Policía tras la pista de autores del mayor asalto en la historia de Chile

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Santiago de Chile, 12 de agosto de 2014.- La Policía chilena se afanaba hoy en encontrar pistas que permitan dar con los delincuentes que huyeron con unos 6.000 millones de pesos (10,5 millones de dólares) tras asaltar un camión de valores en la zona de carga del aeropuerto internacional de Santiago.

Aunque en un comienzo se habló de un botín de entre 4.000 y 6.000 millones de pesos (entre 7 y 10,5 millones de dólares), fuentes de Carabineros (Policía militarizada) confirmaron esta última cifra a la edición electrónica del diario La Tercera.

El análisis de las imágenes captadas por las cámaras de la terminal aérea, los testimonios de los guardias y empleados que fueron intimidados por los asaltantes y el análisis de los dos vehículos en que escaparon, aunque uno de ellos fue aparentemente incendiado, forman parte de las pesquisas.

Así lo señaló a los periodistas el fiscal a cargo de la investigación, Luis Pablo Cortés, quien señaló que cuando tenga unos informes que pidió a la Policía y a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), tendrá clara "la dinámica exacta" del asalto.

También se revisan los protocolos de seguridad, tanto del aeropuerto como de la empresa afectada, precisó.

Adelantó, en todo caso, que por la forma en que se desarrolló el atraco se puede deducir que los antisociales manejaban información respecto del recinto y de la millonaria carga de dinero, que debía ser embarcada en un avión rumbo al norte de Chile.

La acción "denota un grado de planificación que inevitablemente hace pensar en el manejo de información previa", señaló el fiscal.

Según precisó una fuente de la investigación, al menos uno de los ocho delincuentes que participaron en el asalto tenía un detallado conocimiento del recinto, lo que les permitió burlar la seguridad y llegar prácticamente a la losa de aparcamiento de los aviones.

El atraco se produjo a las 05.50 hora local (09.50 GMT), algunos minutos después de la llegada al recinto de un camión de la empresa Brink's con la carga de dinero, cuyos encargados, por el reglamento del aeropuerto, no podían portar armas en el interior del recinto.

Algunos asaltantes llegaron caracterizados como trabajadores del aeropuerto, con identificaciones falsas, antes de la llegada del camión y cuando entraron los demás, todos se pusieron gorros pasamontañas y esgrimieron armas de fuego, incluido un fusil de asalto, según los testigos.

Según las fuentes, se investiga también la posible connivencia entre los asaltantes y algún guardia de Brinks o empleado del aeropuerto para facilitar a los primeros credenciales falsificadas que les posibilitaron la entrada.

En ese contexto, el fiscal dijo que la Policía realiza un empadronamiento de todas las personas que estaban en el área en el momento del asalto y de los empleados del aeropuerto que tienen acceso al sector.

Tras consumar el robo, los atracadores huyeron en una furgoneta por la autopista Santiago-Valparaíso, donde fue encontrada abandonada más tarde, y en un automóvil que siguió por un camino vecinal, donde posteriormente fue encontrado totalmente quemado.

Se investiga, en todo caso, que el automóvil incendiado sea una simple coincidencia o si se trató de una distracción montada por los asaltantes para desviar la atención de la Policía.

En ambos casos, los delincuentes sembraron la ruta de "miguelitos" (pinchos) y alquitrán líquido para dificultar la persecución.

El atraco recuerda otro ocurrido en el mismo lugar el 8 de abril de 2006, cuando seis delincuentes atracaron un camión, también de la empresa Brink's, y robaron 857 millones de pesos (unos dos millones de dólares al cambio de la época) y 100.000 dólares en billetes

No obstante, según recordó hoy radio Bío Bío, la Policía de Investigaciones (PDI) logró esa vez detener a todos los implicados, que actualmente cumplen diversas penas de prisión como autores del que entonces fue llamado "el robo del siglo" por la prensa.

Mientras la noticia del asalto copaba la preocupación de los medios, pasó casi inadvertida una información de radio Bío Bío, que dio cuenta de la honradez de un hombre que recogió una bolsa que cayó de un camión de valores en la ciudad de Rancagua y la entregó enseguida a la Policía.

El hombre, que no quiso ni dar su nombre, estaba con su hija en el momento en que al virar el camión una esquina, se abrió una de sus puertas y la bolsa, que contenía 200 millones de pesos (unos 350.000 dólares), cayó sobre el pavimento. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir