Ramón Muchacho: La violencia callejera no es el camino para cambiar a Venezuela

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 7 de julio 2014.- Ramón Muchacho (Maracaibo, 1972) fue el alcalde más votado en las últimas elecciones municipales de Venezuela, en diciembre de 2013, con más del 84 por ciento de los votos en el municipio caraqueño de Chacao, donde también fue alcalde el líder opositor Leopoldo López, que está actualmente en la cárcel. Muchacho es un político joven, cuya influencia sigue una línea ascendente en el seno del partido opositor Primero Justicia. El alcalde de Chacao participó en los cursos de verano de FAES junto a otros líderes opositores venezolanos como Julio Borges, coordinador de Primero Justicia, y María Corina Machado, quien envió un video con su intervención por tener prohibida su salida del país.

-¿Usted condena la lucha callejera -la estrategia conocida como "La salida"-, alentada por Leopoldo López y María Corina Machado?

-Las "guarimbas" -protestas organizadas en zonas residenciales, con cierre de calles- y la violencia las condenamos desde el primer día y es un error garrafal. Los cambios exigen unos tiempos, un paso previo. El Gobierno tiene el monopolio de la violencia, nuestras únicas armas son nuestras ideas y nuestras convicciones. El golpe de Estado liderado por Hugo Chávez en 1992 fracasó al igual que el sufrido por él en 2002. Ese no es el camino para cambiar la realidad de un país. Pero, por desgracia, no todos en la oposición han condenado la violencia. Como hemos visto, la guarimba es muy efectista, da la vuelta al mundo, pero tiene poca eficiencia política. Las barricadas se han levantado en la zonas de clase media de Venezuela como Chacao, no en los sitios emblemáticos del poder.

-¿Ha sido usted permisivo con la violencia en Chacao, donde hubo muertos y multitud de heridos?

-Eso es lo que dice el Gobierno, pero fueron ellos los que intentaron que recurriéramos a nuestros policías para reprimir la violencia con más violencia.

-¿Tiene miedo a ser detenido?

-Es una posibilidad. Hubo un día en el que pude ser llevado preso, tuve una conversación con mi esposa en la que le dije que si me iban a buscar me llevarían, yo no iba a huir en ningún momento. Nos ha tocado vivir ese riesgo.

Políticos en chandal

-¿Los políticos como usted que visten traje y corbata están en peligro de extinción en Venezuela?

-Efectivamente, el traje y la corbata no están de moda en Venezuela, y no lo entiendo porque creo que son símbolos de respeto hacia la gente. Pero el chavismo siempre ha manipulado con eso de que la corbata es un distintivo elitista. En Venezuela los políticos debemos desvestirnospara hacer política. De todas formas, tengo que reconocer que Chávez obligó a que la clase política fuera más cercana con la gente.

-¿Cuba está detrás de la destitución de altos cargos del chavismo, motivo de la rebelión interna?

-Están saliendo a flote unas diferencias que corrían subterráneas en el chavismo. Chávez murió hace más de un año y fue muy inteligente designando a su sucesor y dándole un año de luna de miel. Pero la crisis económica ha exacerbado las diferencias internas. Las criticas a Maduro son de los mas radicales y procubanos. Y en ese sentido, me indigna el nombramiento de Orlando Borrego, hombre del Che Guevara y que no tiene nada que aportar, que en teoría viene a modernizar nuestra economía.

-¿Qué sabe de la compra del diario «El Universal» por un grupo empresarial español?

-Los precedentes inmediatos en Venezuela son muy malos. Han sido acciones muy opacas: la primera compra fue de Globovisión por un grupo de empresarios próximos al Gobierno; a continuación vino la adquisición de la Cadena Capriles por un comprador secreto; y ahora, en la tercera operación, han ido a por una estrategia diferente, en la que sí aparece el comprador, desconocido, que dice no tener relación con el Gobierno, pero que ha podido crearse solo para esta operación.

-¿El chavismo es exportable a Europa?

-Veo con preocupación el caso de Podemos. Por muchas razones, exportar el modelo con dinero ha sido intrínseco a la revolución. Nosotros exportamos petróleo y llega dinero, pero con la exportación ideológica, se exportan ideas y además se regala dinero. Chávez financió su proyecto por Iberoamérica con un mensaje con pegada política, como vemos en Ecuador, Argentina, Bolivia, Nicaragua… Lo que más ayudó a Chávez es que todos lo subestimamos y cuando los pueblos están desesperados se aferran a las ilusiones, a las promesas imposibles. Y en tercer lugar, me indigna que el dinero de los venezolanos vaya para financiar proyectos políticos; es dinero sucio, por la represión, corrupción…

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir