Espacio Publicitario

Desayuno en la Redacción

sábado, 02 de septiembre de 2017

El candidato a la Gobernación del estado Carabobo por el MAS y el partido regional Por Un mejor Vivir, se perfila como la tercera vía, ya que no forma parte de los partidos de la MUD, ni de los del Gran Polo Patriótic

Proponen convocar a los mejores para reconciliación

Octavio Táriba, María Fernanda Carmona de Táriba, Jorge Chávez Morales, Karín Rivero González, Gustavo Rízquez, Marlene Piña Acosta y Melvis Humbría, durante el Desayuno en la Redacción en la sede de Notitarde. (notitarde/Gerardt Aponte)

Proponen convocar a los mejores para reconciliación

Marlene Piña Acosta

Un aspecto primordial para Octavio Táriba, candidato a la Gobernación del estado Carabobo, apoyado por el MAS, y el partido regional Por Un Mejor Vivir, es plantear la reconciliación nacional y el reencuentro entre los venezolanos para superar el odio, el resentimiento y los prejuicios.

Cuando habla de reconciliación, considera importante un gobierno de unidad nacional, por lo cual de llegar a convertirse en gobernador convocaría a los mejores, sin importar su afiliación política.    

“Tenemos que lograr un gran consenso o una conjunción de voluntades para comenzar a trabajar en el proceso de rectificaciones necesarias, a objeto de lograr, por fin, un armonioso y fructífero entendimiento nacional”, planteó.    

Octavio Táriba, miembro de la dirección nacional del Movimiento Amplio Desafío de Todos, se perfila como la tercera vía, ya que no forma parte de los partidos de la MUD, ni de los del Gran Polo Patriótico. Decidió presentarse a los carabobeños para las elecciones regionales como una alternativa democrática, libre de pasiones políticas, y capaz de entender con autoridad la delicada tarea que le corresponderá de asumir la primera magistratura regional. 

Para el foro del Desayuno en la Redacción, vino con su esposa María Fernanda Carmona de Táriba y su pequeño hijo Efraín. Además lo acompañaron su jefe de campaña Melvis Humbría, secretario general del MAS en Carabobo, y Ricardo Corso Moreno, miembro de la Dirección Nacional del Movimiento Amplio Desafío de Todos, que lidera el general Miguel Rodríguez Torres, organización que por su reciente data no está registrada en el CNE para poder postular. 

30-08-2017 Desayuno con Octavio Tariba en Notitarde Desayuno con Octavio Tariba

Atenderá como prioridad, debido a las actuales circunstancias del país, los problemas de comida, medicinas e inseguridad. Sin embargo, confiesa que aquellos que prometan soluciones rápidas y milagros imposibles de ejecutar, estarían mintiendo.   

Sus planteamientos los dio a conocer en el siguiente foro del Desayuno en la Redacción, donde estuvieron presentes Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Jorge Chávez Morales, sub director; Karín Rivero González, editor-jefe; José Alfredo Arias, editor; Daniel Jiménez, periodista de la fuente política; Gerald Aponte, reportero gráfico, y quien escribe Marlene Piña Acosta. 

La participación de los llamados despolarizados en los actuales momentos se abordó como primer  tema. 

Los despolarizados -explicó Octavio Táriba- tratan de interpretar el sentir del venezolano en general, mientras que los polarizados han venido de error tras error, planteando cosas que no han sido las mejores para el desarrollo económico del país. 

“Por un lado, vemos a la oposición o al llamado G-4 enfrentada o desunida como tal. Yo digo que es pura foto. Apenas aglutina el 20 % de la población, al igual que los factores del Gran Polo Patriótico, que también concentran otro 20 %, y en el medio está la gran mayoría de la población, cansada de tanta peleadera y enfrentamiento. Lo que nosotros creemos que debemos plantear antes que nada es la reconciliación nacional. Tenemos que buscar formas para entendernos y reconocernos como actuantes o actores políticos”.  

Propone lograr planes armónicos,  principalmente con sector de la agroindustria, adelantó Táriba, miembro del Movimiento Amplio Desafío de Todos.  

 

A su jucio, es difícil que los despolarizados puedan tener un solo liderazgo. “Los despolarizados son todos aquellos que están en contra de lo que está ocurriendo actualmente en el país, que nos parece oprobioso, y la política que nosotros queremos representar es para que nos conduzca en una marcha firme hacia el desarrollo económico y social. Lograr un perfeccionamiento sincero de nuestras instituciones democráticas, y para eso estamos trabajando. Con el general Rodríguez Torres he venido recorriendo el país y lo que nos hemos encontrado es una gran desilusión y una gran desesperanza, porque la inteligencia política no ha funcionado de una manera coherente para tratar de interpretar lo que quiere la gente”. 

Dar respuesta a los venezolanos de a pie

De acuerdo a su visión política, llegó el tiempo de comenzar a dar respuestas a las preguntas de los venezolanos de a pie, acerca de los problemas del país, pero no ofreciendo promesas imposibles de ejecutar.

“Sería una gran mentira decir que aquí todo va a cambiar, como si tuviéramos una varita mágica. Tenemos que lograr una conjunción de voluntades para lograr un armonioso y fructífero entendimiento nacional que permita avanzar hacia nuevos estratos de cultura y progreso social que procure un desarrollo armónico, y en eso estamos trabajando. Lo viene planteando el general Rodríguez Torres y algunos sectores. Yo incluso, he asistido a reuniones de las diversas organizaciones que participan en el llamado bloque de los despolarizados, entre ellos el MAS, porque soy uno de los que representa al general Rodríguez Torres en esa mesa, donde hay diversidad de criterios, pero que al final todos quieren un fin común que es una mejor Venezuela, de paz y modernidad”. 

Explicó que una vez alcanzados los primeros pasos de reconciliación nacional, las instituciones empezarán a obtener la credibilidad necesaria para poder transmitir confianza en la conciencia ciudadana, y ésta a su vez pueda generar la esperanza que requieren los empresarios y los trabajadores, ya que ningún liderazgo puede sostenerse si no tiene credibilidad. 

“Es lo primero que tenemos que trabajar, porque es lo que genera confianza y es lo que va a permitir que tengamos nuevas esperanzas, que podamos cambiar las cosas y que los empresarios puedan invertir y se sientan seguros, que podamos invitar a ese gran sector del empresariado privado para que pueda participar en los nuevos desafíos que nos toca como sociedad. Nosotros hemos vivido permanentemente en una suerte de resentimiento y de prejuicios. Esto es un torbellino de violencia, porque yo digo que la violencia es en plural, y se destaca en el error político; por ejemplo, la violencia de la delincuencia común”.

“Tenemos que tener la comprensión necesaria como actores políticos para dar la mano amiga a todos aquellos que quieran prestar su concurso generoso, porque no habrá manera de arrancar y empujar hacia adelante si no tenemos la convicción de que tenemos que abrir caminos”.

-¿Abrir caminos significa de alguna manera que tenemos que reconstruir nuestra identidad nacional en términos educativos?

-Una de las cosas que le ha hecho tanto daño al país y a la democracia en esta nueva era de tecnología, de Internet y de redes sociales, es ese tema de los ismos, como capitalismo, imperialismo, socialismo y comunismo. No es que uno no tenga unas bases ideológicas. Yo en lo particular he tenido una formación socialcristiana, no lo puedo negar, por lo cual creo en el bien común y en el humanismo integral, pero no significa que otras ideologías no exhiban cosas buenas para el desarrollo de los pueblos. Lo que quiero expresar es que la modernidad, la tecnología y el mundo globalizado están dejando a un lado el tema de las ideologías, de manera que nuestra formación para la identidad nacional debe estar basada en nuestros valores y principios de integridad y trabajo con una nueva visión de futuro. Es el momento de dar consistencia a una nueva ética política”. 

Además, considera necesario hacer un esfuerzo para buscar los mejores nombres a objeto de que el Gobierno se vea representado por todos los sectores. “Por ejemplo, cuando yo sea gobernador seguramente trabajaré con gente del chavismo. Que formen parte de mi gabinete ¿O es que todos los chavista son malos? El chavismo existe, es una realidad, y eso lo vemos en las giras que realizamos. Hay mucha gente buena dentro del chavismo, al igual que de la oposición, independientemente de algunas figuras que obviamente son íconos de la violencia, pero hay mucha gente buena y decente. A ellos hay que invitarlos, no solo a los que están en el centro que son la mayoría, sino a todos los factores. El gobierno tiene que ser de unidad nacional. La convicción de que Estado, empresa y trabajadores, todos tenemos que hacer una gran convergencia, un gran consenso de opinión para poder salir adelante y empezar a caminar juntos hacia los logros que tanto necesitamos. Por ejemplo, estoy visitando el sur de Valencia, y me encuentro con cosas muy terribles que hay que atender, porque la gente quiere que se les atiendan sus problemas. Es muy difícil, incluso que participen del debate político, cuando la gente no ha desayunado o come una sola vez al día. En el sector Trapichito una señora me dijo: ‘Tengo 5 años que no me llega el agua a la casa’, y así es todo lo que está ocurriendo con los servicios públicos que no funcionan”. 

-¿Cómo se ve en la dinámica del Carabobo que quiere construir desde el Capitolio. Cómo piensa participar en esa conjunción tan difícil y tan heterogénea?

-Plantearíamos relaciones de respeto mutuo. Yo creo que le ha hecho mucho daño al diálogo el imponer criterios.  Para que exista diálogo sincero y honesto, tiene que haber respeto. Yo siento que hay factores, tanto de la oposición como del Gobierno que no han podido tener la flexibilidad necesaria para buscar puntos de coincidencia que permita el comienzo sincero de acuerdos mínimos.  

“El país está tocando fondo, por lo que tiene que haber esa conciencia ciudadana de gobernantes y gobernados que nos permita entender que tenemos que dar nuestro mejor esfuerzo, y no actuar solo por el costo político, ya que el costo social de la dramática situación que estamos viviendo es muy peligroso. Hay un dicho que dice que el hambre tiene cara de perro, y estoy seguro que nadie quisiera ver cuando la población no tenga nada que comer ¿Qué va a pasar? Eso va a incrementar la delincuencia y muchas cosas que no queremos que ocurran. Creo que hay que partir del principio de que queremos algo mejor. Ir a plantearle al Gobierno Nacional algunas soluciones, y si nos atacan, defendernos con la Constitución por delante. Si hay que sentarse a hablar con los más odiados del Gobierno, hay que sentarse”.

30-08-2017 Desayuno con Octavio Tariba en Notitarde Desayuno con Octavio Tariba

Trabajo conjunto con autoridades municipales 

Además, agregó que hay competencias que no son de la Gobernación, pero que deben ser impulsadas en conjunto con las autoridades municipales. “Un ejemplo, es que nos destrozaron la avenida Bolívar de Valencia, durante dos décadas, porque los distintos gobiernos nacional, regional y municipal, se han dedicado a competir sin planificación”.  

“Otro tema es el de la basura. Estuve conversando con alguien de la Alcaldía, y me dijo que todos los días se dejan de recoger una cantidad horrorosa de toneladas porque no tienen capacidad; algo hay que hacer”.

Táriba propone que hay que privatizar el servicio de la basura. “En los países más desarrollados, la basura es una economía, ¿Por qué nosotros no podemos tener el mejor servicio del mundo?, con un vertedero sanitario como se tiene en Alemania y parte de Europa, que mientras incinera, genera energía con políticas extraordinarias para la recolección y reciclaje. Hay una agenda extensa con la que podemos buscar fórmulas de entendimiento sincero y honesto”. 

-¿Qué proyectos tomaría como insignia en caso de ser gobernador de Carabobo?

-Todavía no tengo un slogan para la campaña, pero lo que sí tengo es un montón de proyectos. Tenemos que esforzarnos para que las cosas funcionen. Tenemos muchas ideas, pero principalmente queremos abocarnos a resolver el problema de la comida, las medicinas y la inseguridad. Son muchos los proyectos, pero deberíamos abocarnos a tratar de lograr la consecución de planes armónicos que podamos desarrollar con la empresa privada y los trabajadores, a través de un gran consenso. Por ejemplo, la agroindustria carabobeña genera un 66 % de la agro industria a nivel nacional, hoy en día obviamente ha mermado, pero a ellos hay que llamarlos, como por ejemplo Souto, Alimentos La Caridad, Súper S, las familias Curvelo y Cid, los dueños de Protinal, y todos los otros empresarios importantes en el ramo. Yo estoy seguro que se encontrarían fórmulas diferentes que no sea la de la importación y que en una mesa empiecen a surgir tormentas de ideas, además permitirles que ellos puedan exportar, también a los empresarios de las distintas colonias. Aquí hay mucha gente buena, con talento y trabajadora. La muestra de que podemos hacer las cosas bien está regada por todos lados; el mejor ejemplo es lo ocurrido a una familia honorable como son los Amadío. Hay una carta que es para llorar de María Teresa Amadío, quien es el ejemplo de la verdadera venezolanidad, como describe luego de haber sido saqueada su empresa, producto del trabajo honesto de varias generaciones, rescatar lo perdido y seguir apostando al país porque aman a Venezuela. 

-También hay que invitar a todas las cámaras e instituciones y hacer una gran rueda de emprendimiento, en eso se nos irá gran parte del comienzo de mi gobierno, porque es necesario ponerse primero de acuerdo. Lo demás son mentiras imposibles de ejecutar. El que venga para acá con una propuesta, no quiero quitarle méritos, ni cualidades a ningún candidato, pero el que piense que tiene la varita mágica y diga: ‘Aquí está el proyecto, y con esto vamos a resolver el problema de la salud en el estado’, y aquí está el proyecto para la comida listo, ya lo planificamos’, es mentira. Nosotros queremos empezar a hacer las cosas bien. En esta nueva ética política, en este sacudón espiritual que necesitamos todos, tenemos que hacer un gran esfuerzo para desarrollarnos de una manera diferente. El hecho de que padezcamos los mismos problemas tiene que ser motivo de encuentro. Yo soy optimista, creo que el país se va a empezar a dirigir por nuevos caminos. creemos en la democracia por convicción, porque conocemos la historia y la amarga experiencia de las veces que hemos perdido la democracia y lo oprobioso que ha sido para la comunidad nacional. 

Para Octavio Táriba, la descentralización es una gran clave para la nueva integración nacional. “¡Claro! la credibilidad de la descentralización depende de un liderazgo que le dé sentido de destino nacional y la producción de resultados que beneficien a la gente. El proceso descentralizador tiene que tener unos matices que mejoren lo que tuvimos anteriormente que fue muy bueno, no solamente en el puerto de Puerto Cabello, aeropuertos y las autopistas”.

Sostuvo que el puerto de Puerto Cabello es un tema estratégico, pero propone revisar las políticas a seguir para que vuelva a ser lo que fue. “Yo he visitado puertos importantes en el mundo, donde la tecnología es extraordinaria. Nosotros estamos prácticamente de último en la cola en relación a la tecnología, y no es porque no la tengamos, sino que hay que ponerla a funcionar, se ha hecho la inversión, pero no se concreta. Han sido hasta mala gente algunas empresas transnacionales con las que el Gobierno ha hecho negocios”. 

En relación al tema habitacional, considera que definitivamente hay una deuda social muy grande. “La demagogia tiene que acabarse, hay que buscar otra forma de desarrollar esta área y tiene  que ser a través de la banca privada. Parte de la solución del problema habitacional es no dejarle solamente la construcción al Estado, hay que invitar también a la empresa privada conjuntamente con la banca y tratar de acceder a la banca multilateral, a los organismos confinanciados. Hay muchas organizaciones que están dispuestas a ayudar, hay que presentarles un buen proyecto y eso podemos hacerlo perfectamente desde la Gobernación”. 

-¿Qué reconocería usted de la actual gestión de la Gobernación de Carabobo?

-A Ameliach felicitarlo por la luz de la autopista Valencia-Puerto Cabello, entre otras cosas. Yo puedo confesar algo, a lo mejor no votará por mí mucha gente, pero Ameliach no ha sido un mal gobernador. Hubiese sido el mejor candidato. ¡Claro! Mi gestión va a ser mejor que la de él, pero Ameliach sí tiene obra de envergadura, él ha hecho algo. Por supuesto, ha tenido el apoyo del Gobierno Nacional, eso también es una ventaja. Le faltan muchas cosas, puedo criticar también otro montón de cosas, pero en referencia muy puntual, el tema del alumbrado de la autopista es algo que ha evitado accidentes. 

-¿Cómo observa el escenario si los gobernadores electos son del partido contrario al Gobierno Nacional?

-Hay que dar continuidad a los proyectos. Una de las cosas que le ha hecho un daño profundo al desarrollo de nuestra región es esa peleadera cada vez que hay un cambio de gobierno, y comienzan a sepultar cualquier acción del gobierno anterior. Hay que respetar y dar continuidad a lo bueno del gobierno de Ameliach, porque hay cosas buenas, y eso hay que reconocerlo ¿Todo es malo del gobierno de Ameliach? Hay otras obras de envergadura como el Distribuidor del Sur.

En materia de seguridad, cree que se requiere de una mano dura que ponga orden, pero anunció que para esta área tienen al mejor asesor. “El único plan de gobierno que ha funcionado y que de alguna forma redujo los secuestros en Caracas, fue la gestión del líder del movimiento donde yo milito, como es la del general Miguel Rodríguez Torres, por lo que en materia de seguridad vamos a tener al mejor asesor”.


Asume el desafío   (Ventana)

Octavio Táriba está muy satisfecho, porque en sus recorridos por el estado se le está sumando gente y observa que su opción tiene una gran fuerza en la juventud. Hace poco hizo un evento en la población de Barrera, en el municipio Libertador, donde asistieron más de mil jóvenes. 

No siente que esté solo con su candidatura, porque además tiene un apoyo importante de agrupaciones sindicales.  

Nació en la tradicional parroquia de San Blas, en la Maternidad del Este, y su familia resume el porqué de su espiritualidad. Proviene un hogar católico, tanto, que por varios años fue monaguillo de la iglesia La Purísima; mientras que su esposa María Fernanda es cristiana, ella lo acompaña a las misas del padre Roberto Sipols en El Trigal y él luego la acompaña a los servicios de su Iglesia. “Todos somos hijos de un mismo Dios”, comenta al adelantar que está preparando un encuentro con 200 pastores para esta semana.  

Su carrera política es bien conocida en Carabobo, porque viene desde muy joven con una formación socialcristiana, de la cual hay muchos recuerdos plasmados en fotografías, en las que aparece con su carismática sonrisa y abundante cabello.

Fue concejal de Valencia y de Naguanagua, diputado suplente de la extinta Asamblea Legislativa, donde además ejerció como secretario de la cámara, miembro del Consejo Estadal de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas de Carabobo, y el último cargo fue como presidente del concejo municipal de Naguanagua. 

El MAS está haciendo un gran esfuerzo en el padrón electoral, ya que lo que más que le preocupa es tener a la gente que le cuide los votos y en ese trabajo también lo está ayudando el partido Por Un Mejor Vivir, a cargo de Elio Moreno.

“Son retos y desafíos que pensamos sortear de la mejor forma”, confiesa. 

Ya tiene listo el comando de campaña que tendrá como jefe al experimentado político Melvis Humbría, y será inaugurado próximamente en la avenida Bolívar. Estuvo una década retirado de la política, pero como demócrata y ciudadano venezolano decidió participar en estos comicios. “No puedo ser indiferente ante lo que está ocurriendo, por eso decidí enrumbarme en esta campaña, que con el favor de Dios, llegaremos con pie firme, hasta el final”. 



 

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo