Podemos arranca la campaña electoral con una demostración de fuerza

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Madrid, 30 enero 2015.- Pablo Iglesias y Podemos, heredero del movimiento de los indignados, regresan el sábado a la Puerta del Sol de Madrid, donde hace casi cuatro años nació la protesta ciudadana contra la clase política que ha gestionado con la tijera la crisis económica en España y en la que anidó la corrupción. 

Podemos aspira a emular a Syriza y, con la victoria del griego Alexis Tsipras aún caliente, liderará en Madrid una manifestación que se prevé multitudinaria y que oficializará el arranque de una campaña electoral que durará casi un año. 
Personas de toda España -ha movilizado hacia Madrid más de 260 autobuses- iniciarán en la conocida Plaza de Cibeles la marcha hacia el kilómetro cero del país. El objetivo: una demostración de fuerza al inicio de un 2015 con profusión de citas electorales. 
En un año de vida, cumplido este mes, Podemos se sitúa en las encuestas en los puestos de cabeza, con opciones de superar al Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y al Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez en los comicios generales previstos para noviembre o diciembre, la gran meta de Pablo Iglesias. 
Antes hay elecciones adelantadas en Andalucía (22 de marzo), municipales en toda España y autonómicas en la mayoría de las regiones (24 de mayo), así como comicios anticipados en Cataluña (27 de septiembre). 
La manifestación del sábado carece de precedentes: no es una protesta contra una decisión gubernamental ni tiene reivindicación concreta. 
El partido la ha bautizado "Marcha del Cambio" y, como antaño se hacía en el arranque de las campañas electorales, dos de sus líderes protagonizaron el jueves por la tarde en un barrio obrero de Madrid una pegada de carteles para promocionarla. Iglesias y la cúpula de Podemos estarán tras la pancarta de cabecera. 
"Lo que toca ahora es una movilización para decir que en 2015 habrá un gobierno de la gente, que habrá cosas que van a poder cambiar", ha dicho Iglesias. "La Marcha del Cambio no es una marcha de Podemos, sino de todas las personas que queremos recuperar la dignidad y ayudar al cambio en nuestro país". 
Como Syriza, Podemos recibe el apoyo de ciudadanos hastiados por las políticas de austeridad frente a la crisis e indignados por los escándalos de corrupción en los dos grandes partidos -"la casta"-. 
Sus simpatizantes salen sobre todo de las filas del PSOE y de las de Izquierda Unida (IU), la tercera fuerza parlamentaria, en la que se inserta el Partido Comunista (PCE). 
La formación de Iglesias levanta la voz contra la canciller Angela Merkel y la Troika, pero desde su irrupción en el tablero político con 1,2 millones de votos y cinco eurodiputados en mayo, en los comicios europeos, ha suavizado un discurso tachado de populista y radical por los críticos. Dejó atrás las propuestas económicas que más miedo daban a la clase empresarial y a los defensores del sistema y se acercó a la socialdemocracia económica. 
El impago de la deuda mutó a reestructuración, desaparecieron la renta universal, la legalización de la ocupación de viviendas y la jubilación a los 60 años. "No es lo mismo hacer un programa para unas elecciones europeas (…) que hacer un programa de gobierno para gobernar", ha dicho Iglesias. 
El profesor universitario de Ciencia Política, que en octubre cumplió 36 años, tiene un control casi absoluto del partido. 
Líder oficioso desde el inicio, su liderazgo fue incontestable en la votación en la que las bases lo eligieron en noviembre secretario general. Sus propuestas organizativas y estratégicas se adoptaron por abrumadora mayoría y sus candidatos se impusieron en la mayoría de las grandes ciudades en la elección de las ejecutivas municipales. 
Iglesias y Podemos se han convertido en la peor pesadilla del PP y del PSOE, que intentan contrarrestar la amenaza acusándolos de populistas y de querer convertir a España en una Venezuela en Europa. Hasta ahora, nada ha hecho mella en las encuestas. 
Pero estos días está en el ojo del huracán su número tres, el también profesor Juan Carlos Monedero. Tanto la Agencia Tributaria como la Universidad Complutense, de la que es profesor, investigan posibles irregularidades en el cobro de más de 425.000 euros por asesorías a Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. 
Medios españoles han expresado la sospecha de que ese dinero haya sido en realidad una línea de financiación al partido.     

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir