Entérate del oscuro trueque de guachicones en Valencia (Fotos)

Detrás del negocio de los zapatos viejos se oculta un triste comercio entre desvalidos ciudadanos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Guachicones notitarde
Zapatos viejos constituyen un comercio en auge en Valencia.

Notitarde.- El trueque de guachicones o destartalados zapatos se ha convertido en un oscuro negocio en la Valencia de los tiempos de crisis.

La recesión provocó la proliferación de zapaterías ambulantes en diversas calles de la capital carabobeña. Detrás de estos improvisados comercios se oculta un timo encubierto, opinan algunos compradores.

Hasta las desgastadas suelas de zapatos para reencauchar otros viejos calzados tienen un precio. En la avenida Bolívar Sur se estableció una especie de feria. Allí los vendedores ofrecen desde los más inmundos botines hasta tacones de alta gama.

Guachicones notitarde
Hasta la suela de los calzados viejos la venden para reencauchar otros guachicones. Foto: Robert Mogollón/Notitarde

Con la inminente llegada de la época escolar los zapatos infantiles adquirieron una especial demanda. Por ello los vendedores aceptan trueques por comida. Un par de zapatos juveniles pueden ser adquiridos a cambio de un kilo de caraotas.

Las madres suelen quejarse porque sostienen que detrás del trueque se oculta una estafa, pues el kilo de granos se cotiza en el mercado en diez millones de bolívares. “Esos zapatos viejos no cuestan eso”, expresan a regañadientes.

Sin embargo, los manteleros replican que un par de zapatos “baratones” se cotizan en cualquier zapatería en 80 millones de bolívares.

En otros negocios la rebaja es ostensible si la transacción se concreta con dinero en efectivo. Algunos calzados pueden llegar a costar un millón de bolívares. Ningún organismo regula el comercio informal de trastos y desperdicios.

Guachicones notitarde
La aproximación de la época escolar lleva a los padres a un atolladero. Foto: Robert Mogollón/Notitarde

Guachicones y tacones

En un negocio ofrecen tacones de damas en excelentes condiciones. Las prendas no son robadas, dice en vendedor y aclara que pertenecieron a mujeres que migraron del país huyéndole a la debacle. “Son made in El Trigal”, aclara.

Los urgidos compradores sucumben a las ofertas. Les incomoda sobrevivir en una ciudad donde la falta de transporte les obliga a marchar a pie y bajo la lluvia. Tal vez por ello las botas plásticas tienen una particular demanda.

Un humilde padre llegó a su pequeña hija para que se midiera unas chancletas usadas. La niña con disgusto aceptó medirse las viejas sandalias, algo más grandes que su piececito.

Guachicones notitarde
La falta de transporte colectivo puso a los valencianos a caminar. Foto: Robert Mogollón/Notitarde

Recuerdan que hace algunos años los viejos zapatos decoraban los cables de las barriadas valencianas. Ahora los descuelgan y los resucitan.

A cada instante arriban los cansados caminantes con la mirada perdida. Observan y marchan con sus ajados zapatos, copia de los usados por los judíos errantes que huían del holocausto.

Lee también: Cuaimo quemó viva su exnovia en Naguanagua porque lo rebotaron

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir