Steve Jobs, el genio de la informática, cumpliría hoy 60 años

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Redacción Internacional, 24 febrero 2015.- Cada cierto tiempo nace una persona que revoluciona el mundo, lo cambia, deja su huella en la historia. El 24 de febrero de 1955 lo hizo Steve Jobs en San Francisco, Estados Unidos, y hoy cumpliría 60 años.

Informático y empresario estadounidense. Padre del primer ordenador personal (el Apple I) y fundador de Apple Computer, probablemente la empresa más innovadora del sector, Jobs, mago de la informática, fue uno de los más influyentes de la vertiginosa escalada tecnológica en que aún vive el mundo actual, contribuyendo decisivamente a la popularización de la informática. Sus ideas visionarias en el campo de los ordenadores personales, la música digital o la telefonía móvil revolucionaron los mercados y los hábitos de millones de personas durante más de cuatro décadas.

Al terminar el bachiller en el instituto Homestead de Mountain View, Steve Jobs ingresó en la Reed College en Portland, Oregón, pero abandonó los estudios universitarios un semestre más tarde. En esa época coqueteó con las drogas y se interesó por la filosofía y la contracultura, llegando a viajar a la India en busca de iluminación espiritual.

Tras unas prácticas en la empresa Hewlett-Packard en Palo Alto, en 1974 Jobs fue contratado por Atari Inc. como diseñador de videojuegos. Por entonces se unió al que sería su primer socio, el ingeniero Stephen Wozniak, en cuyo garaje crearon el Apple I, considerado el primer ordenador personal de la historia. En 1976, con el dinero obtenido en la venta de su furgoneta Volkswagen, fundaron la empresa Apple Computer, con sede en el garaje de la familia Jobs. Steve Jobs eligió el nombre Apple como un recuerdo de los tiempos en que trabajaba en 

El Apple II, una mejora del modelo anterior, fue introducido en 1977, convirtiéndose en el primer ordenador de consumo masivo. Los pedidos llovieron y Apple pasó a ser la empresa de mayor crecimiento en Estados Unidos. Tres años después, Apple salió a la Bolsa con un precio de 22 dólares por acción, lo que convirtió a Jobs y Wozniak en millonarios. Por entonces, Jobs adquirió la fama de hombre genial, dotado de una creatividad que le permitía construir un ordenador y a la vez comercializarlo.

Tras el Apple II, Jobs y Wozniak se enfrascaron en la creación del Macintosh, el primer ordenador asequible y fácil de manejar sin necesidad de saber informática, por lo que a Jobs se le considera el verdadero creador del concepto de PC (Personal Computer, ordenador personal). El lanzamiento del Macintosh en 1984 supuso un vuelco en la industria informática. Su gran innovación fue la introducción del ratón para desarrollar funciones haciendo clic sobre las ventanas que se abren en la pantalla, lo que facilita la interacción entre el usuario y el ordenador. En este sentido, Jobs realizó una gran contribución a la introducción de los ordenadores personales en la enseñanza.

En 1981, el más fuerte competidor de Apple, IBM, había sacado al mercado su primer ordenador personal. Con el ánimo de mantener la competitividad de su empresa, Jobs decidió reclutar para la presidencia de Apple al entonces presidente de PepsiCo., John Sculley, sin saber que éste le acabaría echándole de su propia empresa. Sculley, un ejecutivo de la vieja guardia, chocaba con la rebeldía y las maneras heterodoxas de Jobs. Al mismo tiempo empezaron los problemas entre Jobs y Wozniak, relegado a un segundo plano tras un accidente, pero que, según otras versiones, se debieron al difícil carácter de Jobs, tildado en medios informáticos de “tirano carismático”. El resultado de ambos conflictos personales fue que Wozniak se marchó de Apple en 1985, año en que fueron despedidos 1.200 empleados a raíz de una amplia reestructuración en la empresa, y Jobs dimitió para fundar la empresa NextStep Inc.

A continuación Jobs compró a George Lucas por 50 millones de dólares la división de animación de su imperio Lucas Film. Así nacieron en 1986 los Estudios de Animación Pixar, que recibieron un premio de la Academia de Cine por la película de animación por ordenador Tin Toy en 1989.

El mismo año NextStep lanzó su primer ordenador, repleto de funciones extraordinarias pero que no resultó rentable por su elevado precio y su incompatibilidad con la mayoría de los sistemas en el mercado. Finalmente, el visionario Jobs cerró la división de ordenadores en 1993, con el mérito de haber creado el aparato con el que el programador británico Tim Berners-Lee ideó la World Wibe Web, que sería la base del desarrollo y popularización de Internet.

En 1995 Pixar lanzó Toy Story, una producción conjunta con Disney que ya forma parte de la historia del cine por ser el primer largometraje realizado íntegramente por ordenador. La película fue un éxito de taquilla y obtuvo un Oscar de la Academia de Hollywood. Bichos fue el siguiente gran éxito de Pixar. Entretanto, Apple decaía tras el lanzamiento de los ordenadores compatibles IBM equipados con el sistema operativo Windows, de Microsoft, que según varios expertos se inspiró en el Macintosh de Apple. La enemistad entre Steve Jobs y Bill Gates, dos personalidades contrapuestas, fue el tema de una película televisiva titulada Piratas del Silicon Valley, producida en 1998 por la cadena TNT.

En diciembre de 1996, sumergida en una gran crisis, Apple decidió comprar Next, lo que supuso la vuelta de Jobs a la empresa con un cargo de asesor interino, por el que Jobs, voluntariamente, no recibía ningún salario. La dimisión del presidente de Apple encumbró nuevamente a Jobs al frente de la compañía. En agosto de 1997, un mes antes de su nombramiento como presidente provisional de Apple, Jobs anunció un acuerdo con su hasta entonces rival Microsoft, que decidió invertir 150 millones de dólares en Apple. Las dos compañías acabaron comprendiendo que se necesitaban y se complementaban, pues Microsoft es el principal fabricante de programas para Macintosh, y Apple uno de los principales testigos del juicio antimonopolio contra la empresa de Bill Gates en EEUU.

Durante esta segunda etapa en Apple, en la que se mantendría como director ejecutivo hasta 2009, Steve Jobs continuó en su línea rompedora, impulsando productos decididamente innovadores. En 1998 volvió a dar la vuelta al mercado informático con el lanzamiento del iMac, un PC compacto integrado en el monitor, que además de su diseño vanguardista estaba preparado para navegar en Internet. Su éxito de ventas colocó a Apple nuevamente entre los cinco mayores fabricantes de ordenadores personales de EEUU, con una revalorización de sus acciones en un 50%. Nuevas versiones del iMac, con mayor potencia y cada vez más sofisticadas prestaciones y diseño, seguirían apareciendo en los años siguientes, con gran aceptación entre su legión de usuarios incondicionales.

En 2001 desembarcó en el mercado musical con un reproductor de audio de bolsillo, el iPod, y dos años después creó la tienda musical iTunes, que lideró de inmediato la venta de música en línea y sigue manteniendo su posición dominante. Problemas de salud, sin embargo, lo obligaron a apartarse temporalmente de su trabajo en 2004, en que fue tratado de un cáncer de páncreas. En 2007 presentó el iPhone, primero de la familia de teléfonos inteligentes de alta gama producida por Apple, con pantalla táctil y conexión a Internet. En 2009, año en que hubo de someterse a un trasplante de hígado, delegó la mayor parte de sus funciones en Timothy Cook. Con su creatividad intacta, todavía en 2010 Steve Jobs sorprendió al mundo con un innovador producto, el iPad, un híbrido de tablet PC y teléfono móvil cuya segunda versión, el iPad 2, presentaría en marzo de 2011, en una de sus últimas apariciones en público.

Adopción

No fue hasta el fallecimiento de su madre adoptiva, Clara Jobs, cuando Steve decidió contactar con su madre biológica, Joanne Schieble -Jandali de casada-. No lo hizo hasta la treintena, a pesar de que desde mucho antes sabía que era adoptado, debido al “profundo afecto que sentía por sus padres”, explicó el autor de su biografía póstuma, Walter Isaacson.

Tampoco lo hizo porque no sabía cómo encontrar a sus padres biológicos. Jobs sólo logró ponerse tras la pista de su madre después de que el médico cuyo nombre figuraba en su partida de nacimiento, a su muerte, le enviase una carta donde le explicaba que su nombre era Joanne Schieble, una licenciada universitaria de Winconsin. Tras la revelación, Jobs tardó aún algunos meses en averiguar que residía en Los Angeles y utilizaba el apellido Simpson.

Cuando reunió fuerzas, y con el consentimiento de Paul Jobs, su padre adoptivo, el fundador de Apple fue al encuentro con su madre “movido por la curiosidad”, escribe Isaacson. “Quería conocer a mi madre biológica para ver si ella estaba bien y para darle las gracias, porque me alegro de que no abortara. Ella tenía 23 años y tuvo que pasar por muchas dificultades para tenerme”, relató Jobs a su biógrafo.

[Abdulfata Jandali, padre biológico de Steve. Foto: El Mundo]

Abdulfata Jandali, padre biológico de Steve. Foto: El Mundo

El ‘padre’ del iPhone acudió a conocer a su madre a Los Angeles y ella se mostró emocionada y arrepentida por haberle dado en adopción. Pero el ya famoso magnate de la informática le restó importancia. Su madre, sin embargo, se empeñó en llamar a su hermana, la escritora Mona Simpson: “Tienes un hermano, es maravilloso, es famoso, y voy a llevarlo a Nueva York para que puedas conocerlo”, aseguró Isaacson que le dijo Joanne por teléfono a su hija Mona.

El padre que nunca quiso conocer

Entonces Jobs ya sabía que su padre era Abdulfata ‘John’ Jandali. Pero no había dado con él. Hasta que su hermana Mona, con quien mantuvo una muy buena relación desde que se conocieron, según el libro que se pone a la venta el viernes en España, dio con él. Ella también le buscaba porque la abandonó cuando tenía apenas cinco años. Jobs, sin embargo, nunca quiso verse con su padre: “No es que tenga nada en su contra, estoy contento de estar vivo. Pero lo que más me molesta es que no tratara bien a Mona. La abandonó”, explicó a Isaacson en la biografía.

Mona, sin embargo, decidió viajar a Sacramento para conocer a su padre. Él le confesó que tenía un hermano que dieron en adopción del que nunca más supo nada. Aunque ella lo sabía, calló. La sorpresa llegó cuando Jandali le explicó a su hija que había regentado un restaurante en San Jose al que “solían venir todos los triunfadores del mundo de la tecnología. Incluso Steve Jobs (…) Era un tipo muy agradable y dejaba buenas propinas”, dijo Jandali, según recuerda la hermana de Steve Jobs.

Cuando después Mona se lo contó a su hermano, éste reconoció que había visto e incluso saludado a Jandali… sin saber que era su padre biológico. Pese a ello, no quería verlo y le pidió a su hermana que no le contase nada de lo que ambos habían descubierto. Mona, obediente, no confirmó la noticia a Jandali hasta 2006, cuando ya se había publicado: “Nunca se puso en contacto con Steve”, confirmó la hermana del fundador de Apple sobre su padre.

Ocho años sin Lisa

Más curioso todavía es que Jobs no sólo fue hijo adoptivo. También tuvo una hija de la que, al principio, no quiso hacerse cargo. Chrissann Brennan y Steve Jobs mantuvieron, durante varios años, una relación esporádica y física que les llevó a compartir casa. Brennan, sin esperarlo, se quedó embarazada, y no fue, ni de lejos, una situación ideal: “Steve y yo hemos vuelto y ahora estoy embarazada, pero 

El fundador de Apple, sin embargo, lo tenía más claro: “No quería ser padre, así que no lo fui”. Incluso se muestra a favor de que Brennan abortase, aunque nunca la presionó cuando ella decidió tener a Lisa. La edad de Jobs, 23 años, era la misma que tenía su madre cuando se quedó embarazada de él.

Aunque sólo tres días después de su nacimiento Jobs acudió a ver a la niña y colabora en la elección del nombre, Lisa Nicole Brennan -no Jobs-, después se distancia y no se hace cargo de su manutención hasta que el condado de San Mateo le obliga a hacerse una prueba de paternidad. Finalmente, fue obligado a pagar 385 dólares mensuales y, aunque a cambio se le concede el derecho a ver a su hija, al principio ni hizo gran uso de él.

Sólo cuando Lisa cumplió ocho años Jobs se animó a acercarse a ella para algo más que mantenerla. El fundador de Apple ya no trabajaba en su compañía, sino que había fundado NeXT, e incluso llevó a la niña a su despacho. Fue, a tenor de la biografía de Jobs, un acercamiento consciente, quizá con la esperanza de que la historia no se repitiese, quizá con la única intención de sentirse mejor consigo mismo, quizá con la obligación de actuar como un verdadero padre. No en vano, Jobs decidió conceder esta biografía para que sus hijos le conociesen mejor.

10 técnicas de Steve Jobs para conseguir lo que quieres

Steve Jobs no se rigió por las típicas reglas, sino que optó por seguir las suyas propias. Y como no podía ser de otra forma, el cofundador de Apple seguía una combinación de normas un tanto especiales, unas técnicas a través de las cuales conseguía manipular a la gente y lograr así sus objetivos.

El biógrafo oficial del cofundador de la compañía de la manzanast, Walter Isaacson, cuenta en su libro que este sentía la necesidad de dar consejos a otras personas importantes dentro del mundo de la informática, sobre todo a los jóvenes, ya que gozaba de una gran experiencia en dirigir una compañía tecnológica.

Y es precisamente a través de la biografía publicada por Walter Isaacson, de donde se sacaron algunas de esas técnicas que el CEO de Cupertino utilizaba para conseguir lo que quería de la gente.

El libro de Isaacson se titula “Steve Jobs: The Exclusive Biography”, y revela alguna de las claves del éxito de las compañías de este gran genio. Él utilizaba una mezcla de técnicas manipuladoras para asegurarse la victoria, sobre todo en las reuniones de negocios que mantenía con algunos de los ejecutivos más poderosos del mundo. Son muchos los que incluso hoy en día consideran al ex CEO de Apple como un verdadero genio, una idea nada descabellada teniendo en cuenta todo lo que fue capaz de conseguir.

1. Trabaja duro y los demás te respetarán. El respeto es un primer paso crucial para conseguir lo que uno quiere

Cuando en 1996 la compañía estadounidense buscaba un socio para construir un sistema operativo más estable, uno de los candidatos era NeXT, compañía fundada por Jobs. Gil Amelio, que por aquel entonces estaba al frente de Apple, describe los argumentos que dio para la venta de NeXT como deslumbrantes. Y es que hay que reconocer que siempre se ha caracterizado por ser una persona que creía en lo que hacía y trabajó muy duro para conseguir todo lo que se proponía.

2. Desborda entusiasmo. Las personas pueden estar influenciadas por fuertes muestras de emoción

El proceso de “venderse” a uno mismo o a un producto determinado, es un momento clave para convencer a los que nos están viendo para que crean en nosotros y en nuestras ideas. Por ejemplo, la famosa campaña del iPod protagonizada por siluetas de personas en negro destacando los auriculares blancos fue clave a la hora de convertir a la compañía de la manzana en algo más que una simple empresa de informática.

3. Desarma a las personas seduciéndolas y adulándolas

Una de las cosas que más les gusta a las personas es que se les reconozca su trabajo y su esfuerzo, ya sea para uno mismo o para otros. Las personas buscamos constantemente la aprobación de lo que hacemos, por tanto las muestras de afecto y los halagos se suelen recibir con los brazos abiertos.

4. Reclama todas las buenas ideas como tuyas, y si cambias de opinión apoya la nueva idea con fuerza

Los recuerdos del pasado se pueden manipular con facilidad. El CEO de Apple no era perfecto y tampoco estaba en lo cierto todo el tiempo, sin embargo era todo un maestro a la hora de convencer a la gente de que sí lo era. Siempre se mantenía firme en una posición, pero si otro tenía una idea mejor la adoptaba como suya y la defendía con todas sus fuerzas.

5. Toma decisiones de forma rápida y definitiva. Normalmente puedes cambiar las cosas más tarde

A diferencia de lo que ocurre en otras compañías, en la de Cupertino pocas veces se han tenido en cuenta estudios, encuestas e investigaciones a la hora de hacer un nuevo producto. Al igual que era raro tomar decisiones importantes meses antes, puesto que tendía a aburrirse con facilidad.

Al parecer, solía tomar algunas decisiones con muy poco tiempo de antelación, mientras que en otras compañías esas decisiones se tomaban varios meses antes. Esto a veces hizo que las cosas no le salieran del todo como quería, pero rápidamente cambió las cosas y logró sus objetivos.

6. Se totalmente honesto para lograr que te sigan

La honestidad también es otro factor muy importante a la hora de conseguir que la gente crea firmemente en lo que le estás contando. El cofundador de la compañía de la manzana mordida dijo que su padre creía en la honestidad extrema, que era lo más grande que le había enseñado, y añadió que “nunca miento y nunca he mentido”.

7. No esperes a solucionar los problema. Arréglalos ahora

Como ya decíamos al principio, otra de las compañías que dirigió y que logró llevar a lo más alto fue Pixar. Cuando se encontraban trabajando en “Toy Story”, el primer largometraje de animación 3D, no estaba contento con la forma en la que estaba quedando el personaje de Woody, el juguete vaquero. Ante esta situación, decidió tomar cartas en el asunto y no dejó que Disney arruinara la historia original que tenía pensada Pixar. Y es que si algo no esta bien no hay que ignorarlo o dejarlo para solucionarlo más tarde, sino que hay que hacer afrontar el problema en el momento e intentar arreglarlo cuanto antes.

Al parecer, solía tomar algunas decisiones con muy poco tiempo de antelación, mientras que en otras compañías esas decisiones se tomaban varios meses antes. Esto a veces hizo que las cosas no le salieran del todo como quería, pero rápidamente cambió las cosas y logró sus objetivos.

6. Se totalmente honesto para lograr que te sigan

La honestidad también es otro factor muy importante a la hora de conseguir que la gente crea firmemente en lo que le estás contando. El cofundador de la compañía de la manzana mordida dijo que su padre creía en la honestidad extrema, que era lo más grande que le había enseñado, y añadió que “nunca miento y nunca he mentido”.

7. No esperes a solucionar los problema. Arréglalos ahora

Como ya decíamos al principio, otra de las compañías que dirigió y que logró llevar a lo más alto fue Pixar. Cuando se encontraban trabajando en “Toy Story”, el primer largometraje de animación 3D, no estaba contento con la forma en la que estaba quedando el personaje de Woody, el juguete vaquero. Ante esta situación, decidió tomar cartas en el asunto y no dejó que Disney arruinara la historia original que tenía pensada Pixar. Y es que si algo no esta bien no hay que ignorarlo o dejarlo para solucionarlo más tarde, sino que hay que hacer afrontar el problema en el momento e intentar arreglarlo cuanto antes.

8. Trabaja con los mejores profesionales y confía en ellos

Una de las cosas que decía, y con bastante razón, es que no tenía ningún sentido tener en tu compañía a grandes profesionales para después decirles lo que tienen que hacer.

9. Si tienes una gran oportunidad, aprovéchala lo antes posible

Por norma general, el éxito hace pensar a las personas que pueden dejar de trabajar, pero el que fuera uno de los creadores de Apple tenía una forma de pensar distinta. Cuando Pixar comenzó a dar sus frutos y “Toy Story” se convirtió en todo un éxito, decidió hacer la compañía pública, de forma que consiguieron dinero suficiente para renegociar su acuerdo con Disney. Así pues, logró que Disney pasara a necesitar a Pixar y no al revés.

10. Exige la perfección y no te conformes con menos.

La única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que haces, y en el caso de que aún no lo hayas encontrado no debes acomodarse, sino seguir buscando. Él siempre trataba de hacer el mejor producto posible, exigía el máximo y no se conformaba con menos. Gracias a esto hoy en día podemos disfrutar de grandes dispositivos como el iPhone, el iPod, el iMac o el iPad, entre otros.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir