Otan cree que debería haber habido "más presencia" en Libia tras su operación

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Riga/Bruselas, 18 febrero 2015.- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró hoy que debería haberse mantenido en Libia "más presencia de la comunidad internacional" tras la operación militar en 2011 liderada por la OTAN y bajo mandato de la ONU que contribuyó a la caída del régimen de Muamar al Gadafi. 

"Hay que recordar que la operación de la OTAN en Libia fue una operación con un mandato claro de Naciones Unidas. Se trataba de proteger a los civiles contra los ataques del régimen de Gadafi, y nosotros hicimos eso", dijo Stoltenberg ante la prensa en Riga, donde participa en la reunión de los ministros de Defensa de la UE. 

Para Stoltenberg, "el desafío" en Libia "ha estado en lo que pasó después" de la intervención de las fuerzas de la Alianza Atlántica. 

"Debería haber habido más seguimiento, más presencia de la comunidad internacional", indicó en respuesta a la pregunta de si consideraba un "error" la intervención aliada ante la crisis política y de seguridad que atraviesa actualmente el país del norte de África. 

Según el político noruego, "eso no es sólo responsabilidad de la OTAN, hay muchas organizaciones internacionales diferentes". 

"Creo que todos vemos ahora que debería haber habido más presencia después de las operaciones militares de 2011", agregó el dirigente aliado. 
Stoltenberg subrayó que la situación en Libia "es muy grave" y dejó claro que la OTAN "apoya los esfuerzos de Naciones Unidas "para 

tratar de lograr una solución pacífica a los enfrentamientos que se están desarrollando". 

La revuelta contra Gadafi arrancó en las regiones del este a finales de enero de 2011, con una serie de protestas sociales inspiradas en los alzamientos que tenían lugar en esa época en Túnez y Egipto. 

A mediados de marzo de ese año y en plenos combates entre el Ejército regular y los rebeldes, Francia y Estados Unidos decidieron apoyar a los rebeldes, quienes con la intervención posterior de la OTAN, desequilibrarían la balanza y sentenciarían seis meses después el destino de Gadafi, ejecutado a manos de los alzados. 
Actualmente el enviado especial de la ONU para Libia, el español Bernardino León, conduce las negociaciones entre las diferentes facciones libias para tratar de formar un gobierno de unidad y poner fin al conflicto que vive el país, sumido en el caos y la violencia. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir