Roraima Con R de Revolución

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Será eso que llaman destino, pues no creo en casualidades, pero mi columna de este domingo, originalmente se titulaba La mujer en la Revolución Bolivariana; sin embargo, un hecho de la vida, que en palabras de Roland Denis pudiéramos llamar el “pájaro de la muerte, súbito, te ha alcanzado compañera para no verte más…” de manera imperativa hizo que mi espíritu torciera la pluma y comenzara a escribir sobre Roraima.

Roraima Quiñónez, de ella se trata, controversial mujer valenciana, cuya alma guerrera ha viajado a otro plano, dejando un gran vacío en esta tierra tan urgida de humanidad. Roraima, a secas, como casi todos la llamábamos, sin apelativos, sin diminutivos.

La última oportunidad de conversar personalmente con Roraima la tuve el 27 de septiembre de 2014, cuando organizamos un evento para conmemorar el Día Internacional del Turismo y el 11 aniversario de la Misión Sucre en el estado Carabobo. Le correspondió a Roraima ser la oradora de orden, pues quien más que la Coordinadora Regional de la Misión para hablarnos sobre ella, a la vez que apasionada por el tema del turismo y la salud. Ya hace 20 años que Roraima y su entrañable amiga Camelia García investigaban sobre el turismo, de hecho su trabajo para ascender a titular en el escalafón docente (1995) fue Turismo Terapéutico y las potencialidades dentro de los núcleos endógenos en zonas geográficas de aguas termales. En ese evento que les mencioné todos los asistentes pudimos oír a la Roraima reflexiva, a aquella mujer que con la fogosidad de siempre, indicaba un sentido de vida. Habló sobre “la necesidad de una verdadera transformación en la educación universitaria”; la Misión Sucre debe ser vanguardia en los cambios y transformaciones requeridos, a la vez que reconoció que aún se tienen grandes déficit. Destacó, que se debe formar a ese nuevo hombre y a esa nueva mujer con principios para la vida, para el buen vivir; no sólo los aspectos tecnocientíficos, sino darles la posibilidad de emprender, de ser. Es fundamental, expresaba, educar en materia de salud y de inteligencia emocional, lo cual permita una mejor sociedad, en donde se disminuyan los índices de violencia y se puedan construir espacios de convivencia solidaria que permitan convertirnos en una región de Paz. Indicó, que justamente el turismo era una vía para la recreación del ser humano, pero un turismo que respetara el ambiente, no depredador, que potencie lo autóctono, la cultura local, la sana alimentación. Un turismo para la salud.

Y es que Roraima, a pesar de los “achaques”, seguía adelante con ese espíritu combativo que la caracterizaba. La sentía tan feliz cuando, en una que otra ocasión me contaba de su encuentro con Chávez en España, era para ella un episodio que al relatarlo le hacía iluminar su hermoso rostro. Allá en España hizo estudios doctorales en Ciencias Económicas, Sociales y Empresariales. Era una relacionista industrial de gran sensibilidad social. Le preocupaban los asuntos económicos y sociales de la nación, al punto que llegó a ocupar posiciones en la gerencia pública nacional. Pero no se quedaba mucho tiempo en los cargos, su vena subversiva le impedía acoplarse a un “Estado Burgués”, minado por la corrupción de unos viejos funcionarios públicos y unos cuantos nuevos disfrazados de “rojo rojito”. A ella le gustaba destacar entre su haber de vida “sus actuaciones relevantes como luchadora social”. Y es que sus luchas por la defensa de los derechos de los profesores universitarios fue harto conocida; llegó incluso a ser Presidenta de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo en las primera elecciones directas en el gremio, durante dos periodos hasta 1999.

Su sensibilidad social podía evidenciarse en cualquiera de las actividades que llevaba a cabo. En 1987, por ejemplo, se lanza a una huelga de hambre por la lesión de pipotes tóxicos de residuos industriales, traídos desde Italia, para Puerto Cabello, acción que se correspondió con los resultados de una investigación sobre las lesiones a la comunidad de Puerto Cabello, por desechos tóxicos de contrabando desde Italia. Otra acción importante fue la investigación y seguimiento a la contaminación mercurial, ocasionada por la planta de cloro-soda, establecida en la empresa Pequiven, en Morón, participando en la larga lucha desde 1984 hasta el momento cuando la empresa admite la contaminación de los trabajadores, quienes con sus familiares demostraron en marzo de 2006 sus lesiones y obtuvieron el reconocimiento de la Empresa, al igual que el resarcimiento de ellas.

De su faceta política destaca su condición de perseguida política desde el año 1989, por protestas contra el gobierno de CAP y la presencia de Caldera en la Universidad de Carabobo; sus detenciones en la DISIP de Valencia y Caracas, por los actos del 04 de Febrero y 27 de Noviembre de 1992 y su militancia persistente y tenaz contra la corrupción y la privatización de las universidades por parte de los grupos de AD, Copei, Convergencia y Proyecto Venezuela. En fin, una condición revolucionaria, a carta cabal. Entre sus compañeros de lucha Oscar Navas Tortolero, Higinio Castro, Freddy Bernal, Oscar Arape, entre otros.

En su despedida hubo mucha gente: políticos, trabajadores universitarios, estudiantes, profesores, autoridades… en todo caso, destaco a sus grandes amigos y amigas, quienes allí se hicieron presentes, algunos con los que compartí hasta el último minuto: Camelia García, Edmeé Betancourt, Adina Bastidas, Gema Belandria, Jaime Carrillo, su ahijada Anaiz Madrid, su sobrina Paula Pirela, y José León Uzcátegui, quien leyó la hermosa misiva de Rolan Denis Me despido Roraima, con la cual, tomando prestadas algunas de sus palabras, me permito cerrar este breve escrito: “Roraima, gracias por haber hecho tanto honor al nombre de la montaña sagrada, gracias por haber puesto en la cumbre el ejemplo de la mujer venezolana, gracias por haber hecho de tu vida un pináculo presente de dignidad, de constancia, de lealtad con ideales que fuiste construyendo en la medida en que recorriste tu vida”. Finalmente, escribí sobre la “Mujer en la Revolución Bolivariana”.

Twitter: @dalia_correa

Blog: http://daliacorreaguia.blogspot.com

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir