Renacer en la escritura siempre

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Una extraña convergencia se nos atraviesa día a día, entre la realidad que vivimos por estos tiempos y aquello que alguna vez hemos leído o visto en realizaciones cinematográficas.

Ese universo que percibimos a través de la construcción de lo social. Se refleja así  las circunstancia que pone en comunicación lo real y lo ficticio, aun cuando queda expresado que toda creación humana parte de la combinación de la percepción de lo vivido y la imaginación de quien construye la posible ficción.

Pensemos en la obra escrita, por ejemplo, del escritor brasileño Fernando Morais, periodista, político y escritor, autor de la novela “Olga” (que tiene una bella versión cinematográfica), o en su novela: “Los últimos soldados de la guerra fría”, obras en donde un suceso de la historia real es recreado por el autor y fluctúa entre lo real y lo imaginado.

Nuestras realidades de estos dignas son dignas de tal posibilidad.

Tema aparte (y no tanto) es lo ocurrido con nuestra amiga Rachel Ortecho, nacida en Perú  y de padres peruanos, quien después de muchos años en Venezuela ha regresado a su país de origen. Aquí creció, estudió bachillerato y universidad, y se convirtió en escritora, recibiendo un premio de Novela Fantástica por su obra “El tiempo de la araña”, otorgado por la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

Rachel acaba de recibir un Primer premio de cuento de un concurso en Perú, que confirma su vocación profunda en la escritura. Aquí se convirtió en una excelente bibliotecaria en la escuela de Fe y Alegría Luisa Cáceres de Arismendi, y pensamos que donde esté, si consigue las condiciones mínimas, continuará ese camino que responde indudablemente a una vocación natural, a su disciplina de trabajo y a su tesón indudable.

“El tiempo de la araña” es una obra que tiene por protagonistas a jóvenes liceístas que sueñan, y por medio de un espacio natural, con la presencia de un árbol con dotes mágicos, pueden los personajes trasladarse de ese espacio cotidiano urbano de un presente siglo XXI  a un lugar fantástico, en términos de la épica literaria, donde las cosas no son nada más lo que parecen, sino que están dotadas de otros poderes inesperados y responden a la fantasía  de lo soñado en otra dimensión.

La novela de Rachel Ortecho se agotó y la institución (Casa Nacional de las Letras Andrés Bello) la ubico en redes para que fuera leída también digitalmente.

Rachel hizo talleres en los liceos a nombre de La letra voladora y de la institución que la premió y la integró al Sistema Nacional de Talleres Literarios, por lo que en La letra voladora también contamos con ella como instructora.

Su poder de soñar va paralelo a su disciplina en el aprendizaje permanente de lo que le gusta hacer, que es básicamente leer y escribir disfrutándolo enteramente.

Nos ha alegrado mucho esta nueva premiación, y nos cuenta que es fácil acceder a su cuento ganador por las redes sociales. Vamos todos a leerla en esta novedad.

Laura Antillano

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.