Prefiero ser feliz que tener la razón

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Sandro Manuel De Quintal,  docente de muchos años  de esta extensión y crítico de primera categoría, me dijo en estos días, como señal de término de una de las interminables discusiones que promueve:  "mire, jefe, yo he llegado a la conclusión de que prefiero ser feliz que tener la razón y con eso me ha ido muy bien", y con esa sola frase, logró callarme; a mí, que doy casi cualquier cosa por una buena discusión. 
La frase, lapidaria ella, me afectó; sin embargo, en ese momento, no sabía cuán profundamente lo había sido. Tanto es así que, en el carro, cuando mi esposa me fue a buscar, a final de la jornada, a Puente de Bárbula, le comenté chistosamente acerca de  "las cosas de Manuel". 
En aquel momento ella me miró y nada contestó. Sin embargo, el fin de semana siguiente, en una salida de la autopista, manejando yo -bajo un soberbio palo de agua- y dirigiendo el tránsito ella, me dice: "no te metas por ahí que está lleno de huecos". Por supuesto, le dije que yo sabía lo que hacía y comienzo la discusión. Ella se calla y yo claro está seguí por donde decía, caí en cantidades de huecos, todos los demás carros nos pasaron y salpicaron de agua y barro y casi acabo con el veintiúnico carrito que tengo. ¿Qué más me quedaba?, quedarme callado para pasar la rabieta mientras ella se sonreía sin decir nada.
Dejé pasar la cosa y, al llegar al edificio, como ella seguía, como cosa rara, sin decir nada, le dije, hasta en manera de reclamo: "¡caramba, debes estar satisfecha!, y ¿no me vas a decir nada?, porque tú tenías razón". Me miró, sonreída todavía, y me contestó: "te voy a decir como Manuel, he decidido que de ahora en adelante prefiero ser feliz que tener la razón y fin de discusión".
Y a partir de allí, todos estos días -lamentablemente después de los vericuetos de la logística del último acto de grado- ante las agrias circunstancias que de gratis me gano en la dinámica del día a día, surge frente a mí la lapidaria frase de Manuel y, entonces, me pregunto: verdaderamente, ¿quiero tener la razón o ser feliz? Y la respuesta más votada ha sido: ¡QUIERO SER FELIZ!, la razón la dejamos para otro día y… ¡GRACIAS A DIOS Y A MANUEL! 
(*) Director C.U.A.M. sede Puerto Cabello.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir