¿Por qué los niños franceses no engordan?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 10 de junio 2014.-  ¿Por qué los niños franceses no engordan? Veamos la razón y conozcamos una buena idea para aplicarla a modo preventivo.

Mientras en muchos países del mundo los niveles de obesidad infantil aumentan de forma preocupante, Francia es uno de los países en los que las cifras se mantienen estables desde hace aproximadamente 10 años.

Desconocimiento en materia de nutrición

Increíblemente los franceses no se enteran mucho respecto al concepto nutrición y por lo mismo, no la llevan a la práctica; para que te des una idea, casi la mitad de la población no tenía información respecto a la cantidad de grasa que posee la leche entera, en comparación al 10% de estadounidenses que si lo sabían.

Encuestas en relación a los alimentos que consumen los niños franceses, realizadas por el psicólogo Paul Rozin de la Universidad de Pennsylvania y el sociólogo francés Claude Fischler, arrojaron resultados muy significativos, por ejemplo:

 

Los franceses ante una imagen de tarta de chocolate de forma inmediata la asocian con el festejo y el placer, sin embargo los estadounidenses lo hacen con la sensación de culpa y la palabra calorías. Respuestas similares han obtenido con diferentes alimentos propuestos.

Por otra parte se sabe que los franceses comen dos veces más que los estadounidenses y además no se privan de comer carnes y lácteos en gran cantidad, pero en contrapartida no tienen problemas de peso y padecen de menos enfermedades cardiovasculares

¿Cómo hacen los niños franceses para no engordar?

Es la pregunta del millón, y a la que los expertos han dado varias respuestas, entre ellas:

Consumen porciones más pequeñas de alimentos.

Ingieren menos los bocadillos.

 

Los niños franceses no comen entre comidas.

Tienen un alto hábito de fumar.

Beben vino tinto.

Dedican una hora más por día en comer.

Pasan dos horas menos sentados mirando televisión o con la video-consola.

Los niños consumen igual comida que los adultos.

 

En los centros escolares, los menús están financiados por el gobierno, se basan en gran cantidad de verduras y frutas frescas, como ensaladas de rábanos, zanahorias, endivias, mucho pescado y queso azul; los alimentos son asados o a la parrilla.

Existe una normativa del Ministerio de Educación de Francia, en la que se prohíbe proporcionar alimentos fritos más de una vez al mes. Durante la comida solo se bebe agua ofrecen quesos o yogures.

La salsa de tomate se ofrece como mucho una vez por semana.
Solo se sirve una pieza de pan por niño.

No existen máquinas expendedoras en los centros escolares.

Los padres de los niños franceses los animan a que prueben nuevos alimentos.

Los niños franceses no engordan porque entre otras cosas comen 3 veces al día y una merienda planificada; evitan los bocadillos los cuales al ser anunciados en publicidades llevan una advertencia tal y como se tratara de un paquete de tabaco.

 

Esto no quiere decir que los niños franceses no disfruten de placeres dulces, sino que lo hacen con moderación, no lo toman como una privación debido a que son educados de esa forma; así una vez a la semana reciben un típico dulce (cuando es época de cerezas) como el “Cherry Clafoutis" o bien una ración de mousse de chocolate.

En resumen, los franceses dicen que los niños deben aprender a comer tal como lo hacen a leer o adquirir otro tipo de habilidades.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir