Sobre héroes y próceres

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Academia de Historia del Estado Carabobo/ Columnista
Academia de Historia del Estado Carabobo/ Columnista

Notitarde.- El héroe es un personaje eminente cuyos atributos coinciden con valores fundamentales de una sociedad y, por tanto, se convierte en un ejemplo colectivo. Puede ser mítico, legendario o histórico. Los héroes míticos derivan de historias sagradas y épicas o relatos literarios. En la mitología griega, los héroes eran hijos de humanos y dioses; por lo tanto, se consideraban semidioses, como el divino Aquiles.

Los atributos de los héroes son idealizaciones y reelaboraciones del personaje. Muchos de sus rasgos son, pues, atribuciones que el presente o el pasado les conceden a determinados personajes, desdibujando de esa manera sus características reales, exagerando algunas o disminuyendo otras. De allí que con el pasar del tiempo, los héroes se vayan modificando, la admiración por unos decae, por otros en cambio aumenta, o surgen héroes antes inexistentes.

Una categoría similar a la del “héroe”, más no igual, es la del “prócer”. La diferencia fundamental es la existencia real de los próceres. Los próceres son, pues, personajes históricos destacados. En el caso de Venezuela y de otros países hispanoamericanos, se han equiparado los próceres y los héroes al punto de que no es fácil distinguirlos. Por otro lado, la categoría de “prócer” casi siempre se reserva a los fundadores de la República y a militares o guerreros que lucharon en las guerras de Independencia.

Por lo general se habla de “próceres”, de “ilustres próceres” o incluso de “próceres de la independencia” para designar a los libertadores. Aunque también se utilizan la expresiones, con menos frecuencia se habla de “próceres civiles” y de “héroes civiles” para distinguirlos de los militares. La caracterización de “civil” pudiera remitir a la idea falaz de que los héroes son, por antonomasia, “militares”.

La esencia de un héroe, sin embargo, no es su condición militar, sino su valor intrínseco como persona, sus cualidades morales y espirituales, su proyección más allá de los intereses personales. Cabría preguntarse qué distingue a un prócer de un héroe y tal vez la respuesta no resulte tan clara y menos breve o concisa. Una diferencia fundamental sería su historicidad en el más amplio sentido: no solo la existencia real de la persona sino también la de las bases de sus características memorables. Los atributos del héroe, en cambio, son elaboraciones o simbolizaciones.

Un héroe se asemeja más a un símbolo: un polo físico o significante (el héroe) como persona que proyecta significados múltiples y diversos (el polo ideológico o semántico). Bolívar no solo es un prócer, sino un héroe. Muchos de sus significados son atributos que la posteridad le fue adjudicando como valores asociados a su vida y a su legado. De allí que el Bolívar héroe haya sido utilizado con fines políticos abusando de una perspectiva demasiado condicionada por diversos presentes históricos (Guzmán Blanco, Gómez, López Contreras, Pérez Jiménez, los gobiernos del Pacto de Punto Fijo, Chávez y el proyecto chavista). Otra figura heroificada es la de Guaicaipuro, por ejemplo. En el siglo XIX significó patriotismo y libertad y, en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI, reivindicación de los pueblos indígenas y anticolonialismo.

Andrés Bello siempre ha sido visto como un prócer o héroe civil y su figura, al igual que la de otros intelectuales, como Cecilio Acosta, debe ser aún más proyectada, estudiada, comprendida su producción así como su actuación pública y divulgada su obra completa.

Contacto y comentarios: [email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.