La responsabilidad venezolana

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Un llamado a la responsabilidad de todos es la exhortación pastoral emitida por la Conferencia Episcopal Venezolana el pasado 12 de enero. Al gobierno, atender y solucionar los problemas. A los dirigentes de los poderes públicos, ejercer sus cargos con imparcialidad y justicia, más allá del procedimiento de su designación. A los diversos sectores políticos, empresariales, laborales y culturales, participar en dicha solución. Al liderazgo de la oposición, presentar un proyecto común de país y trabajar por el bien de Venezuela, superando las tentaciones de personalismo. A los militares, proceder con la imparcialidad postulada por la Constitución. Y a cada uno de los ciudadanos cuyas responsabilidades políticas no puede delegar. Sin perder la misión apostólica, en lenguaje franco y directo, van los pastores del catolicismo al grano de lo que nos importa como sociedad, y de lo que debe importarnos si queremos superar la actual crisis generalizada y avanzar hacia una convivencia libre, próspera y justa.

El documento de los obispos es uno de los más importantes de este tiempo venezolano, porque señala pautas válidas para cualquier sector y cualquier persona, si queremos dar un rumbo prometedor a esta Patria que amamos y que, no lo olvidemos, somos todos.  La crisis general que vivimos, cuyos síntomas son los graves problemas que confrontamos los venezolanos en el campo de la economía personal, familiar y nacional, la violencia e inseguridad, ofensa y descalificación sistemática de la opinión contraria, epidemias virales y servicios de salud signados por el desabastecimiento de medicamentos e insumos básicos, trágico sistema carcelario, tiene su origen principal en el empeño en transitar el camino equivocado del sistema político-económico del socialismo marxista o comunista, invariablemente fracasado allí donde se ha implantado. 

Insisten los obispos en que la ruta verdadera para salir de esta situación  está en el diálogo, en ambiente de respeto a los derechos humanos, sin violencia política, presos políticos ni uso de la administración de justicia para el amedrentamiento y la inhabilitación, con libertad de expresión. Su base es una esperanza trascendental capaz de movilizar a la mayoría de los venezolanos. Un diálogo cuyo escenario natural debe ser la Asamblea Nacional, cuya elección este año consideran una estupenda oportunidad pues del voto de cada uno de nosotros dependerá su composición.
 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir