¿Pueden los gobernadores prohibir las colas para adquirir bienes? (2325318)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Nuevamente las colas de consumidores, especialmente en los supermercados, han generado una respuesta legal: prohibir o restringir esas colas.

Según informaron algunos medios de comunicación, la Gobernación del estado Falcón prohibió  colas nocturnas en ese Estado, para evitar  vender el cupo en la cola . Por su parte, la Gobernación del estado Bolívar también prohibió las colas nocturnas en comercios que expenden alimentos. La medida se fundamentó en que  buena parte de las personas que diariamente acuden a los comercios de alimentos son revendedores que compran lo que no necesitan para su consumo . La Gobernación de Yaracuy, igualmente, prohibió pernoctar afuera de comercios, pues  la mayoría son personas que alteran el orden público, compran y luego revenden a precios especulativos .

No he leído ninguno de los actos de las Gobernaciones que establecen esta prohibición. Sin embargo, con lo hechos narrados en la prensa, puedo concluir que los Gobernadores no pueden prohibir las colas de personas en establecimientos comerciales. Veamos.

1. La cola y el libre tránsito. Las medidas comentadas afectan a los espacios públicos en los cuales están emplazados los comercios, como las calles. Pues bien, como son espacios públicos, todo ciudadano tiene derecho a transitar libremente en ellos. Es decir, hay un derecho de uso general sobre las calles y demás espacios públicos, que se extiende al derecho a permanecer en esos espacios, incluso, para hacer colas (aun cuando la cola sea por causas ajenas a las personas).

Luego, estas medidas de las Gobernaciones están afectando el derecho ciudadano al libre tránsito. Además, también limitan  indirectamente el derecho de acceso a bienes, dado que la prohibición de las colas se fundamenta -como vimos- en la necesidad de limitar el consumo para evitar conductas consideradas ilícitas, como la  reventa .

Esto último es además indebido. Al eliminar las colas nocturnas para prevenir la realización de ilícitos, se está afectando a quienes legítimamente intentan adquirir bienes.

2. Las Gobernaciones no pueden limitar derechos fundamentales, salvo norma Legal habilitante. Las Gobernaciones dictan actos administrativos que tienen un rango infra legal. Por ello, la prohibición de colas estaría contenida en actos administrativos. Sin embargo, las Gobernaciones no pueden dictar actos que limiten derechos fundamentales, como la libertad de tránsito, pues esas limitaciones solo pueden estar establecidas en la Ley.

Lo que debemos preguntarnos entonces es si los Estados pueden tener Leyes que permitan prohibir colas de consumidores para evitar ilícitos.

3. Los estados no tienen competencia en materia de protección al consumidor. Ni siquiera mediante Ley podrían los Estados prohibir hacer colas como medida para evitar ilícitos, pues los Estados no tienen competencia para regular el consumo.

En efecto, según la Constitución, la regulación del consumidor es competencia del Poder Nacional (artículo 156). Con lo cual, la regulación de las colas de consumidores sólo podría ser acordada por el Poder Nacional, tanto más cuando se trata de la limitación al derecho al libre tránsito.

Con lo cual, ni siquiera mediante Ley podrían las Gobernaciones regular las colas de consumidores, pues esa materia es competencia del Poder Nacional.

4. Las colas y el orden público. Asunto del todo distinto es que las colas de consumidores puedan alterar el orden público, por ejemplo, con ruidos molestos o afectando el tránsito. En ese caso, sin embargo, no serían los Estados quienes podrían intervenir sino los Municipios, al tratarse de un asunto propio de la vida local.

Pero nótese que no se trata de prohibir las colas para evitar ilícitos económicos, sino de regular situaciones concretas de posible alteración del orden público.

5. Atendiendo a las consecuencias y no a las causas. Más allá de lo antes dicho, este tipo de medidas ratifica que la atención de ciertas políticas suele colocarse en las consecuencias  las colas y no en las causas  las restricciones a la oferta de bienes, como los alimentos. Y como no se identifica adecuadamente esa causa, entonces, se adoptan medidas que paradójicamente agravan las condiciones que causan colas, lo que terminará generando más colas.

Pues si se prohíbe hacer colas de noche  lo que es inconstitucional, según lo visto entonces los consumidores tendrán que hacer más colas de día.

Hay que tomar en cuenta, como explica el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, que la cola es un mecanismo de racionamiento del consumo, pues difiere en el tiempo el acceso a los bienes. La cola, además, incrementa el costo de adquisición del bien por el tiempo invertido en ello.

Con lo cual, estas medidas de las Gobernaciones lo que terminan es racionando el consumo, al obligar a las personas a hacer cola, únicamente, de día, incrementando todavía más el costo de adquisición.

Con ello se ignora que el problema no son las colas, sino la restricción del consumo como consecuencia de erradas políticas públicas, como ha explicado Angel Alayón.

Y prohibir las colas nocturnas es, simplemente, parte del problema que genera esas colas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir