Tacones ensangrentados: Jóvenes venezolanas asesinadas en el exterior

Espantosas muertes de jóvenes venezolanas que salieron del país en busca del dorado, pero terminaron cruelmente asesinadas sin haber logrados sus sueños.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Venezolanas asesinadas en el exterior.
Asesinadas. Ese fue el trágico destino de al menos tres venezolanas que salieron del país en busca de sus sueños y encontraron la muerte. Foto Referencial

Buscando el paraíso. Aunque estaba asustada, el corazón de Dila Lugo le decía con alborotado ritmo cardíaco que su vida sería diferente, que Medellín, desde diciembre de 2017, le escondía una sorpresa y que sus grandes y hermosos ojos negros por fin descubrirían el arco iris oculto de la buena fortuna.

Dila Lugo una de las jóvenenes venezolanas asesinadas en el exterior.
Dila Lugo. Foto: RRSS

Nueve meses después, el 20 de septiembre de 2018, esta hermosa joven de 21 años, nacida en Punto Fijo, estado Falcón, acabó con su humanidad apuñalada, desangrada y escondida en un clóset, adonde el olor nauseabundo de la descomposición llevó a la Policía a buscar y encontrarla cuatro días después de su muerte.

También puedes leer: Murió venezolana en Perú al inyectarse aceite de avión en el trasero

Dila era extrovertida, carismática y de un envidiable sentido del humor.

Estudiaba derecho y soñaba con vestir la toga y el birrete el día de su graduación, allá en su querido Punto Fijo, donde sus padres escucharon su primer llanto el seis de enero de 1997.

Fue criada sin privaciones, porque eran épocas en las que se podía vestir bien, comer bien, en resumen: Vivir bien.

Pero lamentablemente todo lo bueno no dura para siempre y la crisis del país comenzó a hacer mella en su economía y la del resto de venezolanos hasta el punto de empujarla a tomar la decisión de dejar el país, en busca del «Dorado perdido».

Escogió la ciudad de Medellín, en Colombia, entre otras cosas porque estaba cerca de Venezuela y porque varias de sus amigas habían recalado meses antes y no les iba mal económicamente.

Se llenó de coraje y emprendió viaje en diciembre, un mes en el que el reencuentro familiar es una tradición que arropa corazones, pero que a ella la llenó de fuerza para marcar distancia con el futuro que se le perfilaba negro y sin final.

Asesinadas: Una muerte traicionera

Aunque no está debidamente registrado y por lo tanto no se conoce exactamente en qué trabajaba la joven Dila Lugo, sí se conoció por sus amigas que a poco de llegar, creyó haber encontrado a su alma gemela.

Mateo Gil Mujica, un joven colombiano, logró llegar a su corazón y la encandiló con ternura, muestras de afecto, regalos y mucha, mucha diversión.

Aunque trabajaba como vigilante privado y su ingreso rondaba por el salario mínimo, se las «ingeniaba» para tener siempre algunos miles de pesos en el bolsillo con los cuales compraba regalos y formulaba invitaciones a Dila.

Poco tiempo después, decidieron mudarse a vivir juntos a una habitación de una vivienda en el corregimiento Alta Vista.

Nadie sabe exactamente cuándo fue que comenzaron las diferencias entre ambos, pero amigas de Dila Lugo, tras su brutal asesinato, comentaron a las autoridades y familiares de la víctima que el novio la maltrataba reiteradamente, pero que su amiga nunca quiso poner alguna denuncia en contra de su pareja.

Día fatal

Aunque tenía algunos ingresos con sus actividades laborales, Dila aspiraba a más. Conversó con sus amigas y les confesó que tenía planes de irse a vivir a Argentina, por lo que estaba ahorrando para su pasaje.

Mateo Gil se habría enterado de los planes y le reclamó por no haberlo compartido con él. Discutieron ásperamente y Dila tomó la decisión de pedirle que se fuera de la habitación y dio por terminada la relación.

Así pasaron algunos días hasta que Gil le pidió hablar con ella y llegó hasta la vivienda de la joven.

Allí de los gritos, Mateo Gil pasó a las manos, y tras asestarle varias puñaladas en el abdomen, la asfixió hasta provocarle la muerte.

Como pudo arrastró el cuerpo hasta el clóset de la habitación dejando un largo rastro de sangre, cerró con llave la puerta y se dio a la fuga.

Luego de cuatro días y ante la ausencia prolongada de la joven, sus amigas notificaron su desaparición y fueron a la vivienda donde rentaba un cuarto. Los propietarios del inmueble, que ya habían percibido un fuerte olor a descomposición, abrieron la habitación y tras buscar, encontraron el cadáver de Dila en descomposición.

Al día siguiente del hallazgo, Mateo Gil Megía de 21 años, contra quien apuntaban todas las sospechas, se entregó a la Policía y confesó el crimen, por el que podría ser condenado hasta por 40 años de presidio.

La Muñeca más cara

Ninguna de sus amigas se sorprendió cuando el 25 de febrero de 2018 apareció el cuerpo de Kenny Finol, una hermosa escort nacida en Maracaibo (Venezuela) de 26 años, asesinada en México. La habían torturado, violado y le desfiguraron el rostro con ácido.

Cuatro meses antes de su crimen, ya la sentencia de muerte había sido dictada.

Kenny Finol es una de las jóvenes asesinadas en el exterior.
Kenny Finol. Foto: RRSS

En varios vídeos que grabó y compartió con alguna conocida suya, muestra el resultado de los golpes propinados por su ex pareja, un sicario de nombre Brayan Mauricio González «El Pozole», quien trabaja para la organización criminal «La Unión Tepito», liderada por el delincuente Roberto Mollado Esparza «Betito», dedicado a la extorsión, cobro de vacuna, sicariato y secuestro en México.

“Ayer ese hombre me dio mantequilla (solicitó) para un servicio y fui y era él. Casi me mata, me agarró a machetazos, me dio como cuatro machetazos, marica”, dice en uno de los vídeos aparentemente a una conocida y muestra las heridas en sus brazos, mientras que en su rostro y su boca se ven los moretones y la hinchazón provocados por los golpes, según testimonio de El Nuevo Herald.

Otro vídeo también la muestra muy golpeada, con serias lesiones en su boca, paladar y su rostro.

“ ‘En la boca, la pistola, no sé si me la ves, tengo un hueco allí en la garganta horrible. Me abriste como un hueco y mírame, estoy demasiado inflamada, espérate que se me pase un poquito para yo movilizarme; igual yo no voy a salir de aquí de la casa’, le dije», y abre la boca frente a la cámara para mostrar la herida.

También le cuenta que pidió a una doctora que fuera a su casa y que ésta le dijo que tenían que suturarle una herida en la cabeza con 10 puntos. Además, señala que tenía el brazo fracturado.

Kenny Finol en el vídeo aseguró que ya había retirado los vídeos sensuales que publicaba en una página ofreciendo sus servicios de escort y le promete a quien se dirige que apenas comenzara a recuperarse, se movilizaría.

“Ya yo me mandé quitar de todo, de las páginas, y solo estoy esperando que se me quite un poquito lo inflado de la cara. Ya mañana me movilizo, pero es que ahorita no me puedo levantar de la cama, no he comido nada, ni he orinado, nada. Así no puedo ir al aeropuerto”.

La trampa

Pese a que no estaba totalmente recuperada y que inclusive se había colocado extensiones en su cabello cortado por su ex novio, decidió aceptar acompañar a unos clientes conocidos a una fiesta electrónica el 23 de febrero por la noche.

A partir de esa fecha, nadie supo más de ella.

Sus amigas preocupadas por su ausencia comenzaron a llamarla por teléfono, pero su celular aparecía como apagado.

Temerosas de su ex pareja, no intentaron profundizar la búsqueda, porque sabían de lo que era capaz «El Pozole».

No fue hasta el 25, dos días después de su desaparición, que los medios de comunicación dieron cuenta de un crimen espeluznante, macabro: Habían torturado, violado y desfigurado el rostro con ácido a la joven y bella venezolana. Su cadáver fue abandonado en el cruce de las calles Puerto Libertad y Puerto San Gabriel en Ecatepec, México.

Después de 33 días, su cadáver recién pudo ser enterrado en su querida Maracaibo, luego de ser repatriado por los funcionarios de la embajada de Venezuela en México.

Kenny desde joven había vivido en la cuerda floja, con amistades y novios ligados al hampa. Le atraía sobremanera una pistola o una ametralladora.

Trágico final para la «muñeca más cara de la vitrina».

Extraña muerte

«Dale, pues; bebé, anda a dormir, no te respondí antes porque estaba ocupada y ahorita fue que me desocupé y voy a mi casa. Dale, pues; feliz noche, mi amor».

Ése fue el último audio de Whatsapp que Lorena Mariana Cardozo de 21 años, nacida en San Felipe (Yaracuy), en Venezuela, envió a un compatriota suyo a las 11:09 p.m. del 16 de marzo de 2018. En la mañana del día siguiente, su cadáver apareció abandonado en una zona rural de Manta, una ciudad ecuatoriana en la que la joven residía desde septiembre de 2017, cuando decidió buscar nuevos rumbos.

Otra de las jóvenes venezolanas asesinadas en el exterior.
Lorena Marina Cardozo. Foto: RRSS

Estaba totalmente desnuda, sólo la pantaleta le había quedado enrollada en una de sus rodillas. El fiscal César Suárez expresó en su oportunidad que el caso estaba siendo investigado como homicidio culposo y que el taxista Keyvi David Lucas Alonso, quien sería la última persona que la vio con vida, está siendo investigado por el caso.

El hombre del volante, a través de un escrito presentado por su abogado, se desmarcó del crimen y aseguró que no tiene ninguna responsabilidad en el hecho.

“La Fiscalía dispuso que comparezca a efecto de rendir su versión libre y voluntaria del hecho y que esto permita esclarecer qué fue lo que pasó con la víctima. Todo lo que diga será corroborado con los vídeos de los respectivos lugares” en los que ambos habrían estado antes de la muerte de Cardozo, informó el fiscal.

Se conoció que existen varios vídeos de las cámaras de un hotel en Manta, donde fueron identificados la joven asesinada y el taxista, puesto que permanecieron en el interior aproximadamente 70 minutos.

Otro de los vídeos muestra a ambos en una estación de gasolina donde compraron algunos sandwiches, para luego retirarse a un conocido sector de la ciudad llamado Flavio Reyes, donde hay muchos bares; luego siguieron su recorrido y nuevamente ingresaron en otro hotel.

El taxi ha sido incautado y se allanó la vivienda del taxista.

Ahogada

Los resultados de la autopsia dieron como resultado de la muerte que su deceso se habría producido por ahogamiento en su propio vómito y que no se habrían encontrado signos evidentes de violencia, aunque según el fiscal Washington Yaranga, que fue quien ordenó el levantamiento del cadáver, aún se practican muchas pruebas para determinar finalmente qué fue lo que sucedió.

«El resultado de la autopsia indicó que se ahogó en su vómito y la médica forense le encontró también bastante comida en la tráquea», expresó Yaranga.

Los familiares sostienen que la joven presentaba un arañazo a la altura de la ceja izquierda y un dibujo de un corazón en la planta de un pie hecho con una aguja sin tinta.

Lo cierto es que hasta el momento no hay un responsable de la muerte ni se conoce qué fue lo que finalmente sucedió con Lorena Cardozo, quien murió pocos días antes de que pudiera recibir su título de ingeniera en Venezuela, adonde tenía planificado retornar para su graduación.

Te pudiera interesar: Liberan de las garras de las españolas a 7 prostitutos venezolanos

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
VIAJorge Chávez
FuenteSemanario Notitarde
Compartir