Ser bombero es un oficio apto solo para valientes (2218924)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Puerto Cabello, agosto 19.- “¡¡ATENCIÓN!! Prevenido personal de guardia, procedimiento… Volcano 1 y 6, en la autopista La Sorpresa-Muelles. Abordar unidades 31 y 36”. ¡Se activan las alarmas! Una emergencia a puerta espera ser atendida.

La ciudad comienza a escuchar sirenas, ese sonido que causa conmoción, pánico e incógnita en muchos hogares porteños. Mientras tanto, hombres y mujeres corren desde la central del Cuerpo de Bomberos de Puerto Cabello para enfrentar situaciones de riesgo y salvar vidas.

Desde hace 63 años, el municipio cuenta con una institución de resguardo comprometida con proteger a los porteños y propiedades de la ciudad, con su intervención oportuna para salvaguardar vidas y bienes de todos, en medio de situaciones de emergencia o eventos suscitados por fenómenos naturales y sociales.

Muchos de quienes forman parte del Cuerpo de Bomberos guardan historias en sus mentes de momentos gratos y otros no tanto. Sus ojos han sido protagonistas de hechos conmovedores a lo largo de los años, dejando huellas imborrables en su trayectoria como paramédicos y extinguidores de incendios.

Hoy, los “apagafuegos” celebran su día con orgullo y vocación de servicio no solo en esta ciudad, sino en todas partes del territorio venezolano, tras establecerse esta fecha en una resolución emitida por la III Asamblea del Consejo Superior de Jefes de Bomberos de Venezuela.

José Hernández, ejemplo de lucha y vocación de servicio

José Hernández lleva 23 años de servicio en esta institución. Desde los ocho años ingresó a las filas del Cuerpo de Bomberos de Puerto Cabello con el firme propósito de ayudar al prójimo.

Considera que para ser bombero se debe tener pasión y sobre todo amor, pues son valores fundamentales que lo impulsan a salir día a día a la calle al momento en que una emergencia se presenta.

La central del cuerpo de bomberos es su segunda casa. El mayor tiempo de su vida lo ha llevado en poner en práctica cada una de las acciones que adquirió a los 17 años cuando se graduó como bombero, tras seguir los pasos de su hermano, quien forma parte de los bomberos de la Refinería El Palito.

Eventos en los que ha tenido que batallar han sido muchos; entre los que más recuerda se encuentra la tragedia de Vargas. Allí fue protagonista del dolor de numerosas familias venezolanas.

Un incendio en La Sultana, donde tuvo la satisfacción de salvar la vida a tres niños que permanecían atrapados en una vivienda, es uno de esos hechos que han marcado su vida. Éste es solo uno de los tantos casos en los que el teniente José Hernández ha participado.

“No hay otra cosa que me guste sino ser bombero, desde siempre he tenido esa pasión por rescatar a otras personas que están en situación de riesgo, mi vida la pongo en Dios y al servicio de quienes lo necesitan, ésa es la principal arma para trabajar”, cuenta Hernández.

“Mi teniente”, así es llamado con respeto y cariñosamente por los funcionarios de esta institución. Sus consejos y su loable labor han servido como herramienta primordial para muchos de quienes allí trabajan.

Mientras todos duermen, algunos disfrutan de celebraciones y otras actividades, un total de 50 bomberos y 80 voluntarios permanecen atentos para cubrir cualquier novedad. Ésa es la realidad de estos héroes, a quienes desde estas líneas felicitamos por su arduo trabajo que desarrollan las 24 horas y los 365 días del año en la ciudad.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir