tipo de cambio artificial. Ahora las divisas escasean. Se gastó mucho y se debe mucho, y por lo que se anuncia, se deberá más. El Presidente de Fedecámaras advierte del  cierre técnico de muchas empresas por culpa de la falta de insumos, materias primas o repuestos de maquinaria debido a las divisas inaccesibles. Ayer me contó el dueño de una pequeña fábrica de productos de limpieza que tiene meses parado porque no consigue nada, lo angustian sus trabajadores, y su familia. El cambio en el SIMADI anda en Bs.F 190,50 por dólar. Los trabajadores de Fetraharina avisan que los inventarios dan para tres semanas más. Y bueno, para muestra un cachito de jamón, desayuno popular en las panaderías de la gente que trabaja en las ciudades y típica merienda en la lonchera de los niños. Su precio ha subido 70% desde diciembre.

Todo eso significa gente sufriendo y, por este camino, serán más los que sufrirán más.

Oí las cadenas, ¿Quién no? Obama, la soberanía, la rodilla en tierra, los ejercicios militares, Fidel, la recolección de firmas. Pero, Señor Presidente, la vida real está muy grave, ¿por qué no se ocupa de eso?

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir