Poderes del Estado principales responsables de la censura (2246516)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Caracas, octubre 6 (Felipe Gonz?lez Roa).- Un estudio elaborado por la organizaci?n no gubernamental Instituto Prensa y Sociedad (Ipys Venezuela) revel? que los periodistas perciben a los poderes del Estado como los principales responsable de la censura (78%) a las informaciones que se difunden a trav?s de los medios de comunicaci?n.

La investigaci?n se bas? sobre encuestas realizadas a 225 periodistas que laboran en medios privados, comunitarios, estatales e independientes, ubicados en los estados Anzo?tegui, Aragua, Barinas, Bol?var, Carabobo, Falc?n, Lara, M?rida, Monagas, Portuguesa, T?chira, Zulia y en el Area Metropolitana de Caracas.

Los resultados del trabajo arrojaron que el 34% de los consultados percibe en el Ejecutivo (nacional, regional y local) una actuaci?n directa en materia de censura, mientras que el 17% se?ala al Poder Judicial, el 14% al Legislativo, el 7% al Ciudadano, y el 6% al Electoral.

Seg?n el estudio, la censura no proviene solo de las autoridades estatales, sino tambi?n de sectores privados, como grupos econ?micos (16%), pol?ticos (8%), delincuencia organizada (6%), agrupaciones sociales independientes (3%) y organizaciones de la sociedad civil (1%).

Ipys Venezuela resalt? que, adem?s de las ?rdenes expresas que afectan la labor de los periodistas y de los medios de comunicaci?n, tambi?n se generan acciones indirectas con intenciones de censura.

El 42% de los encuestados se?al? que se han ejercido presiones oficiales para modificar una informaci?n; el 15% report? que han ocurrido impedimentos en la emisi?n informativa;el 6% indic? que se han recogido ediciones generalmente en medios impresos;y 2% apunt? que se han llegado a cerrar medios en los que laboraban algunos de los consultados.

Censura interna

M?s all? de factores externos, la organizaci?n no gubernamental tambi?n detect? que a veces el medio de comunicaci?n, entendido como empresa, se ha comportado como censor. A esta conclusi?n se llega cuando el 29% de los entrevistados consider? que se han inhibido de desarrollar un contenido period?stico porque de todas maneras la empresa comunicacional para la que laboran no lo iba a difundir.

“Este factor de desest?mulo ante la inminente censura -que incluso hace a los periodistas declinar en una informaci?n de inter?s p?blico- predomina por encima de la posibilidad de exponer su integridad f?sica, del temor de afectar a un tercero por cualquier incidente que se pueda producir a partir de una publicaci?n, o de las amenazas que constituyen las normativas que regulan el ejercicio period?stico y los medios de comunicaci?n social en el pa?s”, se?al? el estudio.

Seg?n la investigaci?n, el 43% de los periodistas reconoci? haber recibido lineamientos que proh?ben la cobertura de algunos asuntos p?blicos sobre temas concretos; y 39% dijo haber recibido ?rdenes expresas de variar la redacci?n para cambiar connotaciones que podr?an causar molestias o generar otras repercusiones. “M?s all? de respetar los est?ndares ling??sticos y ?ticos, estas imposiciones pueden representar cambios de significaciones, que podr?an llegar a suavizar o modificar conceptos que son compartidos por la sociedad, con la finalidad de no incomodar a las fuerzas de poder”, advirti? la organizaci?n no gubernamental.

Ipys Venezuela recalc? que el 35% de los encuestados admiti? que tiene prohibido expresamente publicar informaci?n sobre un hecho noticioso y se le ha negado la posibilidad de cubrir un tema en particular, mientras que el 34% coment? que no pueden nombrar a una fuente determinada en una nota que vaya a ser publicada. El 17% manifest? que, luego de incidentes de este tipo, fueron cambiados de fuente de informaci?n.

“Este panorama permite inferir que las intenciones de censura tienden a naturalizarse al punto que se han manifestado por otras presiones indirectas, como el hecho de conminar a los periodistas a revelar sus fuentes de informaci?n. Esto, de alguna manera, sucede ante temas que son sensibles para la colectividad y que distintos actores de poder prefieren mantener ocultos. La finalidad de estas acciones coercitivas es hacer creer que el periodista podr?a incurrir en un delito por ejercer la libertad de informar, aun cuando esta concepci?n no tenga ning?n fundamento y vaya en contra de los est?ndares internacionales de protecci?n de la libertad de expresi?n”, se?al? la agrupaci?n.

La organizaci?n no gubernamental detall? que las medidas de presi?n para revelar las fuentes period?sticas han sido tomadas por distintos actores estatales y no estatales, entre los que est?n los Cuerpos de seguridad del Estado (12%), el partido pol?tico oficial (10%) y los ministerios (8%), principalmente. Refiri? que en esta categor?a tambi?n entran las empresas de los medios de comunicaci?n (8%).

Autocensura

El estudio enfatiz? que estas presiones y medidas coercitivas establecen un escenario propicio para la autocensura, en el que los periodistas y trabajadores de los medios ceden ante ?rdenes e intimidaciones.

El 24% de los encuestados reconoci? que se autocensura para proteger una fuente; 24% para evitar exponerse a una demanda; 19% conflictos con autoridades; 17% por problemas con manifestantes violentos; y 16% por actos relacionados con la seguridad.

“En una sociedad democr?tica el fen?meno de la autocensura debe significar un s?ntoma que hay que atender, debido a que es un indicador de excesivos controles y permanentes ?rdenes de silencio”, alert? Ipys Venezuela.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir