El país que queremos

Un tema actual

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Miguel Antonio Parra Giménez régimen
Columnista, Miguel Antonio Parra Giménez

En los corrillos políticos se habla insistentemente de la posibilidad de un cambio de fecha para la elección presidencial habida cuenta de que al régimen le interesa buscar su legitimación frente a la real oposición venezolana, que en estos momentos por lo demás se encuentra bien fraccionada ante este tema.

La vocación de los partidos es la de acudir a los procesos electorales, presentar su oferta y constituirse en la alternativa frente al gobierno de turno. En la actualidad venezolana la dificultad que presentan los partidos que consideran la posibilidad de participar en el proceso convocado, es que no cuentan con el apoyo de la mayoría del electorado opositor, quien está en franca rebeldía a participar en las condiciones establecidas por el CNE en comunión con el régimen. La tesis que impera si bien no la califican de abstencionista, sin duda no es la mas conveniente para el gobierno, en la búsqueda de su legitimación.

El tiempo es el factor mas importante con el que juega el gobierno, incluso mas aun que las condiciones, es por ello que adelantan el proceso y presionan a la oposición. Ahora bien, los factores institucionales del país se han impuesto frente a los partidos en la generación de la matriz adversa a la participación electoral, la cual es ya dominante en la opinión pública, el problema yace entonces en la propuesta de lo que se debe hacer a partir del día 23 de abril, (en el caso de que no se cambie la fecha hasta ahora fijada), ya que la reelección no producirá cambio alguno en el gobierno y menos en la situación política, económica y social, la cual más bien tendera a agravarse.

Los días posteriores a la elección son cruciales para el devenir opositor e igual será también para el gobierno quien pasará a una franca dictadura e instaurará finalmente un régimen totalitario. Lo mas probable es que el madurismo acentué su hegemonía, lo que conllevara a agudizar más la crisis, la realidad socioeconómica le dará un impulso mayor al éxodo de las familias de las clases mas bajas que ya no aguantan la pela ni siquiera con las remesas que reciben de sus familiares que trabajan en el exterior. Como ya se ha reportado, las fronteras del país se encuentran reforzadas por la presencia militar de los países vecinos, quienes, previendo un éxodo masivo de venezolanos, tienen entre otras cosas que establecer un cordón sanitario y controlar el ingreso o migración a sus países. Esto creara crisis también en la frontera.

El gobierno mas temprano que tarde se vera en un grave conflicto social, no tiene manera de controlar la hiperinflación y la recesión económica porque ya desde hace tiempo le llego el principio de incompetencia y no tomaran bajo ninguna circunstancia las medidas correctivas que deben de ser tomadas para sanear una economía saqueada por la corrupción. Quien crea que el gobierno se sostendrá por siempre, creo que esta equivocado. La historia ya se ha encargado de demostrarlo con ejemplos propios y ajenos. Lo que se debe de tener claro es que la economía no perdona.

Deserción global

La crisis económica está afectando al trabajo formal, muchos empleados de la administración pública están dejando sus empleos porque ya no hay manera de subsistir con los sueldos que recibe, ni siquiera que le proporcionen las cajas clap directamente en sus puestos de trabajo. En las fuerzas armadas y en las universidades se está también observando el retiro de las plazas, con la solicitud de la baja, y en las universidades la deserción estudiantil, los permisos no remunerados y la renuncia a los cargos, son ya una constante.

@miguelparrag

 

Lee también: Perfil del cronista municipal

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.