Paisaje cacaotero de la región costera (II) (2191223)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La descripción hecha del puerto de Borburata es la más completa conocida (aún estamos en el año 1720): “Este puerto es muy bueno —diría la relación— y sus aguas tan mansas que a la banda del Este, donde es el carenero, y donde los navíos llegan hasta tierra, parece que es una laguna por la quietud de la mar; la banda del Oeste de la playa es un bajo impracticable, este es muy hondo y se estrecha a medio canal por dos puntas que se adelantan. Enfrente de él, casi media entrada, hay una isleta del mismo nombre distante de tierra, a 250 pasos”.

La gran producción cacaotera (un millón de árboles entre Patenemo y Urama), y la circunstancia de que la mayor parte del fruto era vendido al contrabandista holandés, hicieron ver la necesidad de crear una compañía mercantil y fundar un sitio de apoyo para proteger el comercio. La amplia concentración demográfica propicia el surgimiento de poblados que a partir del año 1733 serán a su vez la base poblacional de Puerto Cabello. La ciudad tiene así su origen económico en el cacao, que alguna vez le dio al paisaje el color predominante de su oro moreno.

Las letras que nos han permitido hilvanar el pasado fueron escritas por don Pedro José de Olavarriaga, quien durante dieciocho meses (1720) recorrió la región costanera de la Provincia, contabilizando haciendas en producción, dejando un inventario de más de un millón de cacaoteros.

La realizada descripción geográfica-económica será fundamento para establecer pocos años después (1728) la Real Compañía Guipuzcoana, bajo cuya égida nacerá Puerto Cabello. De todo acompañará al autor, mapas y planos elaborados por el ingeniero de origen suizo al servicio de España, don Juan Amador Courten. El inventario y la descripción de Olavarriaga serán fundamentales para el estudio de la economía colonial venezolana.

En el tiempo que hemos historiado, la zona de “la costa abajo”, como se denominaba desde la punta de Patanemo hasta Las Tucacas, pertenecía a la jurisdicción de la ciudad de Valencia del Rey, que abarcaba también a Cuyagua, Cata, Ocumare, Turiamo, y toda la región hasta el río Sanchón, límite jurisdiccional con la ciudad de Nirgua.

Como una curiosa circunstancia, Olavarriaga al referirse a la actual Yapascua señalaba: “El valle es grande e inhabitado, sólo algunos negros cimarrones suelen vivir en él”; dejando así constancia escrita de un cumbe, palenque o cimarronera, que junto al existente en las montañas de Sanchón, certificaban la lucha de los esclavos por su libertad, y convertían a la región porteña en un foco de rebeldía.

Otros aspectos dignos de ser señalados son el origen de Punta Brava, “que tiene 3 o 4 peñasco chiquitos a los cuales batiendo la mar ocasionan el nombre que tiene esta punta”; y Playa de Muertos, nombre hoy desaparecido, que estuvo ubicada entre Punta Brava y la entrada del puerto, en la parte occidental del lugar donde se construiría el castillo San Felipe.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir