¿Por qué es importante comer lechuga?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 4 abril 2014.- En Venezuela, las lechugas más conocidas y consumidas son la romana, la americana y la criolla. 

La lechuga despliega sus virtudes en mil y una ensaladas. También puede emplearse como ingrediente de sándwich, hamburguesas o como acompañante en diversos platos. Además su riqueza en agua, vitaminas y antioxidantes la convierte en una aliada importante para la salud, por tanto en una acompañante vital dentro de cualquier menú. 

Una historia perdida 

El origen de la lechuga no está muy claro. Se afirma que procede de la India, mientras que otros la sitúan en las regiones templadas de Eurasia y América del Norte.

Se estima que su cultivo comenzó hace 2.500 años. Era un vegetal ya conocido por persas, griegos y romanos. Estos últimos tenían la costumbre de consumirla antes de acostarse después de una cena abundante, para así poder conciliar mejor el sueño. En la Edad Media su consumo comenzó a descender, pero volvió a adquirir importancia durante el Renacimiento.

Este vegetal es un género de fanerógamas perteneciente a la familia Asteraceae, que abarca más de 100 especies aceptadas, de las casi 580 descritas y 20.000 variedades, de las que muy pocas se cultivan.

En Venezuela, las más conocidas y consumidas son la romana, la americana y la criolla. La primera, presenta hojas robustas, alargadas y de color verde oscuro, que no forman un verdadero cogollo. La segunda es redonda, de textura suave y flexible, forma un cogollo apretado de hojas, parecido al repollo; y por último, la criolla, de hojas colocadas en roseta, sueltas y dispersas. 

Rica en nutrientes

Acompañar al menos una comida al día de una ensalada de hojas de lechuga es una excelente costumbre, ya que se trata de un vegetal ligero, (17 calorías por cada 100 g) que ofrece múltiples nutrientes esenciales para la salud.

Aporta abundante ácido fólico, clave para la mujer embarazada,100 g de ella pueden llegar a cubrir  18% de las necesidades diarias, pero conviene saber que esta vitamina se concentra en las hojas más verdes, que a menudo se desechan. El mínimo aporte de sodio, sumado a una buena dosis de potasio y su nula cantidad de grasas hace a la lechuga recomendable en la hipertensión y problemas cardiovasculares en general.

Aunque en pequeñas dosis, la lechuga se puede tener en cuenta como fuente de la antioxidante vitamina E, importante en la reproducción y el sistema inmunitario.

Además, constituye una gran fuente de fibra, sobre todo insoluble, como la celulosa, por lo que resulta útil contra el estreñimiento y para la prevención del cáncer de colon. 

Selección y almacenamiento

– Independientemente del tipo, las lechugas se deben adquirir tomando en consideración que sus hojas se encuentren firmes y libres de manchas oscuras o viscosas. 

– Por lo general la lechuga romana se puede mantener en la nevera de cinco a siete días; mientras que la criolla y la americana se deben refrigerar un máximo de tres días. Todos los tipos de lechuga deben guardarse lejos de frutas que emanen gas etileno, tales como manzanas, cambures y peras, porque sus hojas se marchitarán muy rápidamente.

– El uso de metal en la lechuga produce una reacción química que le otorga a sus hojas un color marrón. Por eso es mejor trocearla con los dedos o con un cuchillo de plástico. Evite almacenarla en recipientes de metal.

– Guarde la lechuga a una temperatura constante. No la congele. No amontone otros vegetales y frutas encima de ella, ya que las hojas magulladas se estropean más rápidamente. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir