Prevención es la clave para evitar contraer Chikungunya y dengue (2235908)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, septiembre 17.- Un fuerte dolor en los huesos, fiebre por encima de los 39° y erupciones en la piel son síntomas que alertan que algo en el cuerpo no anda bien. El dolor es tan agudo que la persona termina encorvada, sin poder mantenerse en pie. La sintomatología indica que lo que padece es Chikungunya.

El virus, que llega a confundirse con dengue, está afectando a buena parte de la población venezolana que teme ser picada por el mosquito “Aedes aegypti”, mejor conocido como “patas blancas”, puesto que el tratamiento, que es acetaminofén, como muchos otros productos, no se consigue.

El infectólogo Pedro Escalona, médico internista y profesor de la Universidad de Carabobo, asegura que pese a lo agudo de los dolores y del malestar tan severo que genera en el paciente, el Chikungunya es menos peligroso que el dengue y menciona que el índice de mortalidad es más bajo, pues va del 0,4 al 0,9 por ciento; mientras que el dengue va del 1 al 5 por ciento si se trata de casos hemorrágicos. “La prevención es la clave para no pasar por este mal rato”, dice.

Sin embargo, es importante saber que existen personas que son consideradas “de riesgo” si contraen el virus, y se trata de niños menores de un 1 año, mujeres embarazadas que se encuentren en el tercer trimestre y personas mayores a 65 años que padezcan alguna patología como diabetes, hipertensión arterial, problemas cardíacos, renales o de los pulmones, puesto que esta condición facilitaría un colapso en el organismo a propósito de la enfermedad.

Sobre el tratamiento el doctor informa que se basa en la toma de acetaminofén, hidratación y reposo absoluto; sin embargo, cumplir con las indicaciones al pie de la letra ha sido una tarea cuesta arriba para los carabobeños, puesto que la escasez de ese medicamento llegó a un importante número de farmacias.

Muchos han optado por los remedios caseros como el agua de coco y la sopa de patas de gallina, productos que también han desaparecido del mercado o que por el contrario han alcanzado precios exorbitantes, como es el caso del agua de coco que ha llegado a costar hasta 180 bolívares el litro.

Pero según asevera el especialista, estas “medicinas” que -recuerda- forman parte del folklore nacional no tienen ningún tipo de acción terapéutica en el paciente, puesto que ni el agua de coco sube las plaquetas, ni la sopa incrementa las defensas. “Es lo mismo tomarse un litro de agua pura”, sostiene.

Sobre la enfermedad

El virus del Chikungunya, a pesar de ser nuevo en este ambiente, data de 1952 cuando apareció por primera vez en Tanzania, donde afectó a su población y desde entonces ha estado expandiéndose en otras naciones.

En 2013 llegó a la isla de San Martín, una colonia francesa, y en febrero de 2014 apareció en las Américas. Comenzó a afectar a la población de la República Dominicana, donde se contagiaron las primeras personas que trajeron la enfermedad a Venezuela a principios de este año. Actualmente ya tenemos casos autóctonos de la enfermedad y contamos con nuestro propio vector que es el mosquito “patas blancas”, mismo transmisor del dengue.

El doctor Escalona detalla que el ciclo del contagio inicia cuando la hembra del mosquito pica a la persona infectada, hace el ciclo en su cuerpo, que dura entre 4 y 8 días, para luego infectar a la persona sana a través de su picada.

Al picar deja el virus en la sangre, la enfermedad pasa a los glóbulos blancos y de allí se propaga por la sangre del individuo y es cuando comienzan a aparecer los síntomas.

El doctor aprovechó la oportunidad para dejar muy claro que no se transmite de persona a persona, ni se contagia a través de otros entes como el agua o el aire.

La importancia de la prevención

Teniendo claro que el virus solo puede ser contraído por la picada del “patas blancas”, serán la prevención y el cuidado que se tengan en casa las piezas clave para evitar padecerlo.

El infectólogo insiste en lo importante que es no tener envases llenos de agua destapados propiciando así la reproducción del mosquito.

“Suena trillado, pero es muy importante que las personas entiendan que el mosquito se puede reproducir hasta en el agua que cayó en una chapa. Las comunidades tienen que tener más consciencia para evitar los criaderos”.

Pero el trabajo no es solo de los ciudadanos -resalta-, puesto que las instituciones gubernamentales deben fumigar y abatizar, en especial en aquellas comunidades de riesgo que tengan canales y caños cerca, donde los brotes de mosquitos son considerablemente más altos que en otras zonas.

Diagnósticos sintomatológicos por falta de pruebas

No contar con las pruebas en los laboratorios privados para confirmar casos positivos de Chikungunya ha obligado a los médicos a hacer diagnósticos sintomatológicos, por lo tanto, se dice que el caso es sospechoso por los síntomas que presenta el paciente.

Y es que según indica Pedro Escalona, la prueba “Elisa”, que determina el IGMen la sangre, solo se realiza en el Instituto Nacional de Higiene, que luego de recibir tantos casos se “sobrecargó”, mientras que la prueba PCR (reacción de cadena de la polimerasa), que es la que detecta el virus en la sangre, tampoco se hace en laboratorios nuestros, porque en el país no hay los kits para realizarla.

“Teniendo las pruebas podríamos saber estadísticamente cuántos casos existen de verdad. Estamos en una etapa de estudios clínicos y de una encuesta epidemiológica que se hace y se envía a Insalud; sin embargo, la situación solo permite elaborar una estadística de casos confirmados clínicamente sospechosos”.

Para el especialista, si el Gobierno enviara las pruebas a cada estado, la confirmación podría regionalizarse y así se podría elaborar una estadística más certera que permitiera al Ejecutivo tomar los correctivos necesarios para atacar el virus, puesto que enviar las muestras a Caracas para que desde allá se hagan los estudios retrasa todo el proceso.

“En Carabobo mandamos las muestras a Insalud y ellos dicen cuántos son positivos y cuántos son negativos, pero cuando el resultado llega de Caracas ya ha pasado casi un mes; entonces es tardío”, manifiesta Escalona.

A pesar de ello, el especialista insiste en que la toma de conciencia por parte de los ciudadanos es la clave para evitar que la cantidad de contagios siga aumentando, por lo que recomienda tomar muy en serio la frase de no darle al mosquito ni agua.

Igualmente, recuerda a la población en general que el virus no se transmite de persona a persona, muy a pesar de lo mal que se vea el paciente afectado. “La única manera que hay de contraer el Chikungunya es ser picado por el mosquito”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir