Remedios caseros para la tos de los niños

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 07 agosto 2014.- Con la llegada de las lluvias hay que estar alertas con los niños y  más si se presenta fiebre y la nariz  "mocosa". Mira cómo tratar los molestos síntomas y cuándo ir al médico.

La primera medida es siempre consultar con el pediatra, quien dará las recomendaciones del caso. Dicho esto, estudios científicos avalan el consumo de productos caseros para aminorar los síntomas de la tos: entre los remedios top del hogar están la miel, los cítricos y los baños de vapor.

La tos es una manifestación natural del cuerpo para despejar las vías respiratorias, indica la Biblioteca Nacional de Medicina. Pero, si se vuelve persistente, puede ser señal de un resfrío, una alergia o un trastorno mayor como el asma. En los niños puede aparecer de manera súbita y durar hasta cuatro semanas o más. No acarrea fiebre.

Haz que el niño tome un baño de vapor, ya que incrementa la humedad en el aire y puede ayudar a aliviar una garganta seca o irritada, explica la Fundación Nemours. Un vaporizador en la habitación hará que el sueño infantil no se vea drásticamente alterado por los accesos de tos.

La tos puede aparecer tanto con narices llenas de mocos, como con narices secas. Para la segunda opción, ayuda mucho utilizar gotas, que son simplemente solución salina —agua con sal, por eso se considera algo "casero"— y que sirven para hidratar las fosas nasales y prevenir la irritación.

Siempre calma la ansiedad de las mamás escuchar la voz del médico, aunque en el 95% de los casos digan que "se trata de un virus que ya se va a ir". Sin embargo, si aparece fiebre, expectoración con sangre o dificultad al respirar, puede tratarse de un cuadro un poco más complicado.

Esta comida es mucho más que la receta de la abuela. Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Nebraska comprobaron que el hierro y zinc que contiene el caldo de pollo acelera la recuperación en un cuadro de tos intensa, especialmente si hay mucha flema.

Según indica Natural Standard, un estudio publicado en la revista "Pediatrics" en 2012 comprobó que la miel, consumida antes de dormir, alivia la tos nocturna. Este efecto es aún más intenso si el pequeño padece una infección de las vías respiratorias superiores.

Especialmente el verde, junto con la miel, y el cítrico que aporta vitamina C, va ayudando lentamente a mejorar la tos. Es cierto, a muchos niños no les gusta el té, pero la dulzura de la miel puede resultarles tentadora.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir