Se cumplen 50 años del choque del Esso Maracaibo contra el Puente (Fotos)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Maracaibo, 06 abril 2014.- “En cuestión de segundos cinco personas perdieron la vida, veinticinco millones de bolívares se precipitaron al Lago y 350 metros de la plataforma del Puente se desmoronaron”.

Con esta introducción comenzó la reseña publicada por PANORAMA en su edición extra tras el desastre del tanquero Esso Maracaibo, que chocó contra el Puente sobre el Lago general Rafael Urdaneta a las 11:55 minutos de la noche del lunes 6 de abril de 1964.

El tanquero, con 262 mil barriles de crudo, derrumbó 259 metros de la estructura.

El Esso Maracaibo fue traído en 1944 desde Estados Unidos por el capitán Gioberto Ríos para ser puesto bajo la bandera de la Creole.

El buque hacía la travesía desde el terminal La Salina, en Cabimas, con destino a Aruba.

El coloso había sido derrumbado, poco antes de cumplirse dos años de su pomposa inauguración escenificada el 24 de agosto de 1962 por el presidente de Venezuela para la época, Rómulo Betancourt.

“El tanquero Esso Maracaibo andana al garete cuando choco contra las pilas 6 y 7 del Puente”, se lee en la reseña.

“Eran en ese momento las 11:55 de la noche. Abajo, sobre el Lago encrespado, el Esso Maracaibo de la Creole Petroleum Corporation, se deslizaba sin ningún gobierno sobre las aguas como consecuencia de desperfectos ocurridos en un sistema eléctrico. Arriba, sobre el Puente, cuatro vehículos rodaban veloces por la plataforma en dirección a Punta Iguana. De pronto, el estruendo de la colisión: el derrumbe del Puente y la precipitación de los autos al vacío para hundirse en las aguas. Cinco vidas, por lo menos, se perdieron junto con muchos millones. Y el Zulia, orgulloso del Puente que ya había hecho su símbolo, comenzó a sentir la conmoción de la tragedia”.

Al mando del timón del Esso Maracaibo iba el capitán venezolano Avelino González Zulaica, con varios años de servicio en la Creole.

El accidente ocasionado por el supertanquero Esso Maracaibo, obligó a las autoridades a contratar de nuevo a los ferrys, mientras se realizan las labores de reparación de las pilas 31 y 32 derribadas por la nave de la Creole Petroleum Corporation.

El presidente de la República para la fecha, doctor Raúl Leoni, arribó al Zulia tras la tragedia del supertanquero.

“Para conocer la magnitud de esta gran calamidad que produjo varias víctimas, de las cuales ya se han rescatado cuatro cadáveres, y alrededor de treinta millones de bolívares en daños materiales, el presidente de la República, doctor Raúl Leoni, llegó ayer tarde y declaró que las obras de reparación del Puente se emprenderán de inmediato y tardarán no menos de seis meses”, reseñó PANORAMA el miércoles 8 de abril.

“Muy cerca del Puente, según la versión suministrada a nuestros redactores, la nave sufrió un desperfecto en su sistema eléctrico, quedando en consecuencia sin ningún gobierno. El capitán González Zulaica trató de encallar la nave, que con el impulso le pegó primero, con la proa, a los pilotes que conforman lo que se denomina pila número seis. El tremendo impacto obligó al tanquero a irse a estribor, para derrumbar otros cuatro pilotes”, afirmó el reporte de este rotativo.

Con el arribo del ferry “Coquivacoa”, el 22 de febrero de 1939, se inició una época que afianzó la unión de dos costas y facilitó el intercambio comercial a mediados del siglo pasado.

Proveniente del puerto Orange, en Texas, Estados Unidos, pasaría a ser la primera en su estilo. PANORAMA en su edición del 21 de enero de 1939 reflejó en un título a dos columnas, “Ya está listo el primer ferry-boat que pondrá en servicio la Compañía Anónima de Transporte Traslacustre”.

Al principio, el pasaje costaba 5 bolívares para las personas que llevaban sus carros y un bolívar para quienes iban a pie. Con la construcción del Puente el servicio de ferrys quedó en el olvido, siendo retomado momentáneamente durante los meses que se prolongaron las reparaciones.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir