Reservas internacionales en oro negro

No deberíamos sorprendernos si a la vuelta de unos años sea el euro o el yuan la principal moneda  de reserva o quizá cualquier otra divisa de algún país emergente con un crecimiento económico formidable.  ¿Por qué no podría ser el orinoco, el petro o el venezolano?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
 
Ramón Carrasco Ramón Carrasco
 
Hablar de las reservas internacionales es hablar sobre el depósito de monedas extranjeras, las cuales son controladas por los bancos centrales de cada país en compañía de autoridades monetarias.
Según el Banco Central de Venezuela (BCV), las reservas internacionales son los recursos financieros en divisas con los cuales cuenta un país para garantizar los pagos de los bienes que importa y el servicio de la deuda. Estos activos en la mayoría de los casos se componen especialmente de oro, dólares y euros.
Antes de avanzar es importante mencionar que en la actualidad se ha vuelto tendencia hablar de las monedas en el mundo (inclusive criptomonedas), las cuales tienen la posibilidad de ejercer un comercio internacional. Actualmente existen seis monedas de reserva: el dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina, el yen japonés, el franco suizo y el yuan chino.
Cabe destacar que todas estas monedas son controladas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por el Banco Mundial, quienes son los encargados de autorizar que haya un comercio internacional con las monedas de cada país.

Bretton Woods

Desde el año 1945, después de la segunda guerra mundial, tras el cambio del sistema patrón oro (sistema monetario que consiste en establecer el valor de la moneda de un país en relación a la cantidad de oro que éste posea), los estadounidenses plantearon nuevas medidas para volver a crear un clima de estabilidad comercial internacional y el desarrollo de las economías. Así pues, nació el sistema de Bretton Woods; este mecanismo contemplaba la creación de un sistema monetario internacional que giraba en torno al dólar, desapareciendo definitivamente el llamado “patrón oro”.
Para quien no conoce el término Bretton Woods, según investigaciones realizadas, se pudo constatar que es un acuerdo que trajo como resultado la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, que tuvo lugar entre el 1 y 22 de julio de 1944. El nombre se debe al complejo hotelero Bretton Woods donde se celebró. En dichos acuerdos se establecieron las normas a cumplir en las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados. De esta conferencia nacieron el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Una de las motivaciones que llevaron a realizar esta conferencia fue la estabilización del valor de las divisas, creándose una tasa de cambio fija respecto al oro para efectuar así, de forma más fácil, el intercambio de divisas entre los países firmantes. Este sistema estuvo en vigor hasta 1971 cuando los Estados Unidos decidieron terminar con el mismo, debido a que la nación registró su primer déficit comercial del siglo XX, además de haber estado enviando afuera miles de millones de dólares para sufragar los gastos de la guerra de Vietnam. Ante esta situación los estadounidenses necesitaban devaluar su moneda para facilitar las exportaciones, lo que les llevó a bloquear el intercambio de dólares por oro.

El oro

A raíz de este acuerdo, muchos países comenzaron la búsqueda y la compra de oro a nivel mundial, para lograr fortalecer así su moneda.
Por ejemplo, China es el último país que ingresó como medio de pago en el mundo, siendo en 2016  cuando pudo certificar el yuan como medio de pago internacional por el FMI, ocupando la posición número cinco de la lista de las naciones que tienen mayores reservas de oro, según una investigación realizada en World Gold Council y Statista por Pablo Petovel en dicho año.
Los primeros países con mayor reserva de oro a nivel mundial actualmente son: los Estados Unidos en el primer lugar, luego les siguen Alemania, Italia, Francia, China… y de decimocuarto se encuentra Venezuela, según información suministrada de la página https://www.merca20.com/los-20-paises-con-mas-reservas-en-oro-solo-un-latinoamericano/

El aporte

Nuestro país, con todo el capital en oro negro y las  riquezas minerales que tiene el arco minero, puede lograr que el Banco Central de Venezuela fortalezca sus reservas tanto en oro como en petróleo, esto ajeno a la cuota OPEP, y así poder establecer que los tanques petroleros sean resguardados a nombre del BCV, respetando el artículo 12 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que indica que los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en la zona económica exclusiva y en la plataforma continental, pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles. Las costas marinas son bienes del dominio público.
Para poder incrementar las reservas sin aumentar la cuota OPEP podemos ir colocando ese petróleo a la vista, de manera que sirva para mejorar nuestra contabilidad fiscal.
Si hacemos un esfuerzo fuera de la cuota OPEP para no dañar el mercado y colocamos en esos  depósitos de custodia del Banco Central al menos un millón de barriles diarios con el precio que tenemos actualmente de aproximadamente 60 dólares por barril, serían 60 millones de dólares al día que irían a las reservas internacionales del BCV, y en menos de un año triplicaríamos las reservas que hay, para que en un lapso de cinco años pudiésemos poseer unos 108 mil millones de dólares en reservas. Aunado a esto, podemos ir colocando lo más que se pueda de oro del arco minero para llevar aproximadamente dos toneladas mensuales, lo que equivale a que en un año habría unas 24 toneladas más y en 10 años 240 toneladas; con esto pasaríamos a estar entre los primeros 10 países que cuentan con las mayores reservas de oro en el mundo.
En este orden de ideas, se plantea que fuera de la cuota OPEP podamos fortalecer las reservas internacionales con petróleo y oro.
Sin duda, esta estrategia aumentaría significativamente las reservas venezolanas. Es allí donde se estudiaría la posibilidad de crear una nueva moneda que en vez de llamarse bolívar pudiésemos llamarla orinoco, petro o venezolano, para que una vez consolidadas nuestras reservas, podamos acudir a todas las instancias internacionales y exigir que nuestra moneda sea validada como una moneda de canje internacional al igual como lo hizo China en el año 2016 con su yuan, tomando en cuenta el establecimiento de las reservas.
Las monedas de reserva internacional cambian año a año su peso en la economía global, aumentando o disminuyendo su participación en las transacciones y en las arcas de los tesoros públicos. Todo esto depende del desempeño de la economía y la transparencia de las instituciones de los países emisores, por lo cual no deberíamos sorprendernos si a la vuelta de unos años sea el euro o el yuan la principal moneda de reserva o quizá cualquier otra divisa de algún país emergente con un crecimiento económico formidable. ¿Por qué no podría ser el orinoco, el petro o el venezolano?
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.