Temucano

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Con perdón de quienes saborean el habla solamente cuando es fina, delicada, de cortesanía exquisita, yo, siempre pata en el suelo, digo que los recuerdos a veces suelen arraigarse, como los árboles y como las muelas. 

Será por eso que duele tanto cuando a uno le sacan una muela y se siente tanta tristeza cuando un árbol muere de sed o porque los propios humanos lo mutilan o talan… 

Bien, pero no es ése  el tema de hoy. Tal vez me llegó así como se dice, “de refilón”, junto con el recuerdo de un día vivido en Temuco (Chile),  en una de las inolvidables idas a Chile para participar en el llamado “Viaje a la Poesía de Neruda”. Evento al cual invitaban a escritores de todo el mundo. En ese viaje yo me llevé de aquí unos treinta ejemplares del “Tiempo Universitario” (de la UC) para  repartirlos allá, y como un día teníamos programado un conversatorio sobre aquella bella obra de Neruda, “Residencia en la tierra” en la Universidad Diego Portales (una de las universidades oficiales de Temuco), decidí  llevar los periódicos para repartirlos allí. Así que al llegar se los entregué a los organizadores del evento para que ellos hicieran el favor de darlos según mejor lo creyeran. 

El acto fue muy hermoso y para mí, especialmente, fue algo excepcional, porque lo inició el propio rector (cuyo nombre no recuerdo ahora) quien, antes de entrar en materia sobre la obra nerudiana, se refirió a la inesperada recepción de nuestro “Tiempo Universitario”. 

Recuerdo que el señor rector dijo estar sorprendido por aquel regalo. Y expresó, más o menos que para él era algo inusual, en la Universidad “Diego Portales”, donde había una famosa y reconocida Escuela de Periodismo, pero no había periódico, recibir un periódico tan magníficamente elaborado, hecho en una universidad donde no había escuela de Periodismo… Es algo contradictorio, al parecer, -dijo- pero muy hermoso. Y añadió algunos comentarios sobre los trabajos, reportajes de aquella edición de nuestro TU. Fue, sin duda alguna, uno de los instantes más gratos de nuestra vida. Uno de esos momentos que por gratos, a veces duele recordar… (Y ahora entiendo por qué a veces los recuerdos gratos duelen).

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir