Conoce a la “Reina del vudú” quien despellejaba a esclavas para hacer abrigos

En 1834 el cuerpo de bomberos que entró a la propiedad de la adinerada matrona, sufrió un shock protagonizado por el horror y asco que el descubrimiento de las torturas que Lalaurie provocó

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Notitarde.-  La crueldad en algunas personas puede llegar a sobrepasar los hechos más abominables que tu mente pueda creer, de hecho la Madame Delphine LaLaurie, mejor conocida como la “Reina del vudú”, cumplió en vida real todas las películas sangrientas en Nueva Orleans.

El terror de los esclavos  la “Reina del vudú”

En 1834 el cuerpo de bomberos que entró a la propiedad de la adinerada matrona, sufrió un shock protagonizado por el horror y asco que el descubrimiento de las torturas que Lalaurie provocó.

En este sentido, todo comenzó en un estado de aburrimiento de la madame,que para distraerse golpeaba salvajemente a sus esclavos hasta dejar de oírlos.

Posteriormente, pensó en que tenía que cambiar de método, por lo menos intentar algo más elegante. ‘‘Me pareció original colgarlos del techo para golpearlos hasta cansarme’’.

Mientras tanto, a otros los encerraba en jaulas para perros hasta ver su piel negra sudar de dolor, pues las pequeñas dimensiones de sus jaulas les causaban calambres en todo el cuerpo.

”Con mis esclavas podía divertirme más, les arrancaba las uñas, el cabello y las alimentaba con insectos vivos”.

Entretenimiento cruel

Resultado de imagen para "Reina del vudú" Delphine LaLaurie

Terroríficamente, para LaLaurie al principio todo era entretenido, después se cansó del desastre que todas ellas causaban al manchar de sangre el piso y vomitar las arañas, hormigas y gusanos que les daba para comer.

Seguidamente, tuvo que ingeniar algo que valiera la pena; así que comenzó a desollarlas para hacerce un hermoso traje con su piel.

Los hombres no me sirvieron de mucho, sólo les cocí los párpados y labios con aguja e hilo. Me gustaba escuchar a los demás sollozando mientras veían cómo sus compañeros de celda gritaban cuando les amputaba los dedos de los pies y las manos.

De acuerdo a lo imaginado, parecía que el verdadero trabajo era convertirlos en cangrejos humanos, cuando les cortaba las piernas y los brazos a hachazos.

Al parecer, siempre intentó guardar todas sus partes con extremo cuidado, pero eran demasiadas.

‘‘Lo único que conservaba sin excusa alguna eran sus corazones en una vasija, pues cuando alguno de mis esclavos se comportaba indebidamente me veía forzada a castigarlos abriéndoles el pecho y sacándoles el corazón’’.

Finalmente, alrededor de 75 esclavos murieron en esa mansión y quedaron enterrados en el jardín.

Además, ‘‘mi colección de cabezas apiladas, cerebros en cubetas y botellas de sangre no supe más después del incendio que terminó con mi parque de diversiones’’.

Crueldad sin castigo

Si, aunque no lo creas todo eso paso, pero lo triste es que no fue la propia madame LaLaurie, quien lo dijo, el incendio de su casa desmoronó todo aquel imperio construido de calaveras.

Luego de ese hecho, “la ciudadana más odiada de Nueva Orleans” o “la Bruja de Royal Street”, como la determinaron, se había marchado sin dejar ningún rastro junto a sus hijas.

Nadie imaginó que una socialicé influyente y poderosa, quien vivió todos sus años en el estado de Louisiana “ayudando” a los más necesitados, fuera en realidad una despiadada psicópata que disfrutaba de herir, torturar, mutilar y asesinar a los esclavos que “aceptaba” en su casa.

Mujer ”sin rostro” de maldad

Estuvo casada tres veces, y todos sus esposos murieron extrañamente, con los que tuvo cinco hijos.

Delphine consiguió que varios comerciantes de esclavos negociaran con ella para entregárselos sin ningún tipo de interrogatorio.

No importaba sin eran niños, adultos o ancianos, Madame Delphine torturaba a todos por igual.

Entre más muertes presenciara más ganas le nacían de provocar sufrimiento. Decenas de personas padecieron horriblemente y languidecieron hasta morir.

Años después se localizó a las hijas de Delphine en casa de sus amigos más cercanos y se supo que la asesina había abordado un barco a París.

Hasta ahora, la causa de muerte del monstruo de Royal Street se desconoce; lo que se sabe con certeza es que esta mujer nunca pagó por ninguno de sus salvajes y repugnantes crímenes.

Lea también: Fin a la leyenda de terror: Hallan a una serpiente con dos cabezas (+fotos)

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.